Público
Público

Cate Málaga El CATE de Málaga se estrena con más de cien migrantes y bajo la opacidad del Gobierno

Colectivos proderechos de las personas migrantes denuncian la falta de información sobre los protocolos y normativas por las que se regirá este centro. En su primera noche, Cruz Roja recuenta 23 menores de edad encerrados en estas dependencias policiales, frente a los tres que cifra el Gobierno.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Migrantes y agentes de Policía, en el interior del Centro de Atención Temporal para Extranjeros de Málaga.-ENTREFRONTERAS

El Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de Málaga ya está en funcionamiento. Las dependencias del Cuerpo Nacional de Policía en el Puerto de Málaga se han estrenado la madrugada del jueves encerrando a 23 menores, diez mujeres y 99 hombres, según ha indicado Cruz Roja Málaga en su informe. Los migrantes iban a bordo de dos pateras que fueron rescatadas por Salvamento Marítimo en mar de Alborán, frente a las costas de Andalucía.

El CATE ha abierto por primera vez sus puertas con el objetivo de mantener a estas personas “localizables durante 72 horas, y en ningún caso detenidas”, según señaló el Ministerio del Interior. Sin embargo estás personas no podrán tener libertad de movimiento y estarán custodiadas en todo momento por agentes de la Policía Nacional.

"Nos preocupa que en un CATE se puedan producir las mismas vulneraciones de derechos que se han visto ya en los CIE"

A su vez, este periodo coincide con el máximo que una persona pueda ser privada de libertad antes de pasar a disposición judicial. “No entendemos que si estas personas no están detenidas por qué no pueden irse si así lo deciden”, señala la presidenta de Málaga Acoge y abogada, Arantxa Triguero, que continúa denunciando la falta de información. “Desde Málaga Acoge hemos preguntado al Gobierno de España por los protocolos y normativas que se rigen este centro, dependiente de comisaría, pero no nos han respondido. Estamos ante una situación de opacidad que genera desconocimiento y desconfianza sobre que realmente se estén cumpliendo con el derecho de las personas migrantes. Nos preocupa que en un CATE se puedan producir las mismas vulneraciones de derechos que se han visto ya en los CIE".

Por su parte, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha denunciado la apertura en “silencio” de centro. Según apela el colectivo, “este centro constituye en la práctica una cárcel racista en la que no se acoge sino que se detiene a personas cuyo único delito es ser extranjera”, según indica Francisco José Guerrero, integrante de APDHA Málaga. En este sentido, Guerrero explica que se trata de una extensión de los calabozos gestionados por personal policial y que “en ningún caso es una infraestructura de acogida, sino de detención”.

En cuanto el derecho a la Infancia, las críticas también están presentes. El Ministerio de Interior señaló que custodiaría a menores y mujeres en las dependencias. Y así se hizo. El procedimiento ha sido largo y fatigoso. Primero, fueron desembarcadas por Salvamento Marítimo en el puerto de Málaga y a unos metros más adelante les estaba esperando Frontex y Cruz Roja para realizar la primera atención humanitaria. Desde allí, han sido trasladadas en bus y furgoneta policial tanto las mujeres como las niñas y niños, acompañadas y sin referente familiar, al CATE donde ya solo están presentes los cuerpos de seguridad del Estado.

Menores en dependencias policiales

Migrantes y personas de la Policía Nacional y FRONTEX, en el interior del CATE de Málaga.- ENTREFRONTERAS

La polémica gira en torno a si España puede o no puede custodiar a los menores. La Ley de Extranjería contempla que los niños acompañados puedan pasar junto a sus madres siempre que el área cuente con una zona específica, algo que sí ocurre en el CATE de Málaga. Sin embargo, las niñas y niños que llegan solos también continúan en esta extensión de comisaría. “Desde Málaga Acoge ya hemos denunciado en otras ocasiones la existencia de niñas y niños migrantes no acompañadas encerrados en centros penitenciarios y dependencias de la Policía. La infancia en movimiento sin acompañar debe estar bajo la custodia de la Junta de Andalucía en un Centro de Protección hasta que se demuestre lo contrario para no vulnerar el derecho a la infancia”, reitera Triguero. Frente a los datos aportados por Cruz Roja Málaga, el Gobierno de España ha señalado que solo hay tres menores sin especificar si están acompañados o no, mientras que el resto aportados por Cruz Roja están a la espera de realizar las pruebas oseométricas.

Ya han pasado 24 horas y la situación poco ha cambiado. En el CATE, siguen encerradas las 130 personas , incluidos los 22 menores que informaron a Cruz Roja de su edad por debajo de los 18 años, a excepción de una niña de 5 años que llegó sin referentes familiares y que el Ministerio de Interior ha confirmado a este medio que ha sido trasladada a un centro de menores.

Marlaska: "Es una comisaría pero donde se prestan muchos servicios que necesitan"

Preguntado sobre la figura de los CATE en el Congreso de los Diputados, el Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska respondió que es "una comisaría, pero donde se prestan muchos servicios que necesitan: intérpretes, medios sanitarios ambulatorios, que esté el ACNUR, CEAR y la Policía con la labor de reseña individual. Nunca están más de 72 horas, no es un Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE)".

En dicha comparecencia el ministro no aclaró qué ordenamiento legal hay sobre estas instalaciones. Fuentes de Interior se limitan a explicar que estos centros se rigen por la "regulación de las comisarías”.

Contra el pleno del Ayuntamiento

Asimismo, APDHA recuerda que la apertura de un nuevo CATE en Málaga incumple el acuerdo plenario alcanzado unánimemente, por todos los grupos municipales el 26 de febrero de 2015. La Comisión de Pleno del Ayuntamiento de Málaga, en su acta n°4/15, acordó dictaminar favorablemente por unanimidad de los miembros y hacer institucional “su rechazo a que, en un futuro, se instale en su término municipal cualquier tipo de edificio o instalación pública – ya sea bajo la denominación de Centro de Internamiento de Extranjeros, Centros de Estancia Controlada de Extranjeros, Centros de Estancia Temporal o cualquier otra que se pueda utilizar- que tenga como objetivo la privación de libertad e internamiento de personas inmigrantes por el simple hecho de su situación administrativa.”

El Centro de Interior en el Puerto de Málaga fue anunciado en septiembre de 2018 por la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, que confirmó que el Gobierno de Pedro Sánchez levantaría un nuevo centro de atención temporal de extranjeros (CATE), tal y como ya se hizo en Motril (Granada) y San Roque (Cádiz). Las obras no han estado ausentes de polémica, en su primera noche las instalaciones tuvieron que encender las luces alquilando un gran generador, y el espacio medio de personas según los planos publicados por eldiario.es son de 2,3 metros cuadrados, casi la mitad de los que instruye la ley española en las áreas de detención.

Más noticias en Política y Sociedad