Público
Público

8M Las feministas cortan la Gran Vía de Madrid en la previa al 8M

Una marcha nocturna y 14 caceroladas han sido el preludio del 8M madrileño

Una mujer protesta en una cacerolada en Madrid durante la previa del 8M, día de la Mujer Trabajadora. REUTERS/Javier Barbancho
Una mujer protesta en una cacerolada en Madrid durante la previa del 8M, día de la Mujer Trabajadora. REUTERS/Javier Barbancho

Fermín Grodira

La revuelta feminista del 2020 ha tenido como prólogo en la noche de sábado de Madrid una "marcha nocturna de mujeres, bolleras y trans" contra la violencia patriarcal y varias caceroladas por los barrios de la capital, que han llegado a cortar la Gran Vía madrileña.

Los "grupos autónomos de autodefensa" han organizado la reclama nocturna de las calles y de la noche madrileña en la que han participado dos centenas de feministas. En la marcha, que ha recorrido el Paseo de Recoletos entre las 21:30 y las 23:00, se ha protestado contra la violencia patriarcal y a favor de la autodefensa feminista a través de lecturas de manifiestos, gritos y caceroladas.

Con diversas paradas en el recorrido, las activistas han recordado a víctimas de violencia machista que se defendieron y lo pagaron. Como Susana Flores, una mujer víctima de violencia machista en prisión por defenderse de su agresor. Como Higui, quien estuvo en la cárcel por defenderse de una violación correctiva y quien está pendiente de ser juzgada por homicidio en Argentina. Como Infancia Libre, la asociación cuya causa archivó Fiscalía al no ver ningún indicio de organización criminal, también ha sido defendida en la marcha nocturna. Una haka de autodefensa ha cerrado la reclama feminista en la intersección de la calle Alcalá con Gran Vía tras intervenir un grupo de docentes LGTBIQ.

Una cacerolada cortó la Gran Vía

La noche ha continuado con 14 caceroladas en barrios y pueblos de la Comunidad a partir de la medianoche del 8 de marzo. La llamada "cacerolada central" se ha realizado en la Puerta de Sol. Allí se han reunido más de trescientas personas para hacer resonar las reivindicaciones feministas en la plaza más emblemática de la capital. Entre cacerolazos y sonido de llaves se han coreado proclemas como "La lucha será feminista o no será", "Mujeres con pene, mujeres con vagina, hay muchas más mujeres de las que te imaginas", "No estamos todas, faltan las asesinadas" y "Sola y borracha quiero llegar a casa", lema feminista que esta semana provocó indignación entre la derecha española al ser incluido en un tuit del Ministerio de Igualdad.

La concentración se convirtió en manifestación cuando tras 40 minutos de ruidosa protesta, el grupo se desplazó para cortar el tráfico de la Gran Vía durante unos 20 minutos. El corte se produjo sin incidentes, salvo por un motorista que se encaró con las feministas en dos ocasiones. Tras la excursión a Gran Vía, la cacerolada acabó. Tocaba reponer fuerzas para otro 8M que se prevé masivo, el primero desde 2016 sin convocatoria de huelga o paro laboral a nivel estatal. El lema de este año es "Revuelta feminista. Con derechos, sin barreras. Feministas sin fronteras".

Más noticias de Política y Sociedad