Público
Público

Ayuso suprime 20 centros de urgencias de Atención Primaria en Madrid que ya llevaban cerrados más de dos años

Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad, afirma que se trata de una "reorganización" de los servicios de urgencias extrahospitalarias que la Comunidad de Madrid cerró en marzo de 2020. Profesionales de la sanidad, asociaciones vecinales y oposición consideran esta medida un recorte más y un nuevo ataque a la maltrecha Atención Primaria. 

Isabel Díaz Ayuso
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, asiste al XV Foro Atlántico, en Casa América este lunes. Eduardo Parra / EUROPA PRESS

Hace dos años, cuando estalló la pandemia, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso cerró sin previo aviso los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) en Madrid. Fue un 22 de marzo de 2020. De la noche a la mañana, más de 750.000 personas se quedaron sin un servicio de urgencias extrahospitalarias que cubría las noches, fines de semana y festivos. Fueron 37 los centros clausurados.

Además de atender a más de 2.000 personas al día, los SUAP evitaban que el 90% de los casos que atendían llegasen a las urgencias de los hospitales, contribuyendo así aliviar el colapso hospitalario. También tenían especial relevancia en el periodo invernal, cuando se incrementa la presión asistencial por la gripe.

Desde su cierre, profesionales sanitarios, asociaciones vecinales y los partidos de la oposición han reclamado reiteradamente la reapertura de estos centros. El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha hecho oídos sordos. Ahora, más de dos años después, el Ejecutivo madrileño anuncia una "reorganización" de los SUAP a partir del próximo mes de septiembre. El resto del mundo ve en este anuncio un nuevo recorte de la sanidad pública en Madrid y un nuevo ataque del Gobierno de Ayuso a la Atención Primaria.

A la luz de los datos sí parece un recorte. Para empezar, los SUAP desaparecen como tal con esa denominación. La "reorganización" del Gobierno madrileño contempla la apertura de 17 Puntos de Atención Continuada (PAC) en todo el territorio frente a los 37 SUAP que cerró en marzo de 2020. De esos 17 centros, siete serán de enfermería y sólo diez tendrán un médico. En total serán 80 médicos y médicas, ocho por centro.

Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, insistió este lunes no se puede hablar de "recortes" sino que se trata de una "reorganización" de servicios en función de un estudio de la actividad, tanto prepandémica (2015-2019) como durante la pandemia. "La realidad es que en 2019 sólo 400.000 madrileños utilizaban los SUAP y que el 77% de las demandas eran demorables y tan solo el 0,04% era urgencia de acción inmediata", dijo Escudero para justificar que habrá 20 centros de urgencias de Atención Primaria menos de los que había a principios de 2020.

Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos acusan a la Comunidad de Madrid de "desmantelar" todavía más la sanidad pública. Mónica García, portavoz de Más Madrid en la Asamblea madrileña, fue muy contundente en su crítica: "Lo que ha anunciado la Comunidad de Madrid hoy no es una reapertura de las urgencias de Atención Primaria. Es una reclausura: después de dos años mantiene cerrados a cal y canto más de la mitad de todos los servicios de urgencias. Esto se produce mientras se están batiendo los récords de visitas a los servicios de urgencias en los hospitales y mientras hay centros de salud que no tienen médicos y médicas. La sanidad pública no se raciona ni se abre a cachos como si fueran migajas de pan. Necesitamos abrir los 20 SUAP para tener una Atención Primaria que pueda atender las necesidades de la gente", afirmó García en un vídeo publicado en su cuenta de Twitter.

"Esto no es una reorganización asistencial, esto es atacar la sanidad pública y dejarnos sin el servicio de urgencia extrahospitalaria. Llamamos a la ciudadanía a que se movilice. No nos vale esta solución y exigimos la reapertura de los 37 SUAP", afirmó con la misma contundencia Vanessa Lillo, diputada de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid.

Tampoco están contentos las asociaciones vecinales. "Que a esto la Comunidad de Madrid no lo llame recorte es ofensivo", dice Javier Cuenca, vicepresidente de la Federación Regional de Asociaciones vecinales de Madrid (FRAVM), organización que lleva años denunciando el progresivo deterioro de la Atención Primaria en Madrid.

Los vecinos de la ciudad de Madrid se han movilizado en los últimos meses para recuperar los SUAP. En el centro médico de Aguacate, en el distrito de Carabanchel, continuaba este lunes una acampada vecinal iniciada el pasado jueves. Este antiguo SUAP no reabrirá en septiembre pero la reivindicación vecinal sigue pese a todo. Hace apenas tres semanas un grupo de vecinos del barrio de Villaverde también organizó una acampada de protesta delante del Centro de Salud de Los Ángeles, donde se ubica el SUAP que daba servicio al barrio. "Que los SUAP sigan cerrados no tiene ni pies ni cabeza. Se colapsan los servicios de urgencia de los hospitales y para los barrios son fundamentales al estar más cerca de la gente", explicó entonces a Público Luis, sanitario de profesión y uno de de los organizadores de la protesta, a guisa de conclusión.

Las quejas de los trabajadores

Los profesionales sanitarios tampoco están satisfechos con esta "reorganización" de los servicios de urgencias de Atención Primaria en Madrid. La Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts) califica de "parche" la medida y recuerda que muchos profesionales sanitarios que trabajaban en los SUAP antes de su cierre no van a poder regresar a su antiguo trabajo porque no va a haber plazas para todos. 

Según la Comunidad de Madrid, que no ha negociado nada con los sindicatos,  está previsto que se establezca un periodo voluntario de traslados para atender los nuevos puntos, tras lo cual se abrirá un nuevo proceso para cubrir las alrededor de 300 plazas necesarias (sobre una plantilla de unos 400 profesionales en el Summa).

El "periplo" de los trabajadores de los SUAP desde que empezó la pandemia ha sido casi infinito: Ifema, coches de atención domiciliaria, centro coordinador, vacunódromos... todo ello "cambiando de puestos, horarios, turnos y calendarios", y para que la Consejería de Sanidad pudiera "cubrir muchas de las deficiencias del sistema", explicaron la semana los propios trabajadores a la agencia EFE.

Estos días los antiguos trabajadores del SUAP, pertenecientes al servicio del Summa 112, han sido trasladados al hospital Isabel Zendal para realizar labores de vacunación contra la covid. El pasado 5 de junio, la Consejería de Sanidad ordenó el cuarto traslado forzoso de los más de 200 profesionales de los SUAP al Zendal en lugar de retornarlos a sus centros de urgencias, según denunciaron los propios trabajadores en una protesta ante la Asamblea de Madrid el pasado 16 de junio. En dicha protesta participaron más de 30 las organizaciones, entre ellas varios sindicatos, plataformas por la sanidad pública y asociaciones vecinales

Los convocantes de la manifestación denunciaron que el cierre de los SUAP ha conllevado "un incremento notable de las urgencias hospitalarias" en la Comunidad de Madrid. "En mayo se registraron cifras récord de pacientes atendidos en las urgencias de los hospitales. El sistema se tensiona cada vez más", declaró un portavoz de los organizadores de la manifestación a EFE.

En la manifestación del 16 de junio se leyó un manifiesto en defensa de la Atención Primaria en Madrid que resume a la perfección la actual situación de la sanidad pública en Madrid. "Hay escasez de profesionales en todo el sistema, y estos están agotados por la sobrecarga asistencial, y sin ninguna perspectiva de que esta situación cambie a corto o medio plazo. El cierre de los SUAP ha supuesto privar de la atención continuada de salud a los ciudadanos que además no pueden obtener cita fácilmente en primaria".

Un servicio de urgencias jibarizado

La Comunidad de Madrid va a sustituir los antiguos SUAP por 17 Puntos de Atención Continuada. Sólo diez de ellos tendrán un médico: será en Alcobendas, Colmenar Viejo, Fuenlabrada, Pinto, Rivas-Vaciamadrid y Tres Cantos, además de otros cuatro más en la capital en los distritos de Arganzuela (centro de salud de Pirámides), Vallecas (en el Federica Montseny), en San Blas (García Noblejas) y en Latina (Las Águilas)

Estos centros abrirán de lunes a viernes entre las 20,30 y las 8,30 horas de lunes a viernes y 24 horas los fines de semana, el mismo horario que tenían los SUAP. En cuanto a la dotación de cada uno, han indicado desde la Consejería, dependerá de factores como actividad y población, entre otros, de modo que irá desde los 10 médicos que tendrá el de Alcobendas a tres el de Tres Cantos.

Más noticias