Público
Público

Coronavirus ¿Cómo conciliar a la vez que se teletrabaja en casa por el coronavirus?

Las familias se enfrentan a la conciliación después de que muchas empresas se decidieran por el teletrabajo como fórmula para mantener los empleos mientras dure la epidemia del coronavirus. Muchas de ellas se encuentran desbordadas e incapaces de coordinar el cuidado de los hijos y el trabajo desde el mismo lugar. 

GRAF5339. MADRID, 11/03/2020.- Detalle de un perchero en una guardería de la calle Buganvilla de Madrid, este miércoles en el que los niños no han acudido al centro por la entrada en vigor de la decisión del Gobierno de la Comunidad de Madrid de suspender
Un perchero en una guardería de Madrid, este miércoles en el que los niños no han acudido al centro por la entrada en vigor de la decisión del Gobierno de la Comunidad de Madrid. EFE/ Emilio Naranjo

El teletrabajo ha llegado para quedarse en España, al menos durante el tiempo que dure la pandemia de coronavirus. Desde que se empezara a usar esta fórmula para no tener que salir de casa para trabajar, muchas familias se han visto superadas e incapaces de gestionar el trabajo desde casa con el cuidado de los hijos. Esta situación se agravó con el cierre de los centros escolares, desde guarderías hasta universidades, así como las recientes medidas de aislamiento tomadas por el Gobierno tras aprobar el estado de alarma. Muchos padres y madres se preguntan ahora qué hacer con sus hijos e hijas y cuál es el mejor método para sobrellevar ambas esferas -personal y profesional- sin sacrificar una de ellas. 

Una de las soluciones que han encontrado muchas familias, a la luz de un reciente informe del Gabinete de Estudios de la Comunicación Audiovisual, es la televisión. Según este estudio, el consumo televisivo en niños y niñas de entre 4 y 12 años ha aumentado hasta en un 92% en algunas comunidades como Madrid entre la semana anterior y posterior a la entrada en vigor de la medida de cierre de los centros escolares. El informe advierte además de que los contenidos, lejos de ser adaptados a su edad, son programas considerados telebasura o, en muchos casos, no recomendados para menores de 12 años. 

Muchos expertos coinciden estos días en que la televisión puede estar incluida en los tiempos de ocio de los más pequeños pero que, en la medida de los posible, deben mantenerse unas rutinas similares a las que tienen cuando acuden a los centros escolares. Esto evita, además, que niños y jóvenes, sufran situaciones de angustia o estrés derivados del aumento del número de horas que pasan en casa por la cuarentena.

Establecer horarios consensuados o listas de tareas en función de cada rango de edad puede ayudar a conciliar el tiempo que cada miembro de la casa debe pasar dedicado a cada cosa, explica la psicóloga Pilar Conde: "Organiza las tareas a realizar en familia, implicándoles en la propia organización. Que sean ellos mismos, con la supervisión de los adultos, quienes repartan el tiempo de estudio y el de ocio, y que sean conscientes de la importancia del orden y la higiene en estos días de convivencia, para no sobrecargar a los adultos con las tareas".

Endika Gorriti es padre de dos hijos de ocho y diez años, Markel y Alaia. La empresa de telecomunicación en la que trabaja en Amurrio (Araba) fue una de las primeras en implantar la obligatoriedad del teletrabajo para sus empleados: "Al principio, nos cogió a todos por sorpresa. De un día para otro nos enviaron a todos a casa, la información era confusa y no sabíamos si íbamos a ser capaces de afrontar lo que se nos venía encima", explica. La cuestión se complicó con los niños en casa: "La ikastola en la que estudian nos los enviaron el jueves a casa, hasta nueva orden. Así que ahora estamos los tres y mi mujer, que todavía no teletrabaja, en casa".

Endika reconoce que a veces se hace muy difícil organizarse con los pequeños: "No puedes pretender que los niños no se muevan, no se levanten y no vengan a interrumpir lo que estás haciendo". Esto se hace especialmente difícil cuando está tratando con algún cliente por vía telefónica: "La gente ahora es más comprensiva, escucha a los niños gritar y alguno te dice: ¿Qué? ¿teletrabajo, no? Se hacen cargo". Endika y su familia se lo toman con humor y paciencia: "Algunas situaciones son especialmente cómicas, pero, ¿qué otra cosa podemos hacer? Es una cuestión de salud pública muy grave. No podemos exponer a nuestros hijos a un contagio ni permitir que el virus se transmita".

Por ello, Markel y Alaia pasan ahora las 24 horas del día en casa y no salen más que para hacer alguna compra imprescindible junto a sus padres: "Te lo puedes tomar como un problema o como una oportunidad para pasar tiempo en familia y aprovechar momentos que, en situaciones normales, no tendrías". Endika explica que el consumo de televisión no ha variado desde que los niños están en casa: "La televisión se enciende el mismo tiempo que antes, un rato para ver dibujos animados mientras desayunan y por la noche que vemos alguna película animada."

Preguntado por qué hacen los niños el resto del tiempo, Endika reconoce que hoy en día lo que les sobran son juguetes: "A Markel le encantan las construcciones, puede pasarse horas y horas montando y desmontando. A Alaia, en cambio, le encanta dibujar. Con rotuladores, pinturas o acuarelas, según el día. Pero si hay algo en lo que nos divertimos los tres es haciendo de comer. Eso sí, la cocina sufre más que cuando no estamos en casa".

El consumo de televisión infantil se dispara en Madrid 

"Un caos, eso es lo que es la cuarentena", explica Alicia González, una madre soltera de Getafe (Madrid). "Sé que es una situación excepcional, que hay que ser pacientes y todo eso, pero esto es realmente complicado". Alicia, auditora de cuentas en varias empresas, reconoce que después de una semana de teletrabajo y niños en casa se siente totalmente superada: "Al final pasan la mayor parte del tiempo con la televisión y la videoconsola. Intento que estudien, que no pierdan el ritmo normal de clases, pero en el colegio tampoco nos han dado pautas, ni deberes para estos días ni nada".

Sus hijos, Rubén y Raúl, tienen nueve y doce años y Alicia afirma que hay momentos en los que no tiene más remedio que dejarlos salir a jugar a la calle: "Ellos normalmente juegan en una escuela de fútbol que también ha cerrado estos días, entonces, ¿qué hago? Me encantaría poder hacer otra cosa pero ahora mismo no se me ocurre. Espero que logren controlar el virus pronto porque si esto se alarga no sé qué va a pasar".

El caso de Alicia es común en la Comunidad de Madrid, una de las más afectadas por la pandemia. Los canales infantiles en abierto (TDT) han experimentado subidas de audiencia de hasta el 92% y del 31% el martes 11, según detallan los datos de Kantar media. Estos mismos datos reflejan que los niños y jóvenes madrileños han aumentado en más de 70 minutos el tiempo medio de visión de televisión frente a los días de colegio. Las causas son múltiples. Los expertos coinciden en que la coordinación del teletrabajo, poco extendido en nuestro país y la falta de medidas para la conciliación en este sentido pueden estar en la base del problema.

Más noticias de Política y Sociedad