Público
Público

Coronavirus Pugna territorial por los refuerzos médicos para el coronavirus

El Ministerio de Sanidad contacta estudiantes de medicina catalanes para movilizarlos a hospitales de Madrid. Fuentes del Departament de Salut lo consideran una "irresponsabilidad" ante la necesidad de profesionales que también hay en Catalunya. Público se pone en contacto con uno de los jóvenes a quienes lo han ofrecido trabajar como médico en uno de los hospitales madrileños.

Personal sanitario del hospital La Paz de Madrid este jueves durante la cuarta jornada laboral de aislamiento para frenar el avance del coronavirus. EFE/Mariscal
Personal sanitario del hospital La Paz de Madrid este jueves durante la cuarta jornada laboral de aislamiento para frenar el avance del coronavirus. EFE/Mariscal

La saturación del sistema sanitario catalán ante la crisis del coronavirus es inminente. Lo advertía este jueves la portavoz del Gobierno, Meritxell Budó, quien explicaba que la sanidad entraría en su punto de máxima tensión este fin de semana y colapsaría la próxima. Los profesionales médicos, mucho más expuestos al virus que el resto de la ciudadanía, van enfermando y dejando en estado crítico el plan de contención del coronavirus.

Ante esta situación, la consejera de Salut, Alba Vergés, ha anunciado que se ha contactado con los 900 estudiantes de medicina recientemente graduados, de los cuales 409 ya han aceptado movilizarse a los hospitales, así como a los estudiantes que todavía cursan su último año universitario.

La consejera de Salut ha anunciado que se ha contactado con los 900 estudiantes de medicina recientemente graduados

A pesar de que la escasez de profesionales es un problema generalizado tanto en Catalunya como en el resto del Estado, Público ha podido saber que el Ministerio de Salud se ha puesto en contacto con jóvenes catalanes para llevarlos a Madrid a trabajar, pasando por alto la necesidad expresada por la Generalitat de reforzar los centros sanitarios en Catalunya.

Este es el caso de Joan (nombre falso), estudiante de medicina de la Universidad de Barcelona en el Hospital Clínic, que superó sus estudios el curso pasado. Este año se presentó al examen MIR, y a pesar de sacar una nota para acceder en una plaza de residencia en un hospital, donde se podría haber cursado una residencia de cuatro años hasta completar toda la formación, decidió dejarla vacante, puesto que no podía acceder a la especialidad que le hubiera gustado.

Dos meses después del examen, Joan recibió una llamada este miércoles a las 10.00 h: "Me dijeron que se ponían en contacto conmigo desde el Ministerio de Sanidad para pedirme si quería ir a trabajar a Madrid".

En esta llamada, le explicaron que trabajaría en uno de los hoteles que se han habilitado para atender enfermos de coronavirus: "Me encargaría de casos leves, dijeron". En un primer momento, Joan rechazó la oferta porque no entraba en sus planes ir a la capital española, pero dada la emergencia finalmente aceptó: "No me lo esperaba para nada.

Se contratan cada vez más médicos sin el MIR en España. Es la denuncia que hacen los sindicatos sanitarios que recuerdan que en, nuestro país, no se puede ejercer sin el título de especialista. / ARCHIVO

En un principio, quería buscar trabajo en Barcelona o en Guipúzcoa. Cuando recibí la llamada pensaba que me ofrecerían trabajo aquí, en Catalunya... No sé, pensé que si me estaban contactando realmente es que me necesitaban, y acepté". De momento, desconoce si tendrá contrato y sueldo, pero sí que le garantizaron una "manutención" y un piso: "Ahora estoy pendiente de una segunda llamada donde me aseguraron que me darían más detalles. Todavía no sé cuándo me voy".

Fuentes del Departament de Salut han confirmado a Público la existencia de ofertas laborales fuera de Catalunya a estudiantes de medicina catalanes para afrontar la lucha contra el coronavirus. Según estas fuentes ya hace algunos días que han recibido informaciones extraoficiales que se estaba contactando desde Madrid con algunos de los 900 futuros médicos catalanes que están en la recta final de su preparación académica y que, a pesar de no poder ejercer oficialmente por no disponer todavía del MIR o haberlo superado este año, se incorporarán extraordinariamente en la lucha contra el Covid-19.

Salut considera imprescindibles estos refuerzos provenientes de las universidades catalanas para evitar el colapso del sistema sanitario, absolutamente saturado por la afectación del coronavirus en Catalunya. Algunas fuentes califican de verdadera "OPA" desde Madrid a los refuerzos médicos catalanes y desde el Departament de Salut se califica de "verdadera irresponsabilidad teniendo en cuenta la situación que se vive en Catalunya por la extensión del coronavirus que nos sitúa como uno de los principales focos del Estado".

La Conselleria no ha recibido ninguna comunicación oficial pero tiene constancia que las ofertas que se están haciendo son para reforzar Madrid

La Conselleria no ha recibido ninguna comunicación oficial al respeto pero tiene constancia que las ofertas que se están haciendo son para reforzar Madrid. A pesar de no poder aclarar quién está haciendo estas llamadas desde Salut, se apunta al Ministerio de Sanidad, puesto que según explican fuentes del Departamento solo desde el Gobierno español tienen los datos de los estudiantes catalanes u otras comunidades. La consejería de Salud de la Comunidad de Madrid no dispondría de esta información, al menos de forma oficial.

Este mismo jueves altos cargos del Departament de Salut se han puesto en contacto con sus homólogos del Ministerio de Sanidad que dirige el ministro catalán Salvador Isla para inquirir sobre la cuestión y manifestar el profundo malestar que ha generado a la consellería una maniobra que podría menguar la sanidad catalana de refuerzos propios en una situación de máxima emergencia, cuando el sistema sanitario se sitúa a días sino horas de un posible colapso.

Los altos cargos que han hablado con el Ministerio de Sanidad aseguran que no se les ha querido confirmar pero tampoco se les ha desmentido la operación de captación de refuerzos médicos para acumularlos a Madrid en la lucha contra el Covid-19. Una maniobra que según estas mismas fuentes no solo se estaría haciendo en Catalunya sino también en otros territorios del Estado español. El Ministerio de Sanidad se habría limitado a asegurar que estos estudiantes están a total disposición para ser utilizados por el Departament de Salut en Catalunya pero que si voluntariamente quieren ir a algún otro lugar, no se les puede impedir.

Una maniobra que según estas mismas fuentes no solo se estaría haciendo en Catalunya sino también en otros territorios del Estado español

Desde Salut consideran igualmente este asunto un "despropósito irresponsable", puesto que supone convertir la lucha contra el Covid-19 en una jungla por la captación de recursos y refuerzos médicos. Estas mismas fuentes denuncian que la marcha de algunos de estos refuerzos puede ser voluntaria pero es provocada por una oferta laboral que incluye una determinada remuneración e incluso vivienda a Madrid. Desde el Departament no saben cuantificar cuántos estudiantes podrían marcharse hacia Madrid pero aseguran que perder uno solo de los 900 disponibles es algo que el sistema sanitario catalán no se puede permitir.

De momento han respondido positivamente a la carta enviada por Salud para pedir la incorporación de más de 400 estudiantes. Según las fuentes consultadas por Público no se les ha hecho todavía ninguna oferta laboral y económica concreta. "Primero queríamos esperar a ver cuál era la respuesta y los efectivos con que se puede contar" dicen desde Salud, pero no parece demasiado ético entrar en una competición económica para captar recursos médicos dentro del Estado para beneficiar un territorio, en una de las emergencias médicas más graves de la historia.

Los estudiantes, atentos a ser movilizados

El llamamiento de estudiantes y graduados ha cogido por sorpresa a estos jóvenes que apenas están acabando su formación. Es el caso de la Anna Marginedas, de 24 años, que cursó el MIR el pasado 25 de enero y que con la nota provisional hubiera tenido acceso a una plaza para el curso siguiente.

"Sabía que los médicos y médicas de diferentes hospitales estaban pidiendo que nos convocaran porque iban muy justos", explica. Dice estar animada y con ganas de poder apoyar al sistema sanitario: "Los que acabamos de hacer el examen del MIR estamos parados. Me siento halagada de poder ayudar".

Ella es una de las estudiantes que Salud ha contactado los últimos días y afirma que, de momento, todo apunta al hecho que desarrollarán tareas "asistenciales": "Al final, no hay ninguna diferencia entre un estudiante de último grado de medicina y yo". Aún así, a Anna no le queda claro qué tipo de relación laboral tendrá: "Nos enviaron un mail donde nos agradecían habernos ofrecido como voluntarios, pero también nos han dicho que nos colegiemos, por lo que en principio ya podemos ejercer formalmente".

Desde diferentes hospitales denuncian la falta de recursos y la precariedad laboral en sus centros. / ARCHIVO

También se encuentra en esta situación Martina Carreño, de 25 años, graduada en enfermería: "El anuncio me ha pillado en el paro mientras estudiaba la carrera de magisterio. Yo he trabajado de enfermera durante cuatro meses a una residencia de abuelos, pero lo dejé para hacerme docente", explica.

Dada la situación actual, ha enviado currículums en todos los centros hospitalarios que ha podido para ofrecerse a trabajar y ayudar a combatir la crisis del coronavirus: "Me fue un poco difícil enterarme de donde necesitaban gente. Finalmente miré en el Twitter del Colegio Oficial de Enfermeras y Enfermeros de Barcelona, donde vi que publicaban las ofertas. Yo no creo que las enfermeras en el paro de 40 o 50 años puedan acceder fácilmente".

De momento, Carreño espera que la demanden en algún centro y ha renunciado a reforzar el hospital de Viladecans: "No me parecía muy responsable desplazarme hasta allí".

Aina C, estudiante de medicina, asegura sentirse confiada para exponerse al virus, pero le preocupa más saber qué papel le tocará asumir

Todavía más a contrapié les ha cogido esta leva de médicos a los estudiantes de último año de Medicina, algunos de los cuales ya han sido contratados para reforzar el servicio del 061 gestionado por la empresa Ferrovial. Es el caso de Aina Capdevila, que estudia en la Universitat Autònoma de Barcelona desde el Hospital Sant Pau: "Desde el 6 de marzo que nos anularon las prácticas en los Centros de Atención Primaria y en el hospital. Ahora espero que nos asignen tareas diferentes de las personas que ya han superado lo MIR".

Se siente confiada para exponerse al virus, pero le preocupa más saber qué papel le tocará asumir, sobre todo por el poco contacto con pacientes que ha tenido durante sus estudios: "No me preocupa a nivel individual, sé que nos acabaremos contagiando. Ya haremos turnos. Me preocupa más asumir responsabilidades que no me corresponderían por mi nivel".

Más noticias de Política y Sociedad