Público
Público

LGTBI Catalunya Orgullo y negocio: el capitalismo rosa catalán

El coronavirus ha dejado al Pride sin desfile en Barcelona, pero mantiene algunas actividades. Repasamos el mundo de los negocios orientados a las personas LGTBI, que organizan habitualmente el evento

Assistents a la desfilada Pride 2018 de Barcelona, dedicada  aquest any a les persones refugiades LGTBI. EFE/Alejandro García
Asistentes al desfile del Orgullo de Barcelona. EFE/Alejandro García

maria rubio

El Día del Orgullo se conmemora el 28 de junio en todo el mundo en homenaje a los disturbios de Stonewall, en 1969, en respuesta a las redadas policiales contra personas LGTBI. Más allá de la trascendencia histórica de la fecha, el 28 de junio también se ha instalado una fórmula de celebrarlo poco acorde con a los movimientos sociales, durante la cual empresarios organizan un desfile de carrozas que sirve como escaparate de sus marcas dirigidas a personas LGTBI: clubes, cruceros e incluso aerolíneas o marcas de desodorantes, que enarbolan la bandera del arco iris para comercializar sus productos.

Este es el llamado capitalismo rosa, que en Catalunya tiene su máxima expresión en el Pride Barcelona, organizado por la patronal de empresas LGTBI, la Asociación Catalana de Empresas LGTBI (Acegal). El desfile cuenta con el apoyo de algunas entidades, como el Observatorio Contra la Homofobia, que considera que es un altavoz para llegar a más público. Por el contrario, otros critican que el Pride utilice su dolor para hacer dinero y que mercadeen con el Día del Orgullo para hacer publicidad de sus negocios: "¿Te imaginas un 8 de marzo organizado por Ausonia y Tampax?", rezaban las octavillas anti-Pride repartidas en 2019 por estas fechas. Repasemos quienes son y a qué se dedican los empresarios del capitalismo rosa catalán que están detrás del Pride Barcelona.

La cúpula de la patronal LGTBI

Al frente de la Acegal está Ferran Poca, quien cogió las riendas de la patronal el año pasado. Poca declaró que quería "la revitalización del Gaixample" y hacer de Barcelona "un referente en captación de talento y empresas enfocadas al colectivo LGTBI". Es presidente de la promotora de eventos y agencia de publicidad Locamente, encargada de grandes citas como el mismo Pride, el World Pride Madrid 2017 o el tour mundial del popular reality show estadounidense RuPaul. Antes de todo esto, Poca venía del mundo bancario, con 15 años de experiencia en CaixaBank como directivo.

El actual jefe del Pride cogió el relevo de Juan Julià, quien se fue de la dirección del Pride después de que en 2019 no se permitiera la participación de Ciudadanos por sus pactos con Vox. Julià, que sí se mantiene en la Acegal, es el propietario de Axel Hotels, dirigidos al público LGTBI y en especial a hombres gays. Julià tiene hoteles abiertos en Barcelona, pero también en Ibiza, Las Palmas de Gran Canaria, San Sebastián, Madrid, Berlín, Venecia y Miami. La sede empresarial se encuentra en la capital catalana, si bien se trasladó temporalmente a Madrid durante la fuga de empresas tras el 1 de octubre.

Quien ha ocupado el vacío de la cúpula del Pride ha sido Xavier Saula, abogado y socio fundador del despacho Auris Advocats. Saula tiene experiencia en derecho mercantil y bancario, al ser “la mano derecha de gerentes de empresas”, según indica su LinkedIn. Además, este abogado forma parte de la junta directiva de la Asociación de Gestación Asistida Reproductiva (AGAR), una entidad que ofrece servicios de gestación subrogada en Estados Unidos, Canadá, Georgia y Ucrania.

La única mujer del equipo directivo del Pride es Maria Giralt, vicepresidenta de Acegal, conocida por su pasado militante en las filas del feminismo radical y por ser una de las lesbianas del Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC). Participó en la primera manifestación del Orgullo en la Rambla de Barcelona, en 1976. Años más tarde, creó la televisión online Gayles.tv, pero antes también lanzó una marca de ropa interior para mujeres lesbianas, Bollo and Butter, y una línea de cruceros llamada The L Cruise, actividades empresariales que ahora están paradas.

El último nombre de la cúpula es el de Eduardo Suñer, CEO de la empresa de moda masculina Denier, SL, con marcas como SE Collection o Addicted y tiendas por toda Europa y en Estados Unidos. Cuenta con veinte franquicias y más de 200 puntos de venta en todo el mundo, y en 2018 consiguió una facturación de ocho millones de euros.

El orgullo se adapta a la pandemia

Este año, el Pride Barcelona no podrá celebrar el desfile de carrozas por culpa de la pandemia, pero ha anunciado una programación especial en Betevé, un hecho criticado por las plataformas anti-Pride, que consideran que los empresarios están utilizando la televisión pública como escaparate. Además, también se celebrará una manifestación el 27 de junio en el centro de Barcelona, que toma el relevo de la manifestación unitaria de cada año, así como un acto el mismo 28 de junio en el distrito de Nou Barris del 28J Autónomo, la plataforma que organizó el discurso contrario al Pride en el año 2019.

Más noticias