Público
Público

Impiden a una niña jugar la final de un torneo de fútbol junto a sus compañeros

No pudo ni participar en el partido, ni recoger el trofeo ni hacerse la foto oficial con sus compañeros. Marta, a pesar de que el reglamento lo impide, había podido jugar sin problemas hasta entonces.

La Dirección Federal de Deportes de la Junta de Castilla y León impide a una niña jugar la final de un torneo regional de fútbol infantil

público

Marta Escribano, de 12 años, forma parte del equipo de fútbol sala masculino de Zarzuela del Pinar (Segovia). Su equipo ganó el pasado domingo 28 de mayo la copa de los Juegos Escolares de Castilla y León pero ella no pudo ni participar en el partido, ni recoger el trofeo y hacerse la foto oficial con sus compañeros.

El problema saltó a la luz tras la reclamación por la "alineación indebida" del Zarzuela-Carbonero por parte de un equipo leonés que había perdido 11 a 0 ante el de Marta. Tras la queja la niña tuvo que dejar de jugar con el resto de niños. Debido a la escasa población de la región, es habitual que en Segovia los equipos sean mixtos, por lo que en un principio nunca hubo oposición a que Marta fuese parte del Zarzuela-Carbonero. 

Según la Dirección General el torneo contempla una categoría femenina, por lo que Marta debe jugar junto a otras niñas. La madre de la niña relata cómo trataron a su hija después de que su equipo ganara la final: "Una de las coordinadoras [de la competición] que estaba en el pabellón nos dijo que la niña no podía bajar a por el trofeo, que ni se nos ocurriera, que no querían ni que pusiera un pie en la pista y que ya le darían una medalla".

"La hicieron sentirse como si fuera un bicho raro", lamenta la madre

"La hicieron sentirse como si fuera un bicho raro", lamenta la madre. Su equipo, que no pudo comprender el trato hacia la jugadora, se acercó a las gradas para entregarle la copa a la niña y uno de sus compañeros le entregó su medalla. 

"Es muy injusto que no me dejen jugar al fútbol por ser niña. Yo formaba parte del equipo y me sentía una más", explica la niña que ve "muy deprimente" haber llegado a la final y no haber podido jugar. Según su entrenador, Luis Tapia "hagan lo que hagan, no pueden impedir que una niña disfrute del sueño de jugar al fútbol", publica Times

Más noticias de Política y Sociedad