Público
Público

Open Arms El Gobierno de España está "dispuesto a participar en un reparto equilibrado de los migrantes" del Open Arms

Según El País, "los detalles no están cerrados" pero en términos generales el destino de los migrantes quedaría repartido entre "al menos una decena de Estados miembros", y "España podría acoger algo más del 10%".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Migrantes a bordo del Open Arms | Twitter Open Arms

El Gobierno "está dispuesto a participar en un reparto equilibrado de los migrantes" alojados en el Open Arms. Ésta es la respuesta oficial del Ministerio de la Presidencia enviada a Público, tras desvelar El País esta propuesta lanzada por el ejecutivo en la Comisión Europea.

"El Gobierno de España está trabajando con la Comisión Europea y otros países de la UE para lograr una solución común, europea, ordenada y solidaria a la situación del buque Open Arms, situado en estos momentos en aguas territoriales italianas", aseguran las mencionadas fuentes oficiales. 

Se trata de un cambio de criterio por "la precaria situación que se vive en cubierta del Open Arms, de bandera española", recordaba el citado diario basándose en informaciones de tres fuentes diferentes.

Así, España accede a participar en el modelo de reparto coordinado por la Comisión Europea para acoger a los 147 migrantes que acoge el barco desde hace ya dos semanas, provenientes de Libia y que fueron rescatados cuando naufragaban en alta mar.

"El Gobierno confía en poder alcanzar dicha solución y para ello ya ha trasladado a la Comisión, al gobierno italiano y a los países implicados en esta operación que nuestro país está dispuesto a participar en un reparto equilibrado de los migrantes alojados en el barco", remarca el Ejecutivo, que puntualiza que "el reto migratorio debe ser afrontado por la Unión Europea mediante mecanismos de colaboración en los que participen los países miembros, entendiendo que no es un problema exclusivo de los estados ribereños, sino que atañe al conjunto y que, por tanto, ha de afrontarse conjuntamente".

Según El País, "los detalles no están cerrados" pero en términos generales el destino de los migrantes quedaría repartido entre "al menos una decena de Estados miembros", y "España podría acoger algo más del 10%". Asimismo, las fuentes gubernamentales que cita el mencionado diario insistían en "mantener la máxima discreción sobre los detalles del operativo para no frustrarlo".

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, afirmó que los gobiernos de Francia, Alemania, Rumanía, Portugal, España y Luxemburgo le han transmitido su disponibilidad para acoger a parte de los 147 migrantes que están a bordo del barco.

"Este es el momento de insistir en la dirección de llegar a una solución europea, de lo contrario Italia se encontrará completamente aislada", comentó en una larga carta en su sitio de Facebook, dirigido a su ministro del Interior, Matteo Salvini.

División en Itralia

Mientras, en el Gobierno Italiano se profundiza la división. El antisistema Movimiento Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga, socios en el Gobierno italiano e inmersos en una crisis política, mostraron sus discrepancias sobre cómo gestionar el caso, informa EFE.

La Justicia italiana canceló el miércoles la prohibición contra Open Arms que había firmado el ministro del Interior italiano. Pero Salvini, que mantiene un pulso firme contra la inmigración, anunció que presentaría un recurso urgente ante el Consejo de Estado y que firmaría una nueva prohibición para impedir al barco entrar en aguas territoriales de Italia.

La ha firmado durante la madrugada, pero la prohibición también necesitaba del apoyo de los ministros de Transporte, Danilo Toninelli, y de Defensa, Elisabetta Trenta, ambos del Cinco Estrellas y que se negaron a hacerlo. "Más allá de las controversias de los últimos días, no debemos olvidar que hay niños y jóvenes que han sufrido violencia y abuso de cualquier tipo. La política nunca puede perder la humanidad. Por eso no he firmado", ha dicho la ministra Trenta.

En la misma línea se ha mostrado el ministro Toninelli, quien ha sostenido que firmar otra prohibición, después de que la Justicia italiana rechazara la primera, "habría puesto en dificultad al Gobierno" y "Salvini solo busca un consenso fácil".

El ministro del Interior italiano ha respondido en las redes sociales que humanidad "no es ayudar a traficantes y ONG", sino "invertir seriamente en África y no abrir los puertos italianos".

La pasada semana, el líder de la Liga dio por rota la coalición de Gobierno con el Cinco Estrellas y presentó una moción de censura contra Giuseppe Conte, que aún no tiene fecha de votación. La crisis política está causando en los últimos días que ambas formaciones crucen acusaciones en asuntos como inmigración, seguridad o asuntos sociales.

Más noticias en Política y Sociedad