Público
Público

Administración pública La pandemia aflora atascos de varios meses en la atención al ciudadano en los servicios públicos

La Seguridad Social acumula atrasos de hasta dos meses en las citas previas para solicitar pensiones, los usuarios de la DGT sufren esperas similares para renovar las tarjetas de transporte y Extranjería acumula solo en Madrid un tapón de 18.000 permisos de residencia.

Oficina del SEPE, antiguo INEM, con una cola de parados. EFE/Archivo
Oficina del SEPE, antiguo INEM, con una cola de parados. EFE/Archivo

eduardo bayona

La pandemia ha terminado de agudizar los problemas de personal y medios de la Administración estatal y ha aflorado, al margen de lo ocurrido con la tramitación de los ERTE o con la del Ingreso Mínimo Vital (IMV), la viralización de atascos y de atrasos de hasta medio año en la atención al ciudadano en servicios públicos de uso habitual como la Seguridad Social, Tráfico o las oficinas del DNI y de Extranjería, entre otros, según han confirmado a Público representantes sindicales de todos ellos.

En la situación confluyen una serie de factores entre los que destacan la infradotación de personal de esos servicios públicos, en ocasiones combinada con la obsolescencia de los medios y la escasa formación digital de las plantillas, a menudo agravada por medidas como los límites a la reposición de las plantillas que siguen vigentes en España, así como las restricciones a la presencialidad tanto de los usuarios como de los empleados públicos, un cuadro al que a veces se le suman los desajustes que sigue provocando la implantación del teletrabajo.

"La covid-19 ha desbordado un sistema que ya tenía problemas, y en el que a la tardanza en las citas se le suma que el tiempo de tramitación de los asuntos está aumentando", explica Fernando García, de la sección sindical de CCOO en el Ministerio del Interior. "La ecuación es sencilla: la plantilla ha perdido efectivos, no se incorporan nuevos y la gente envejece mientras se incrementa la carga de trabajo", señala Martín Lanza, responsable de UGT en la Seguridad Social.

Este es el cuadro de atrasos y de atascos que, con excepciones como la de la Agencia Tributaria, se está dando en varios de los principales servicios públicos de uso cotidiano para los ciudadanos:

Seguridad Social: dos meses para coger cita previa

La Seguridad Social está dando cita previa para dentro de dos meses, explica Lanza, que, tras anotar que obtenerla "es prácticamente imposible en más de la mitad del Estado" ahora mismo, recuerda que "los 1.050 interinos que están contratando solo van a dedicarse al IMV". Antes de la pandemia, el retraso era en Madrid de un mes y medio.

Desde 2010 se han perdido 7.679 de los 30.462 empleados de este organismo, una merma del 25%

Un estudio de este sindicato concluye que desde 2010 se han perdido 7.679 de los 30.462 empleados de este organismo, una merma del 25% tras la que "todo parece indicar que la ciudadanía seguirá agolpándose en las puertas de las oficinas de la Seguridad Social intentando sin éxito ser atendidos presencialmente", denunciaban hace unos días UGT, CCOO y CSIF.

Registro Civil: más de cuatro meses para empezar a preparar la boda
Las citas para poner en marcha los trámites en los registros civiles de Madrid se dan con un plazo de "entre cuatro y cinco meses", indica Javier Hernández, responsable de Acción Sindical en el sector estatal de la Administración de Justicia de CCOO, para quien "se trata de un retraso que no podemos aceptar y que hemos de remediar".

"Los registros civiles tienen retrasos debido a la pandemia, pero eso no ocurre ni en los 431 que existen en el país ni en todas sus secciones", anota. En este sentido, apunta que "no parece que haya un retraso mayor del anterior a la covid-19 en las inscripciones de fallecidos y de recién nacidos, ni tampoco en las certificaciones matrimoniales ni en los trámites de tutela y de representación legal".

Por el contrario, en general con la pandemia se ha intensificado el atasco que ya se daba en muchas de esas oficinas con los trámites relacionados con la jura de la nacionalidad española tras haberla obtenido, y que el pasado verano ya superaban los seis meses en ciudades como Barcelona y Madrid, al límite del plazo legal para hacerlo.

Tráfico: acceso imposible para la mayoría de los trámites

La respuesta a las consultas para pedir hora para ser atendido en las oficinas de la DGT (Dirección General de Tráfico) en Madrid resulta desalentadora.

"En Tráfico hay retraso en todos los servicios de relación directa con el ciudadano"

"¡¡¡Actualmente esta área no tiene citas libres!!! En breve la oficina asignará más capacidad, disculpe las molestias", es el mensaje que encabeza las referencias a las áreas de vehículos, conductores, sanciones y matriculación de vehículos. De hecho, la única sección que las admite es la de los exámenes del carnet, por lo que en el resto solo cabe la opción telemática o la de la paciencia.

"En Tráfico hay retraso en todos los servicios de relación directa con el ciudadano", explica García, que destaca la influencia que tiene en esa situación el hecho de que un 20% de los puestos de la plantilla se encuentren vacantes. "El principal problema que hay en los ámbitos administrativos de Interior, con 1.400 vacantes, es la falta de personal", añade.

Extranjería: 18.000 'papeles' atascados solo en la capital

La situación no es muy distinta en las oficinas de Extranjería, pese a que el 80% de sus plantillas está formada por funcionarios policiales. De hecho, solo en la capital hay un atasco de 18.000 tarjetas de residencia que no acaban de ser tramitadas y entregadas a sus destinatarios, a lo que se suma la espera de "en torno a un mes" entre la petición de cita y la atención, explicaron fuentes del SUP (Sindicato Unificado de Policía).

Mientras en plataformas como Wallapoop las citas para las oficinas de Extranjería cotizan a 200 euros, la Jefatura Superior ha ordenado la incorporación de 16 agentes procedentes de otras brigadas policiales, algunos de ellos en prácticas, a los servicios de Documentación de Extranjería para tratar de disolver ese atasco.

DNI: una fórmula expeditiva pero reversible

La renovación y la expedición del DNI es uno de los servicios que no siguen esa descorazonadora, para ciudadanos y para empleados públicos, pauta de atascos y retrasos como consecuencia de la prórroga de un año decretada por el Gobierno para los documentos que caducaran durante el estado de alarma de la primavera. "Se está dando cita de un día para otro", explican fuentes del SUP.

Sin embargo, el horizonte no es tan plácido. Interior ha comenzado a comunicar por SMS a los titulares de esos DNI caducados que se va a abrir el trámite para renovarlos. "El atasco lo va a crear la Administración", advierte García, al coincidir las renovaciones en fecha con las de los documentos vencidos, y todo ello en vísperas de que dentro de apenas dos meses comience la segunda renovación de los primeros carnets electrónicos, que hizo de 2016, cuando tuvo lugar la primera, "el año de mayor colapso de los servicios del DNI".

Más noticias de Política y Sociedad