Público
Público

Fundación Universia lleva las mascarillas "comunicativas" a los campus para que los universitarios sordos puedan "ver" las palabras

El proyecto Mascarilla+Com llega a los campus españoles de la mano de la Fundación Universia (Banco Santander) y destapa las bocas para que los estudiantes con hipoacusia puedan "ver" las palabras habladas.

Fundación Universia lleva las mascarillas "comunicativas" a los campus para que los universitarios sordos puedan "ver" las palabras
Fundación Universia lleva las mascarillas "comunicativas" a los campus para que los universitarios sordos puedan "ver" las palabras.

CONTENIDO PATROCINADO

Las mascarillas normales son una barrera insalvable para la comunicación de las personas que tienen alguna discapacidad auditiva. Ideada en abril pasado por la Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares (AICE), la Mascarilla+Com o, en lenguaje coloquial, "comunicativa", es una mascarilla con una ventana transparente que permite ver la boca y facilita así el entendimiento de las palabras habladas a las personas sordas, cosa imposible para ellos si no pueden observar el movimiento de los labios de los demás. La Fundación Universia, el brazo solidario la red Universia, apadrinada y apoyada por el Banco Santander, las está llevando desde octubre a los campus universitarios españoles.

Con su apoyo a este proyecto, que persigue eliminar en el entorno universiario el riesgo de exclusión en que la pandemia ha puesto a los estudiantes con hipoacusia, Santander responde de nuevo a su definición como "Mejor Banco del Mundo para la diversidad y la inclusión" que le otorgaron los premios Euromoney este mismo año 2020. Inclusión social, diversidad y mecanismos para derribar las barreras que sufren las personas con alguna discapacidad física o intelectual son, efectivamente, puntos fundamentales de las iniciativas sociales del banco. La próxima semana se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, un buen momento para que iniciativas como esta de AICE, Universia y el Santander muevan a otras organizaciones y empresas a reflexionar sobre cómo la Covid-19 impacta aún peor en los colectivos con alguna minusvalía.

Las mascarillas +Com serán usadas tanto por los estudiantes sordos como por el círculo social que les rodea: docentes, personal de administración y servicios, y cualesquiera otras personas de su entorno académico. La ventana transparente de la Mascarilla+Com ocupa el 20% de su superficie, lo que evita problemas de transpiración, dado que el 80% restante está elaborado con tela transpirable con certificación. Son higiénicas y reutilizables.

"Las mascarillas -dice ACIE- representan una barrera a la comunicación para todas aquellas personas que conscientemente o inconscientemente se apoyan en la expresión labiofacial y el lenguaje no verbal. La obligatoriedad de su uso incomunica claramente a nuestro colectivo, ya sea por la distancia social, la bajada de decibelios y la imposibilidad de la lectura labial".

En el informe financiero anual de 2019, Banco Santander explica su compromiso con la inclusión de este colectivo, y se ha unido a la iniciativa The Valuable 500, un movimiento global para colocar la discapacidad en la agenda del liderazgo empresarial. Casi el 2 por ciento de los empleados de la entidad financiera tienen discapacidad, y en los países donde no hay requisitos mínimos legales de empleabilidad de personas con minusvalía el objetivo actual del grupo es aumentar 1 punto porcentual este colectivo sobre la plantilla existente.

El Centro Corporativo del Banco Santander, en Boadilla del Monte (Madrid), a través de la Fundación Universia, promueve la inclusión del talento con discapacidad en su plantilla. Para lograrlo, desarrolla varias iniciativas. Entre ellas, la ofrece diferentes becas para estudiantes con discapacidad y a través de ellas se identifican profesionales con talento para que sean considerados para vacantes abiertas. El programa de prácticas Santander Incluye hace que el 10% de las prácticas en el Centro Corporativo estén reservadas a profesionales con discapacidad. La gestión de la diversidad en los equipos, incluyendo la discapacidad, es una de las variables que se utilizan para determinar el bonus de los altos directivos.

Santander ha puesto en marcha también sesiones de concienciación y trabajo en equipo para todos sus empleados. Son charlas y acciones formativas como Abre tus sentidos, una iniciativa de reflexión y experimentación para demostrar cómo los equipos diversos, incluyendo personas con discapacidad, pueden ser más fuertes y eficientes. Gracias a todas estas ideas, a finales del año pasado 54 personas con discapacidad se incorporaron al Centro Corporativo, 25 como empleados a tiempo completo y 29 como becarios. En 2019, la Fundación Universia concedió 436 becas a estudiantes universitarios con discapacidad y un total de 166 personas con discapacidad se incorporaron en empresas.

En Latinoamérica, Banco Santander también ha redoblado sus esfuerzos en favor de colectivos vulnerables con la creación de la iniciativa global Santander Todos. Juntos. Ahora. Con ella ha alcanzado los 105 millones de euros destinados a iniciativas solidarias para luchar contra la COVID-19. En Chile, por ejemplo, ha puesto en marcha el programa Becas de Alfabetización Digital que beneficiará a 200 personas que se capacitarán en conceptos y habilidades básicas de informática, contribuyendo así en su búsqueda de nuevas oportunidades sociales y económicas.