Público
Público

El Gobierno concede la nacionalidad española a Ansu Fati

El joven futbolista podrá así participar en el próximo Campeonato del Mundo de Brasil Sub-17, que dará comienzo el día 26 de octubre.

El jugador del Barcelona Ansu Fati. / EFE/Alejandro Garcia

efe / público

El Consejo de Ministros concedió este viernes la nacionalidad española al futbolista del Barcelona Ansu Fati, que debutó con el primer equipo azulgrana el pasado 25 de agosto, en la segunda jornada de Liga, con 16 años.

Nacido en Guinea-Bissau el 31 de diciembre de 2002, Anssumane Fati se convirtió entonces en el segundo jugador más joven en vestir la elástica del Barcelona tras Vicenç Martínez Alama, que lo hizo en la campaña 1941-42 cuando tenía 16 años y 280 días.

El pasado 31 de agosto Ansu Fati se convirtió en Pamplona en el barcelonista más joven (16 años y 304 días) en marcar con el equipo en LaLiga, al superar a Bojan Krkic y Lionel Messi.

En su reunión de hoy y a propuesta de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, el Consejo de Ministros aprobó un real decreto por los que se concede la nacionalidad española por carta de naturaleza a Anu Fati, lo que le permitirá participar en el próximo Campeonato del Mundo de Brasil Sub-17, que dará comienzo el día 26 de octubre.

La solicitud ha sido presentada por la Real Federación Española de Fútbol y apoyada por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

La nacionalidad española por carta de naturaleza se otorga discrecionalmente por Real Decreto, cuando en el interesado concurren circunstancias excepcionales y después de tramitar un expediente para cada caso particular, como ha ocurrido en el que ha resuelto este viernes el Gobierno.

Críticas de casos similares

Un atleta ha denunciado a través de su perfil de redes sociales la falta de atención que ha recibido su caso comparado con Ansu Fati. Además, Moha Bakkali, corredor profesional, no ha conseguido la nacionalidad española. 

"Cuando hay interés, la burocracia cuenta menos. Y mientras tanto, una cantidad loquisima de gente esperando a que resuelvan sus expedientes. Un servidor lleva más de 16 años en España y el ministerio de justicia aún no sabe nada", ha denunciado en su perfil de Twitter. 

Casos similares

No es la primera vez que la nacionalidad es tan solo una excusa para agregar deportistas de élite, o prometedores, al deporte nacional. Los casos recientes más sonados fueron los de Munir El Haddadi, jugador de fútbol del Barcelona que debutó con España para luego jugar con Marruecos, o el de Bojan Krkic, que tuvo que elegir entre la selección nacional y la de Serbia. 

En 2011, el Consejo de Ministros dio luz verde a la nacionalización de Serge Ibaka, cosa que le permitió disputar el Eurobasket de Lituania con la Selección Española. La nacionalización del jugador no quedó libre de polémica ya que el secretario de Estado para el Deporte en el cargo en ese momento, Albert Soler, se mostró contrario a este tipo de nacionalizaciones aunque el informe favorable del CSD a la nacionalización de Ibaka, ya había sido redactado por su antecesor, Jaime Lissavetzky. Nikola Mirotic, jugador  de baloncesto nacido en Montenegro, también obtuvo la doble nacionalidad, lo que le sirvió para acudir con la selección al campeonato de Europa de 2015 y a los Juegos Olímpicos de 2016.

El atletismo es una de las disciplinas que más sufre este tipo de situaciones. En los Europeos de Zúrich 2014, 14 de los 73 atletas seleccionados eran de origen no español. Por ejemplo, el actual subcampeón olímpico en 110 metros vallas, Orlando Ortega, tiene nacionalidad española pero es nacido en Cuba.

Ara Malikian no obtuvo la nacionalidad

¿Deportistas sí y artistas no? Esa es la pregunta que muchos se hicieron tras la polémica en torno al violinista libanés Ara Malikian. El músico comunicó en 2013 que, tras un lustro de trámites, le habían denegado la nacionalidad. "Es muy fuerte que a otros que no viven aquí le regalen la nacionalidad, y a los que vivimos aquí nos la denieguen", denunció tras alegar que llevaba 15 años viviendo en España.