Público
Público

Totalán Un año de prisión por imprudencia para el dueño de la finca donde murió Julen

El juez también ha acordado una indemnización para cada uno de los padres de 89.529,27 euros y para la Junta de Andalucía por los gastos del rescate del pequeño de 663.982,45 euros.

21/01/2020.- El dueño de la finca de Totalán, David Serrano, al juicio por el fallecimiento del pequeño Julen, que perdió la vida en la localidad de Totalán tras caer por un pozo de más de cien metros de profundidad. EFE/Daniel Pérez
El dueño de la finca de Totalán, David Serrano, al juicio por el fallecimiento del pequeño Julen. EFE/Daniel Pérez

EFE

David Serrano, el dueño de la finca donde murió Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo en Totalán (Málaga), ha sido condenado a un año de prisión después de declararse culpable de la muerte por imprudencia grave del menor tras el acuerdo alcanzado con los padres del pequeño a los que indemnizará con 180.000 euros.

La vista oral se ha celebrado en el Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga y el acusado, además de reconocer los hechos que le imputan el fiscal y la acusación particular, ha pedido perdón y ha asegurado que nunca quiso "que al niño le pasara nada".

Tras un acuerdo de conformidad, el magistrado ha dictado sentencia de forma verbal y ha estimado los atenuantes de reconocimiento tardío de los hechos y reparación parcial del daño.

El juez también ha acordado una indemnización para cada uno de los padres de 89.529,27 euros y para la Junta de Andalucía por los gastos del rescate del pequeño de 663.982,45 euros.

Condena "de por vida"

Después del juicio, el dueño de la finca ha asegurado que la condena será "de por vida". "Intentaré afrontar la vida lo mejor que pueda", ha dicho a los periodistas a su salida de los juzgados David Serrano, que ha insistido en que "fue un accidente, yo jamás he querido que al niño le pasara nada".

Ha afirmado que ha pedido perdón de corazón a los padres de Julen, José Roselló y Victoria García, con los que ha tenido un acercamiento en los últimos días y ha dicho que se siente aliviado tras finalizar el juicio, pero que lo llevará siempre bajo sus espaldas.

Por su parte, el padre del niño, a preguntas de los periodistas sobre si está satisfecho con la condena, ha dicho que "nunca nos podremos sentir satisfechos" y ha dado las gracias a los medios de comunicación por el apoyo y respeto.