Público
Público

Marta Calvo Investigan la relación del sospechoso del crimen de  Marta Calvo con una tercera muerte

Jorge Ignacio Palma fue el último cliente de dos mujeres que ejercían la prostitución fallecidas aparentemente por sobredosis en abril y junio de este año. 

El autor confeso del crimen de Manuel, Jorge Ignacio P. llega este martes a los juzgados. EFE

EFE

La Policía Nacional investiga la posible relación del autor confeso de la desaparición de Marta Calvo, Jorge Ignacio Palma, con la muerte de una mujer que ejercía la prostitución el pasado mes de junio en València, en circunstancias similares a la fallecida en abril y cuyo último cliente fue este mismo hombre.

Al parecer, en todos los casos existen precedentes de consumo de drogas, una posible muerte por sobredosis y sexo, por lo que se está tratando de determinar la relación de estos casos, han confirmado fuentes cercanas a la investigación.

Jorge Ignacio P. ya fue detenido e investigado por la Policía Nacional por la muerte de una mujer que ejercía la prostitución en un piso del barrio valenciano de Ruzafa el pasado mes de abril.

Jorge Ignacio P. ya fue detenido e investigado por la Policía por la muerte de una mujer que ejercía la prostitución en un piso de València

Este colombiano de 38 años fue el último cliente de la mujer, cuyas compañeras de piso encontraron indispuesta tras este encuentro y trasladaron a un centro hospitalario, donde falleció.

En este caso, varias cámaras de seguridad registraron la imagen de Jorge Ignacio P. accediendo y saliendo del domicilio donde se citó con la fallecida.

Según avanza este jueves el diario Levante-EMV, la Policía Nacional investiga ahora las posibles relaciones de estos hechos con el fallecimiento de una tercera mujer el pasado mes de junio en unas circunstancias muy similares.

Se trata, informa este diario, de una mujer que ejercía la prostitución también en el barrio de Ruzafa y que murió aparentemente por sobredosis de cocaína en junio tras haber mantenido relaciones con un cliente.

Buscan el cuerpo de Marta Calvo en un vertedero

Alrededor de 30 guardias civiles, además del personal de la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos, trabajan junto a perros adiestrados desde primera hora de la mañana de este jueves en la búsqueda del cuerpo de Marta Calvo en el vertedero del municipio valenciano de Dos Aguas.

Estas pesquisas policiales tiene su origen en el relato del autor confeso de la desaparición de esta joven de 25 años, Jorge Ignacio P., de 38, que declaró haber descuartizado a la víctima en la localidad de Manuel y arrojado los restos a varios contenedores de basura.

Una treintena de guardias civiles trabaja junto a perros adiestrados en la búsqueda del cuerpo

Fuentes de la investigación han explicado que, además de este registro en Dos Aguas, cerca de 150 agentes de la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias (UME) continúan rastreando el término municipal de Manuel, donde residía el detenido y se perdió la pista a la joven, y sus alrededores.

El citado vertedero está ubicado en la localidad del mismo nombre, a unos 70 kilómetros al oeste de la capital valenciana, y es el destino diario de cerca de 1.500 toneladas de residuos urbanos del área metropolitana de València.

Alrededor de 30 guardias civiles ,perros adiestrados, además del personal de la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos. EFE/Kai Försterling

Para la búsqueda del cuerpo de la joven se utilizará maquinaria pesada y otras herramientas manuales con las que descompactar las balas de residuos, además de perros adiestrados en la localización de cadáveres, han informado las mismas fuentes.

Existen precedentes de la búsqueda y hallazgo de cadáveres humanos en estas instalaciones 

Existen precedentes de la búsqueda y hallazgo de cadáveres humanos en estas instalaciones, cuyos restos no fueron detectados en las plantas de reciclaje por donde previamente pasan los residuos, en este caso las de Quart de Poblet y Manises.

El 4 de junio de 2012, y tras cuatro días de búsqueda en los que se registraron alrededor de 300 balas de basura de más de una tonelada de peso cada una, la policía halló el cuerpo de un niño de tres años.

Las dos mujeres que estaban a su cuidado mientras la madre trabajaba en Francia declararon que el menor falleció de forma accidental y posteriormente se deshicieron del cadáver y denunciaron su desaparición. 

Más noticias de Política y Sociedad