Público
Público

Incendio Tenerife Controlado este domingo el incendio que ha quemado en Tenerife 3.000 hectáreas

"El peligro se aleja, pero el operativo se mantiene en alerta", ha explicado el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez.

22/05/2021. Un helicóptero del Gobierno de Canarias descarga agua sobre una de las zonas afectadas por el incendio en el municipio de Arico (Tenerife). - EFE
Un helicóptero del Gobierno de Canarias descarga agua sobre una de las zonas afectadas por el incendio en el municipio de Arico (Tenerife). Ramón de la Rocha / EFE

El incendio forestal, ya estabilizado, que se inició el pasado jueves en Arico (Tenerife) continuará por el momento en nivel 2 de alerta –la gestión seguirá siendo del Gobierno de Canarias–, mientras que un nuevo cálculo con el satélite Copérnico ha reducido la superficie afectada a unas 3.000 hectáreas en un perímetro que ha subido a 42 kilómetros.

El fuego ha incidido no solo en la capa baja de la vegetación de pinocha, matorral y retama, como se pensaba hasta ahora, sino que han sido dañados también pinos antiguos o pinos padre, aunque todavía no se pueden concretar cifras porque la evaluación medioambiental está pendiente.

La mejora meteorológica, con un descenso de la temperatura hasta los 20 grados durante el día y un aumento de la humedad hasta cerca del 50%, ha permitido la estabilización del incendio, así como el acierto, coordinación y cooperación de todo el operativo de extinción. Se mantiene la previsión de rachas de viento de hasta 50 kilómetros por hora durante el día, si bien la intensidad podría bajar por la noche, así como la dirección.

El descenso de la temperatura y el aumento de la humedad, claves en el control del incendio

"El peligro se aleja, pero el operativo se mantiene en alerta", ha explicado el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez. Aunque el control pueda ser declarado pronto, la extinción completa puede tardar semanas, dada la inaccesibilidad de algunas áreas afectadas, como el barranco del Río y el barranco de Tamadaya. No obstante, el consejero explicó que "está estabilizado, lo que significa que no se desbordan las líneas de control que ha fijado la dirección del ataque del siniestro".

También ha explicado que este domingo ha comenzado la desescalada de los equipos operantes, por lo que se han replegado la UME de Gran Canaria y los equipos Presa y Bravo del Cabildo grancanario, continuando un centenar de profesionales trabajando por tierra, además de cuatro helicópteros y tres hidroaviones.

Durante el operativo no ha habido afecciones a núcleos poblados y no se ha producido ningún incidente de seguridad entre los efectivos que intervienen en la zona. La estabilización de las llamas ha permitido que empiecen a regresar a sus bases algunos de los refuerzos recibidos desde otras islas, como el destacamento de la Unidad Militar de Emergencias de Gran Canaria y las brigadas enviadas por el Cabildo de esa isla.

En tierra siguen actuando 100 efectivos del operativo de extinción, o "combatientes" como se denominan en su argot, apoyados desde el aire por cuatro helicópteros y tres aviones anfibios, los que, con el descenso en la intensidad del viento, han podido repostar agua directamente en el mar y no en el aeropuerto Tenerife Sur como ocurrió el sábado.

Los senderos y pistas que dan acceso a la zona afectada se mantendrán cerrados en las próximas semanas, ha informado el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, quien ha dicho que finalmente no han sido dañadas líneas eléctricas.

El alcalde de la localidad, Sebastián Martín, ha informado de que algunas infraestructuras en las salidas de galerías de agua sí han sido afectadas por las llamas, pero se han tomado las medidas oportunas para que no haya problemas de abastecimiento.

Pedro Martínez, director del operativo técnico de extinción, ha explicado que los trabajos para estabilizar el incendio se centraron desde el sábado por la tarde en el barranco de Tamadaya. Allí, el cambio en la dirección del viento, que descendía desde la cumbre al ponerse el sol, empujaba el frente hacia las zonas bajas del municipio, pero fue contrarrestado con una quema controlada ascendente que permitió la extinción de las llamas en ese punto.

Desde el fondo del barranco del Río, inaccesible desde tierra, sigue saliendo humo, pero la humedad en el lugar ayudará a la extinción en esa parte, ha apuntado Martínez.

Continúa la vigilancia para evitar que se reproduzca

Aunque el incendio está estable, el técnico ha dicho que no se puede abandonar la vigilancia porque podría reproducirse. La zona seguirá humeando durante bastante tiempo y en la parte alta del monte de Arico puede haber afecciones importantes a los pinos padre, ha lamentado.

Se seguirá trabajando durante las próximas semanas

Mientras, el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, aseguró que se va a seguir trabajando durante las próximas semanas en el terreno porque es un fuego bastante extenso y lo habitual es que surjan rebrotes que haya que atajar.

Por ello, apuntó que se va a seguir limitando el acceso a la zona durante las próximas semanas, ya que aún quedan bastantes días para seguir controlando la situación.

Más noticias