Público
Público

Las diez claves del vídeo de la Manada en Pozoblanco que se verá en el juicio

Los cuatro acusados de abuso sexual permitieron en dos ocasiones el registro de sus móviles sin restricción cuando fueron detenidos por la violación de una joven en los Sanfermines de 2016, de la que fueron condenados.

Publicidad
Media: 3.77
Votos: 13

El juez del caso durante el juicio a los cuatro miembros de La Manada por los hechos acaecidos en Pozoblanco que se celebra en la ciudad de la Justicia de Córdoba. EFE/Rafa Alcaide

La defensa de los integrantes de La Manada de Pamplona, condenados por violar a una joven el 7 de julio de 2016 durante los Sanfermines, trata ahora de anular el vídeo donde abusan de otra joven, inconsciente, en el interior de un coche durante las fiestas de Pozobolanco (Córdoba) dos meses antes.

El vídeo es una de las pruebas del juicio que arrancó este lunes en Córdoba y será visionado a puerta cerrada. La protección de la víctima es la prioridad del juez de lo Penal número 1 de Córdoba.

La víctima declara este martes a puerta cerrada y sin presencia de público ni prensa. Declarará detrás de un biombo para no ver a sus agresores.

Estas son las cinco claves del vídeo de La Manada, en Pozoblanco, que se verá en el juicio:

1.- En dos ocasiones autorizaron el registro

Los integrantes de La Manada autorizaron por dos veces a la policía el acceso a sus móviles “sin ningún tipo de restricción”, según fuentes jurídicas, cuando fueron detenidos en Pamplona, el 7 de julio de 2016, tras haber violado a una joven a la que también habían grabado.

Las autorizaciones fueron ante la policía y después en el juzgado de guardia de Pamplona, en presencia de su defensa letrada.

2.- Fue un consentimiento

El consentimiento que otorgaron los acusados cuando entregaron voluntariamente sus móviles cuando fueron detenidos por la violación de Pamplona está por encima de cualquier autorización judicial expresa.

3.- Fue una 'notitia criminis'

Los policías que investigaban la violación de Sanfermines extrajeron la información de los móviles y descubrieron que contenían un vídeo con abusos a una joven diferente de la víctima de Pamplona. Es lo que se llama una noticia criminal, de la que todos los ciudadanos están obligados a comunicar -máxime los policías-, dado que se está ante un posible delito. Ante esta notitia criminis un juez tiene que abrir un procedimiento penal.

Vista de los cuatro miembros de La Manada, Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero durante el juicio por los hechos acaecidos en Pozoblanco que se celebra en la ciudad de la Justicia de Córdoba. EFE/Rafa Alcaide

4.- El juez de Pamplona lo autorizó

El juez de Instrucción 4 de Pamplona, Edilberto Esteban Iglesias, ordenó a la Policía Foral indagar la identidad de la joven que aparecía inconsciente, indefensa, y siendo abusada en dicho vídeo. Los agentes localizaron a la joven en Córdoba.

5.- La juez de Pozoblanco lo validó

Dos jueces han considerado válida esta prueba: el juez de Pamplona y la juez de primera instancia e instrucción número 1 de Pozoblanco, María Rubio Sánchez, en favor de quien se inhibió el primer magistrado. Toda la documentación fue remitida a esta juez el 4 de octubre de 2016 y la investigación ha durado dos años.

6.- La decisión final, en manos del juez de Córdoba

El juez de lo Penal 1 de Córdoba, que juzga este caso, decidirá sobre la validez del vídeo en la sentencia. Posteriormente, la Audiencia Provincial de Córdoba revisará su decisión, si la defensa o las acusaciones recurren el fallo.

7.- Evitar el juicio paralelo

El juez de lo Penal 1 de Córdoba, Luis Javier Santos Díaz, ha pedido a los abogados de las acusaciones particular y popular que eviten un juicio paralelo mediático. Pero el defensor, Agustín Martínez Becerra, opta por las tertulias y las entrevistas radiofónicas y televisivas.

8.- Prohibida la divulgación del vídeo

El juez ha prohibido además la divulgación o publicación de información relativa a la identidad de la víctima, “de datos que puedan facilitar su identificación de forma directa o indirecta, o de aquellas circunstancias que hubieran sido valoradas para resolver sobre sus necesidades de protección”.

El abogado defensor de cuatro miembros de La Manada, Agustín Martínez Becerra a la llegada a la ciudad de la Justicia de Córdoba donde ha se celebra la vista contra Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero por los hechos acaecidos en Pozoblanco. EFE/Rafa Alcaide

9.- La inconsciencia de la víctima no es un atenuante

El caso de Pozoblanco es un supuesto similar al de la violación de Pamplona, donde el Tribunal Supremo consideró que no se trataba de un abuso sexual sino de una violación. “El hecho de que ella no esté consciente no es ningún atenuante, ni motivo que justifique el reducir la calificación jurídica porque si la víctima está indefensa es probablemente porque lo buscaron los delincuentes”, explica Altamira Gonzalo Valgañón, presidenta de la Asociación de Juristas Themis. Es uno de los asuntos clave que debe juzgar el magistrado Santos Díaz.

Las imágenes fueron captadas por José Ángel Prenda, con el concierto de los demás, y compartidas en La Manada, su grupo de WhatsApp con 21 miembros. Se mofan de la joven, y hay quien pregunta si han practicado Bukake con ella y si le han echado burundanga o cloroformo.

10.- La Fiscalía pide siete años de cárcel

El ministerio público pide siete años de cárcel por abuso sexual y un delito contra la intimidad a cuatro de los cinco integrantes de La Manada: Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero. Falta Ángel Boza, que no estaba presente en la agresión. Para Cabezuelo, el militar, también reclama una multa por un delito de lesiones por supuestamente pegar a la víctima cuando se negó a hacerle una felación.

El Tribunal Supremo elevó el pasado junio de 9 a 15 años de cárcel la condena a los cinco miembros de La Manada al fallar que el caso de Pamplona fue violación y no abuso sexual. La víctima de los Sanfermines sufrió al menos diez agresiones sexuales. Sufrió una "situación intimidante" que hizo que la víctima adoptara una actitud de sometimiento, haciendo lo que los autores le decían que hiciera.

Más noticias en Política y Sociedad