Público
Público

¿Adiós a la estación de Navacerrada? Por qué se quieren cerrar las históricas pistas de esquí

La crisis climática está detrás de la decisión del Gobierno de no renovar la concesión para que las pistas sigan abiertas. La temperatura media en este puerto ha subido 1,95 grados en los últimos 50 años y hay 24 días de nieve menos al año.

Varios telesillas, en el Puerto de Navacerrada, a 1 de diciembre de 2021, en Cercedilla, Madrid (España).
Varios telesillas, en el Puerto de Navacerrada, a 1 de diciembre de 2021, en Cercedilla, Madrid. Nacho Valverde / EUROPA PRESS

La estación de esquí de Navacerrada, en su vertiente segoviana, ha abierto una disputa entre el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) y el Gobierno de Castilla y León. El Ejecutivo autonómico de Fernández Mañueco ha decidido saltarse la orden de cierre emitida por la cartera de la vicepresidenta Teresa Ribera el mes de marzo y ha desatado un conflicto que ya está en manos de los tribunales.

Para entender el conflicto hay retroceder en el tiempo al 3 de marzo de 2021, cuando el Gobierno anunció que las pistas de esquí alpino de El Escaparate, El Telégrafo y El Bosque, en Navacerrada, se revertirían a dominio público al terminar la concesión y se procedería al cierre de los enclaves. La decisión fue comunicada por el Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) –dependiente de Transición Ecológica– al Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, alegando razones ambientales.

Se trataba de una medida que afectaba a 7,6 hectáreas, tres telesillas y sus construcciones complementarias, así como un sistema de innivación artificial compuesto por un edificio que albergaba compresores, conductos de agua y de aire y los caños de impulsión de nieve. En Octubre, el OAPN envió un requerimiento a la Junta de Castilla y León que pone fin a la concesión del terreno. 

El turismo de nieve será inviable por debajo de los 2.000 metros en dos décadas por el calentamiento del planeta

Aunque Mañueco mostró en su momento su disconformidad, las primeras muestras de hostilidad no se han hecho evidentes hasta hace unos días, cuando el presidente castellanoleonés argumentó que no había "razones políticas o jurídicas para declarar el cierre", anunciando que haría caso omiso al requerimiento del Organismo de Parques. Unas declaraciones que fueron respaldadas por su homóloga madrileña, Isabel Díaz Ayuso, con intereses en la zona limítrofe donde se ubica la estación. "No tiene cabida lógica alguna que Navacerrada, tras tantos años, se cierre por motivos políticos con todo el perjuicio que ello conlleva", señalaba la presidenta madrileña.

La disputa política tiene que ver también con el reparto de competencias, pues Mañueco considera que decidir si se mantiene operativa o no la estación entra dentro de su marco de actuación, pese a que el terreno donde se asientan las instalaciones son de titularidad pública y de propiedad del OAPN.

Ante esta situación, el Organismo Autónomo Parques Nacionales recurrió este martes a la Abogacía del Estado para presentar un recurso contencioso-administrativo contra el Ejecutivo de Castilla y León, en el que se pedía que se aplicasen medidas cautelares "por la vía de urgencia" para impedir la práctica de esquí en la vertiente segoviana de Navacerrada.

Este jueves la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo se ha pronunciado y ha dado un pequeño respiro a Mañueco, al denegar que las medidas cautelares se tramiten "por la vía de la urgencia". El juez ha otorgado así un plazo de dos días para que el equipo jurídico de la Junta presente sus alegaciones y ha anunciado que la decisión de aplicar el cierre de la estación se tramitará por la vía ordinaria. 

Mañueco y la otra forma de 'negar' la crisis climática

La decisión de no renovar la concesión de la estación, vigente desde el 3 abril de 1996, no ha sido fortuita. La crisis climática y su impacto en este pico ha sido crucial para que el Organismo Autónomo de Parques Nacionales avanzara a principios de año su decisión de clausurar unas instalaciones cada vez más dependientes de la nieve artificial, una tecnología con un alto impacto energético e hidrológico.

Según los datos oficiales del Ministerio para la Transición Ecológica, desde la década de los años 70, la temperatura en Navacerrada ha subido 1,95º C y la masa de nieve natural ha caído en torno al 25%. Además, hay 24,2 días menos de nieve al año respecto a esa década y 21,6 días de heladas menos. Unas cifras que irán a más en la próxima década si se tiene en cuenta el último informe Impactos y riesgos derivados del cambio climático en España, que estima que el turismo de nieve será inviable en todos los picos por debajo de los 2.000 metros de altitud de aquí a dos décadas debido al calentamiento del planeta. Navacerrada está a unos 1.800 de altura.

La sobreexplotación de esta montaña tampoco ha ayudado a que el OAPN reconsiderase su decisión y ampliara la concesión dos años más, tal y como pedía Mañueco. Al anunciar el cierre, el organismo adscrito a Transición Ecológica destacaba que el Puerto de Navacerrada "soporta un grave problema de saturación y de acceso" y citaba las "aglomeraciones que, en ocasiones, suponen un problema de orden público y de seguridad ciudadana".

Más noticias