Público
Público

Niños robados El fiscal pide once años para el doctor Vela en el primer juicio por bebés robados en España

Inés Madrigal fue entregada al nacer en 1969 a una mujer que no podía tener hijos contra la voluntad de su madre biológica

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Inés Madrigal fue entregada al nacer a una mujer que no podía tener hijos. / AFP

La Audiencia Provincial de Madrid ha dejado hoy visto para sentencia el juicio en el que la fiscal ha mantenido su petición de once años de prisión para el doctor Eduardo Vela, de 85 años, por el caso de Inés Madrigal, entregada al nacer en junio de 1969 a una mujer que no podía tener hijos, haciéndose constar en la documentación que era la madre biológica.

Inés Madrigal nació en la clínica San Ramón situada en el paseo de La Habana de Madrid, en la que el ginecólogo Eduardo Vela era director médico. En el año 2010 empezó a sospechar sobre la realidad de sus orígenes a raíz de las noticias que empezaron a publicar los medios de comunicación, según ha relatado la fiscal.

La fiscal ha dicho hoy en el juicio del doctor Eduardo Vela, el primero por un caso de bebé robado en España, refleja "la realidad de un fenómeno ocurrido entre los años 60 y 80 en España, el de un tráfico de niños en circunstancias ajenas al marco legal".

También ha destacado que Inés Madrigal sigue buscando a sus padres biológicos, ya que aún no se sabe quiénes son, pues se ocultaron y desaparecieron todos los historiales clínicos, y ha lamentado que el paso del tiempo haya provocado que miles de denuncias hayan sido archivadas y sus casos no puedan ser juzgados.

En el año 2010 empezó a sospechar sobre la realidad de sus orígenes a raíz de las noticias

El abogado de la acusación ejercida por Inés Madrigal ha pedido que el acusado sea condenado a trece años de prisión por haber entregado a la niña supuestamente contra la voluntad de la real madre biológica, mientras que el letrado defensor ha reclamado su absolución por falta de pruebas y prescripción de los delitos por el tiempo transcurrido y ha alegado dilaciones indebidas.

Madrigal ha afirmado este martes que su fin es que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la prescripción y se abran "miles de casos cerrados" sobre la trama de bebés robados en España. "El triunfo de hoy es que por fin hemos podido terminar el juicio" ha indicado. 

Para la fiscal, el acusado cometió delitos de detención ilegal de una menor de edad, suposición de parto y falsedad documental. También ha pedido que sea condenado a indemnizar a Inés Madrigal en 350.000 euros y que reclame al Registro Civil que rectifique su partida de nacimiento.

La mujer del doctor Vela guarda silencio

Tanto la fiscal como la acusación han pedido que la Audiencia deduzca testimonio para investigar por supuesto falso testimonio en el juicio a Adela Bermejo, la mujer del doctor Vela, por estimar que ha guardado silencio a pesar de que están convencidos de que sabe quiénes son los padres biológicos de Inés Madrigal.

Ha explicado que Inés Madrigal denunció los hechos al ver que, a pesar de que en el Registro Civil figura como hija biológica de Inés Pérez, una prueba de ADN a la que se sometió tras sus sospechas concluyó que la posibilidad de que esta sea su madre es del cero por ciento.

La fiscal ha mantenido que el doctor Vela entregó a la niña a dicho matrimonio como un regalo y para tener un detalle con un sacerdote ya fallecido, que conocía al acusado y que a su vez quería agradecer a Inés Pérez su labor de apoyo en un convento de monjas de Los Molinos (Madrid).

Le dio a la niña en un auténtico "parto simulado"

Ha relatado que para simular el embarazo, el acusado le dijo a Inés Pérez que tenía que colocarse un cojín y fingir encontrarse mal ante sus vecinos y a los pocos días llamó al matrimonio para decirle que llevaran ropa de bebé a la clínica pues tenían un regalo y una sorpresa para ellos y le dio a la niña en un auténtico "parto simulado".

Sin embargo, el abogado del doctor Vela estima que no se ha acreditado que existiera una red o una trama de robo y tráfico de niños y "mucho menos" que su representado formara parte de la misma.

Madrigal emocionada tras tejer "la verdad"

Sobre el relato de la fiscal, Madrigal ha reconocido que se ha emocionado al contar lo que para ella es "la verdad". También se ha emocionado al ver a su madre, ya fallecida, en el vídeo del careo que tuvo con Vela en 2013 y que se ha exhibido en la Sala.

"Solo queda que la Justicia haga su trabajo. No puede quedar impune que alguien jugara a ser dios cambiando la filiación falsificando partidas y cercenando el derecho a conocer mis orígenes", ha recalcado al tiempo de aseverar que confía en que la sentencia que haya le permita llegar al Supremo.

Su meta no es ver a Vela en la cárcel, porque ya tiene su condena. Quiere que su caso sirva para reabrir otros muchos cerrados. "Sería la guinda del pastel de todo este proceso", ha afirmado.