Público
Público

Accidente de tráfico Patinetes y similares ya provocan más víctimas en accidentes que autobuses, ciclomotores y tráilers

Los siniestros con vehículos de movilidad personal causaron más de 1.300 damnificados en 2020 mientras los sanitarios alertan de los graves daños que generan los percances con ese tipo de automóviles por la escasa protección y la amplia exposición de los usuario.

Una persona en su patinete, en Puente de Triana, en Sevilla.
Una persona en su patinete, en Puente de Triana, en Sevilla. Joaquin Corchero / Europa Press

"Se trata de una patología que para nosotros resulta nueva, por la causa más que por el cuadro clínico, que suele ser de traumatismos, y que lleva más de cuatro años en aumento", explica Pedro Parrilla, jefe de la Unidad de Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, sobre la creciente incidencia de las lesiones en accidentes con los llamados VMP o Vehículos de Movilidad Personal, que el 2020, último año (y primero) con datos oficiales aunque incompletos, provocaron 1.305 víctimas de distinta gravedad en toda España.

La irrupción de los llamados VMP en las ciudades, con los patinetes eléctricos como elemento más frecuente que los scooters y la gama que integran segway (dos ruedas laterales con manillar), hoverboard (dos ruedas laterales, sin manillar) y monociclos una rueda con plataformas laterales), han añadido cifras elevadas a los registros de siniestralidad.

Más, si cabe, si se tiene en cuenta que el primer ejercicio con datos oficiales coincide con el de los confinamientos y las restricciones a la presencia en el espacio público por la pandemia.

Los llamados VMP o Vehículos de Movilidad Personal provocaron 1.305 víctimas de distinta gravedad en toda España

El hecho de que el número de víctimas en accidentes en los que había intervenido un VMP superara ese año al volumen registrado, según los datos de la DGT (Dirección General de Tráfico), en siniestros con camiones y cabezas tractoras (1.085), ciclomotores (925) y, también, los sufridos por peatones resulta, como poco, llamativo; como también lo es el que esas cifras equivalgan a más de la mitad de la siniestralidad vinculada a las bicicletas, cuya frecuencia de uso es claramente superior.

Los datos sobre las víctimas en accidentes con VMP figuran en la respuesta del Ministerio del Interior a una pregunta parlamentaria del senador malagueño del PSOE Miguel Ángel Heredia, en la que el ejecutivo advierte de que la cifra sería en realidad bastante más elevada por "la provisionalidad de los datos de Catalunya", que únicamente notificó cuatro siniestros.

"Los datos de heridos hospitalizados y heridos no hospitalizados no incluyen los de esta comunidad autónoma al no haber informado de los mismos", señala la respuesta.

Con esa excepción, las mayores cifras de víctimas se dan en las tres comunidades más pobladas y que concentran a las principales ciudades del país, como son Andalucía, con 337 damnificados; la Comunitat Valenciana, con 305, y Madrid, con 187. Por el contrario, Extremadura, con tres damnificados, y Cantabria con nueve son los únicos territorios que no llegan a la decena.

"La movilidad en nuestras ciudades está cambiando y hay un nuevo vehículo que está tomando un absoluto protagonismo, el patinete eléctrico, del que en los últimos tres años se han vendido 800.000", explica Heredia, que pone el acento en la seguridad vial.

"Hay una media de cuatro accidentes cada día, y la mitad de los siniestros son colisiones con otros vehículos, generalmente coches, y caídas a la vía", indica, mientras recuerda como la nueva Ley de Tráfico, Circulación y Seguridad Vial, que entrará en vigor en marzo, incluye "importantes novedades para los conductores de patinetes eléctricos para reducir la siniestralidad y mejorar la seguridad vial", como la obligatoriedad de llevar casco, la tasa cero de alcohol para menores cuando los conduzcan, la prohibición de usar auriculares al circular y la obligación de llevar de noche prendas reflectantes y sistemas de luminaria.

"A veces se producen daños y eso genera responsabilidades económicas"

La obligación de contratar un seguro para cubrir eventuales daños a terceros en el manejo de patinetes y del resto de VMP, algo que la DGT considera recomendable, queda para más adelante, aunque se encuentra en la agenda del Gobierno para el próximo verano.

"A nivel de seguridad vial, pensamos que todos los usuarios de la calzada, lo mismo que tienen los mismos derechos deben tener las mismas obligaciones", explica Agustín Galdón, técnico de Movilidad y Seguridad Vial del RACE (Real Automóvil Club de España), que sostiene que esa homogeneización debería afectar a tres planos: la formación del conductor, la certificación del vehículo y la responsabilidad en caso de padecer un siniestro.

"Aunque se pueda pensar que con una bicicleta o con un patinete no se pueden provocar grandes daños, lo cierto es que a veces se producen, y que eso genera responsabilidades económicas", señala, al tiempo que pronostica que "en un futuro será necesario un certificado de circulación" para utilizar esos vehículos, que "han irrumpido en la vía, aunque la normativa no es tan rápida".

Los sanitarios advierten de la importancia del casco

Los usuarios de patinetes eléctricos y del resto de VMP "utilizan cascos como los de la hípica, que no protegen la mandíbula y la cara, pero eso no es un casco integral que protege ante las caídas y de los traumatismos faciales", indica Fernando Almeida, cirujano maxilofacial del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y secretario de la SECOMyC (Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial y de Cabeza y Cuello), que recomienda "utilizar cascos con protección mandibular, como los que se usan en el fútbol americano o en el boxeo en gimnasios, o integrales, como los de las motos".

"El que se utiliza ahora de manera más frecuente solo protege del traumatismo craneoencefálico", anota Fernando Almeida

"El que se utiliza ahora de manera más frecuente solo protege del traumatismo craneoencefálico", anota, lo que hace que entre los politraumatismos que provocan los "cada vez más frecuentes" accidentes de patinetes y VMP sean relativamente habituales las fracturas de mandíbula, las dentoalveolares (dientes más los huesos en los que se apoyan) y las lesiones en tejidos blandos de la cara, que suelen dejar secuelas estéticas.

Coincide con el doctor Parrilla, que anota que en esos siniestros "el accidentado es el cuerpo, que es el que sufre el golpe" al contrario de lo que ocurre en otros tipos de vehículos. En ese tipo de caídas, añade, "la cabeza actúa por inercia como un martillo que golpea el suelo", en una casuística que suele verse agravada por cuatro factores: la elevada velocidad, aunque teóricamente está limitada a 25 kilómetros por hora, y la dificultad para frenar bruscamente sin perder el equilibrio; la posición inestable del conductor, con los pies en línea sobre la tabla; la propia inestabilidad del vehículo, con ruedas de pequeño tamaño que a menudo resbalan en condiciones de humedad, y, también, la ausencia del caso o lo inapropiado de este.

Al margen de la cabeza, en la que en ocasiones se detectan hematomas cerebrales, las lesiones de los accidentes con este tipo de vehículos se concentran en piernas, brazos y costillas, normalmente en forma de contusiones, luxaciones y fracturas.

Más noticias