Público
Público

Derechos Humanos "Me trataron como un perro": denuncian racismo institucional y vejaciones a un migrante interno del CIE de Barcelona

El Centro por la Defensa de los Derechos Humanos ha contactado con el hombre, que ya se encuentra de vuelta en su país, y al que considera víctima de un delito contra la integridad física y moral.

cie barcelona
Imagen de la celda del interno aislado y esposado, con fecha de 31 de octubre de 2020. 324

El Centro de Defensa de Derechos Humanos Iridia ha sacado a la luz un episodio de vejaciones ocurrido en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Barcelona durante el pasado mes de octubre. Un migrante, que permanecía recluido en una celda por dar positivo en covid, fue esposado durante más de tres horas, en las que permaneció tirado en el suelo e incomunicado.

El hombre pasó aislado diez días, periodo en el cual fue sometido, según denuncia Iridia y recoge TV3, a un trato degradante. El abuso de autoridad y atentado contra la integridad física y moral culminó en esta actuación de las fuerzas de seguridad del centro, grabada en vídeo.

"Me estaban tratando como a un perro"

"Perdí la noción del tiempo. En ocasiones tenía que hacer mis necesidades por la ventana porque los agentes se negaban a dejarme salir para ir al baño", recuerda el migrante en la denuncia archivada recogida por la cadena catalana. 

En el escrito relata hasta cuatro agresiones por parte de los agentes de policía, dos de ellas durante el periodo de aislamiento. "Le dije a los agentes que me estaban tratando como a un perro y eso provocó que entraran en la habitación para seguir golpeándome", declaraba.

Desesperado por la situación que estaba viviendo, el interno cuenta cómo se provocó heridas en brazos y piernas, por las que "solo recibí asistencia médica, nunca de un psicólogo o un terapeuta que me ayudara a afrontar la situación que estaba viviendo", denuncia.

Caso archivado

El caso ha sido archivado por el Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona, al entender que las heridas que presentaba el migrante eran autolesiones y por haber sido ya expulsado del país. 

Iridia le ha localizado y pide al juez que le tome declaración a través de na comisión rogatoria en el país de origen. El Centro de defensa de los DDHH entiende que los hechos vulneran el derecho a no ser sometido a tortura ni a trato degradante, recogido en el artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos.

Más noticias