Público
Público

Autogestión para salir del circuito de la pobreza

Welcome Sense Sostre es el primer centro de acogida de personas sin techo de la ciudad de Barcelona cuya gestión y mantenimiento corre a cargo de sus propios inquilinos. Denuncian cómo el sistema asistencial que se pone en práctica actualmente, lejos de aliviar el problema, cronifica la situación de aquellos que viven en la calle.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4

Lagarder recibe a dos solicitantes sin techo

Levantarse y encontrar el desayuno servido; comerlo y que, después, sea un asistente quien recoja el plato; quizás, darse una ducha; luego a la calle. A la hora de comer, desplazarse a alguno de los centros donde dan algo caliente y más tarde, cuando anochece, volver al albergue para cenar- o quizás dirigirse a determinada parroquia o comedor donde se sabe que la comida es mejor, lo que, eso sí, implica un nuevo desplazamiento, un nuevo deambular por la ciudad. Esa es la realidad que se encuentran cientos de las personas sin vivienda en la ciudad de Barcelona; una rutina que les mantiene a cubierto pero en la que se integran, en muchos casos, como sujetos pasivos; una rutina de la caridad que deja al margen a su beneficiario. Claro que la alternativa es peor: en la calle uno apenas puede dormir, a uno le pueden robar o le puede agredir, uno pasa frío y se empapa. En 2018, 46 personas sin techo han muerto en Barcelona.

El circuito de la pobreza, como lo llama Lagarder Danciu, consiste en hacer que el sin techo vaya de un lado a otro de la ciudad para recibir asistencia sin incidir en sus necesidades de fondo. Activista de la causa desde hace años, Lagarder considera que este circuito acaba por volver aún más vulnerables a estas personas. Las hace sentir incapaces de valerse por si mismas ya que las aleja de la posibilidad de ejercer una tarea, de adquirir una responsabilidad, lo que a la postre, señala, las lleva a desvincularse aún más de sí mismas. Después de años intentándolo, al fin ha conseguido poner en práctica un proyecto, Welcome Sense Sostre (Bienvenidos, sin techo), el primer centro de acogida de Barcelona gestionado íntegramente por personas sin techo.

Alseny es de Guinea y es licenciado en filología inglesa.

Un grupo cohesionado

La iniciativa se puso en marcha el pasado 1 de noviembre. Ubicada en la planta baja de un espacio que actualmente pertenece a Aura Social, un centro social autogestionado situado junto a Sagrada Familia, ha adoptado como política no recibir ningún fondo público. Lagarder denuncia que el ayuntamiento destina más de 35 millones de euros anuales a combatir el problema de los sin techo (el doble de lo que se destinaba en la legislatura anterior) pero que este dinero no ha servido para aliviar el problema. Con la ayuda de los vecinos, que han aportado alimentos así como kilos y kilos de ropa, Welcome Sense Sostre quiere demostrar que la solución no solo pasa por el cuánto sino también por el cómo.

Son las 8 pasadas y a esta hora la recepción está a rebosar: en ella se juntan algunos de los habitantes del centro de acogida, 27 en total, vecinos que se han acercado a ver cómo puede ayudar y voluntarios, cuya labor, básicamente, es acompañar a los sin techo, generar vínculos personales con ellos. Porque en lo que respecta al funcionamiento del centro, todo depende exclusivamente de sus inquilinos, algunos de los cuales, en este momento, ultiman los preparativos para la cena.

En primer plano, el libro publicado por Lagarde, “Sin techo”.

“Habitar en el circuito de la pobreza termina por esterilizar al individuo. Nuestro objetivo es darle herramientas, involucrarle en su propia salida de la calle empezando por hacerle asumir el cuidado y el mantenimiento de lo que ahora mismo es su hogar”, explica Lagarder. Limpiar el suelo y lavar las sábanas, ordenar el ropero, preparar la cena y el desayuno, recoger y fregar los platos...en cada uno de los espacios que componen Welcome Sense Sostre (dos salas para pernoctar, una de hombres y otra de mujeres, baños, un trastero y un comedor) figura una lista de tareas a llevar a cabo y el nombre de las personas encargadas de hacerlo cada día.

Cerca de las 9, los inquilinos y algunos voluntarios se sientan a la mesa y comienzan a servirse. La cena se interrumpe alguna que otra vez cuando llega un sin techo para solicitar plaza. Desde hace unos días, aquellos que llegan a Welcome sense sostre se han encontrado con la misma respuesta: no quedan sitios. El espacio está lleno y la lista de espera es ahora mismo de más de 100 personas. Se les invita a sentarse en la mesa, a compartir la cena, aunque después deberán marcharse. Si la convivencia entre un grupo tan numeroso de personas es de por sí frágil, más lo es cuando estas personas vienen de la calle, donde han aprendido la necesidad de defenderse, de desconfiar.

Son varias las medidas que el proyecto ha tomado con el fin de mantener este difícil equilibrio: El alcohol y las drogas están prohibidas; tampoco se ha admitido a personas que sufren algún tipo de adicción o cuya salud mental está altamente deteriorada- en algunos casos se les ha dado cobijo temporalmente pero siempre a la espera de derivarlas a otros centros adecuados para tratar estas problemáticas. Señala Lagarder que la intención es crear un grupo cohesionado pero que los fines van más allá: “Queremos llevar nuestro proyecto al exterior, hacernos visibles, movilizarnos. Las personas que estamos aquí tenemos la obligación moral de luchar por los que están fuera”.

Imagen del comedor con comida

Acampada Xdrets

Welcome Sense Sostre no es una iniciativa que parta de cero. El propio Lagarder la considera una prolongación de la Acampada Xdrets, proyecto en el que él mismo participó y que llevó a más de veinte personas sin hogar a instalarse durante varios meses primero en Plaza Catalunya y luego en un solar cercano al Arco de Triunfo de Barcelona. Su objetivo, además de crear un entorno seguro en el que los sin techo pudieran protegerse los unos a los otros, era visualizar su situación y hacerlo, además, de un modo unitario.

“Agruparnos, como lo hacen otros colectivos, es el único modo que encuentro de cambiar la situación, porque, a nivel social, está muy aceptado que haya personas que vivan en la calle, como si esto fuera algo normal”. Quien habla es Miki, el principal impulsor de Acampada Xdrets. Después de que el Grupo hostelero Hotusa, empresa propietaria del solar- que llevaba muchos años en desuso-, les denunciara por la vía penal, el campamento se desalojó y el proyecto acabó por diluirse. Pese a ello, Miki consiguió una victoria en el terreno político: tras dialogar con varios grupos parlamentarios, logró que el pleno del ayuntamiento de Barcelona aprobara el plan de emergencia para combatir las situación de los sin techo. Pasados cuatro meses de este acuerdo, sin embargo, no ve avances en la práctica. Asegura que todo sigue igual.

Y sin embargo, el éxito de estas iniciativas hace pensar que algo está cambiando, aunque sea poco a poco. En la actualidad, Miki asegura estar trabajando junto a otros activistas y entidades de la Red de Atención a las Personas Sin Techo (XAPSLL) para elaborar una propuesta que los partidos políticos puedan integrar en sus respectivos programas para las próximas elecciones municipales, en mayo de 2019. Uno de los objetivos principales, devolver al terreno de lo anómalo un dato: más de 1.000 personas duermen en la calle cada noche en la ciudad de Barcelona.

Más noticias en Política y Sociedad