Público
Público

La empresa de telemárketing Extel 
utilizaba los despidos por causas médicas como un ERE encubierto

La empresa de telemarketing Extel, en A Coruña, invalidó en noviembre los justificantes médicos obligando al personal a coger bajas médicas, aunque sean de un solo día, lo que computa para la rescisión del contrato laboral. Hasta la fecha, han despedido a cuatro personas.

'Enfermar no es un delito'
Una pancarta en la que se puede leer el lema: 'Enfermar no es un delito'.- CIG

En noviembre de 2019, la empresa de call center Extel en A Coruña se amparó en el artículo 52 del Estatuto de Trabajadores para invalidar los justificantes médicos, de manera que sus 650 trabajadoras tienen que solicitar una baja médica, aunque necesiten solo un día de ausencia laboral. Esto computa para la suspensión del contrato, y es por ello por lo que a finales de año ya habían sido despedidas cuatro personas. Para el comité de empresa, el objetivo final de la firma es aplicar un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) encubierto aprovechando la Reforma Laboral del Partido Popular.

Extel era una filial de Adecco y desde enero pertenece a Analytics Business Solution (ABS). Las teleoperadoras atienden llamadas de Movistar y el 100% del cuadro del personal cuenta con un contrato indefinido, la mayoría a tiempo parcial. Desde la "modificación unilateral" impuesta por la empresa, la Conferencia Intersindical Galega (CIG), en su defensa, alegó que la medida supone un "prejuicio económico", ya que, hasta ese momento, los reposos de solo un día eran remunerados, siempre y cuando no agotasen las 35 horas del convenio.

Exactamente, en el artículo 52 del Estatuto de Trabajadores se recoge que el contrato podrá extinguirse "por faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses".

El comité de trabajadores no tiene datos facilitados por la dirección de Extel y solo les han comunicado que en la entidad existe entre un 18 y un 19% de absentismo laboral. La empresa no ha querido hacer declaraciones a Público. La CIG manifiesta que estas cifras no significan el total de bajas médicas y que se incluyen también las vacaciones. Los justificantes que ahora la firma no acepta, fueron admitidos "durante más de 20 años", cuenta la organización.

Son varias las consecuencias para las trabajadoras. La medida influirá negativamente en sus salarios: al tener que coger la baja, cobrarán solo el 70%, explica el sindicato. Como deben visitar al médico de cabecera para solicitar la baja y para darse de alta, tendrán dificultades en su conciliación, "haciendo que algunos tengan que realizar el doble de visitas al hospital para justificar solo un día".

Asimismo, la CIG rechazó los argumentos ofrecidos por la dirección para razonar la modificación, y denunciaron un "recorte de derechos" que ataca directamente a las teleoperadoras gallegas, "pretendiendo emplear esta estrategia para justificar despidos en base al supuesto absentismo laboral". El organismo interpuso el conflicto colectivo y se realizó un acto de conciliación el pasado 27 de diciembre en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación, pero Extel no acudió.

Fue en ese momento cuando el sindicato continuó la disputa por vía judicial. La CIG continuó movilizándose y los datos de participación fueron altos. La primera demanda radica en la abolición completa de la reforma laboral para poder "avanzar en la mejora de las condiciones laborales y salariales". En la última reunión el pasado 6 de enero con el comité de empresa, Extel anunció que valoraría la aplicación del artículo 52, y que daría una respuesta en 48 o 72 horas. Igualmente, la corporación también indicó que una de sus intenciones es "reducir el absentismo".

Tarjetas regalo de 100 euros por faltar a la huelga

Ante el calendario previsto de huelgas, Extel colocó un anuncio en la empresa, donde informaba de un sorteo de cuatro tarjetas de 100 € para aquellas personas que asistiesen a trabajar todas las horas convocadas por la empresa. "Premiamos tu asistencia", refleja el cartel. La CIG cuenta a Público que esto ha sido un "intento de boicot" para la movilización prevista del pasado 5 de febrero, que finalmente tuvo una participación el torno al 70%.

En el encuentro del pasado jueves del Comité de Empresa con la dirección de la entidad, Extel explicó que esas ausencias no se tendrán en cuenta para participar en el sorteo, algo que explicaron un día después del paro. La CIG expone que cambiaron de postura "para cubrirse la espalda ante una posible denuncia". La próxima semana será importante para la plantilla del call center: la CIG se reunirá con la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para pedir la derogación íntegra de la reforma laboral.

También, Extel y el comité de empresa volverán a reunirse por segunda vez. Las sensaciones para las trabajadoras tras el primer encuentro son positivas por las "buenas palabras" procedentes de la dirección, sin embargo, estarán expectantes "para comprobar que se materialicen los hechos". De todas formas, el inicio de la reunión no empezaba bien: la entidad recortaba el departamento de recursos humanos despidiendo a una persona. "Es un departamento que ya va muy pausado. Las palabras se las lleva el viento", cuenta la CIG.

Más noticias de Política y Sociedad