Público
Público

Coronavirus Lombardía, entre bandazos, se enfrenta al Gobierno italiano ante la imposibilidad de mitigar los efectos del coronavirus

¿Prolongar o levantar el confinamiento? ¿Qué es lo mejor para la economía de la región más productiva de Italia para afrontar el coronavirus? Matteo Salvini, líder de la soberanista Liga a la que pertenece también el presidente de Lombardía, Attilio Fontana, quiere usar la región norteña como baza política contra el premier Conte para erosionar su presidencia. 

Imagen de una bandera italiana proyectada en Milán. REUTERS
Imagen de una bandera italiana proyectada en Milán. REUTERS

¿Abrir o cerrar? ¿Qué es lo mejor para la economía de la región más productiva de Italia para afrontar el coronavirus? Es el gran dilema de la región de Lombardía, el motor económico del país transalpino, que en los últimos días está dando bandazos apostando, con demasiada frecuencia, por soluciones opuestas. Hasta hace unos días su presidente, Attilio Fontana, estaba firmemente convencido de que había que aplicar un cierre total, aún más duro del actual. Hoy, sin embargo, querría que el próximo 4 de mayo empezara la vuelta a la normalidad; donde "todo el mundo lleve mascarillas" de forma obligatoria. Pero lo cierto es que la región de Milán representa ahora un tercio de los contagiados actuales –33.000– y más de la mitad de los fallecidos –11.000– por covid-19 en Italia.

Lombardía se enfrenta al Gobierno italiano para mitigar, como sea, los duros efectos del coronavirus en la región. Parece no haber solución sanitaria a corto plazo, lo que se está traduciendo, para Lombardía, en vaivenes que terminan mostrándose, al final, como un desafío al premier transalpino, Giuseppe Conte.

A esto hay que sumarle un detalle importante, como el hecho de que el jefe del Ejecutivo itálico lidera una coalición de Gobierno de centro izquierda, mientras que el presidente lombardo, Attilio Fontana, pertenece a la Liga del soberanista Matteo Salvini, quien con el 28% en los sondeos es el líder del primer partido de Italia, pero desde la oposición. Salvini, así pues, quiere usar a Fontana y la región Lombardía como baza en contra del premier Conte para erosionar su presidencia. Pero son los constantes cambios de postura, sin embargo, los que están desgastando aún más a Lombardía en su lucha dentro de la difícil crisis sanitaria contra el coronavirus en el país con forma de bota. La portada de este jueves del conocido diario italiano La Repubblica fue elocuente al hablar de "el bandazo lombardo".

Lombardía pide al Ejecutivo italiano volver a la normalidad aplicando: la distancia personal, el uso de mascarillas, el teletrabajo y los test de diagnóstico masivo

Lombardía pide al Ejecutivo italiano volver a la normalidad aplicando "las cuatro D" : obligación de respetar el metro de distancia interpersonal, obligación de llevar mascarillas, obligación de teletrabajar para los sectores que puedan y test diagnósticos masivos para comprobar la positividad de la población a la covid-19. Estas cuatro líneas principales son las que van a guiar al presidente lombardo, Fontana, a la hora de negociar con el Gobierno transalpino cómo y si se podrá volver, de forma escalonada, a una normalidad económica en el motor industrial del país con forma de bota. En cualquier caso, el Consejo de Ministros presidido por el premier  Giuseppe Conte, será el que tendrá la última palabra.

"La región de Lombardía ha tenido la valentía y el orgullo de decir que el 4 de mayo se volverá a trabajar, gradualmente", asegura el líder de la soberanista Liga, Matteo Salvini, tratando de eludir la postura radicalmente opuesta de Lombardía hasta hace pocos días. Desde el Gobierno italiano, hay quien recuerda que "desde siempre, Fontana ha defendido una línea rigurosa y fuertemente restrictiva. Hoy, sin embargo, de forma sorprendente, decide volver a abrir", asegura Stefano Buffagni, viceministro de Desarrollo Económico. Para el Ejecutivo transalpino el cambio de postura de Lombardía es, en partes iguales, una "sorpresa" y un "error".

"La sospecha del Gobierno es que detrás de la estrategia de Fontana esté la regiduría de Matteo Salvini, interesado en instrumentalizar unas buenas noticias desde Lombardía", explica en una reconstrucción política el conocido diario italiano Corriere della Sera. Tal como recoge el centenario periódico transalpino, "el Ejecutivo cree que Salvini y Fontana están levantando una cortina de humo para esconder los problemas" relativos a la difícil situación sanitaria vinculada a la covid-19 en el territorio lombardo.

Patronal y sindicatos coinciden en que hay que priorizar en la salud pública: "El 4 de mayo no estará resuelta la cuestión", explican desde la CEOE italiana

Al parecer, patronal y sindicatos coinciden en que hay que priorizar en la salud pública: "Creo que el 4 de mayo no estará resuelta la cuestión", explica Stefano Scaglia, presidente de la CEOE italiana en la ciudad lombarda de Bérgamo, una de las más afectadas en Italia por el coronavirus. Aunque Scaglia aclara en las páginas del Corriere que "es verdad que cada día cuenta para la supervivencia o el cierre de una empresa", el representante patronal admite que "la salud pública sigue siendo el bien primario". El 4 de mayo es, por el momento, el último día de aplicación del actual confinamiento nacional decretado por el premier  Conte. A la vista del constante ritmo diario de nuevos positivos, de todos modos, es muy probable que la actual cuarentena generalizada se tenga que ampliar hasta observar no sólo un aplanamiento, sino una bajada en la curva de contagios por coronavirus en Italia.

Más noticias