Público
Público

Machismo en un bar de Gijón: "No tocar las tetas a la camarera sin desinfectarse antes las manos"

Un cartel de un bar ha creado polémica en las redes sociales y en varios colectivos feministas, que ha terminado con el local pidiendo perdón por el "chiste" machista.

Publicación en las redes sociales del bar. / Conseyu de la Mocedá.
Publicación en las redes sociales del bar. / Conseyu de la Mocedá.

Público

Un bar de Gijón ha creado polémica en las redes sociales por un cartel machista que colgaron en la barra del local y que ellos mismos difundieron. "No tocar las tetas a la camarera sin desinfectarse antes las manos" ha sido el cartel por el que el bar Saurom ha pedido perdón.

El cartel ha generado una gran indignación provocando la reacción de algunos colectivos feministas, como el de Mujeres Jóvenes de Asturias que han difundido un comunicado contra este acontecimiento. "Legitimar y blanquear la violencia y el acoso sexual en forma de chistes dice muy poco de vosotros, un local de ocio nocturno al que mayoritariamente acuden jóvenes".

"No entendemos muy bien cuál puede ser el motivo para colgarlo: quizás sea porque existe un riesgo real de que vuestra clientela le toque las tetas a la camarera con las manos infectadas de covid-19, en cuyo caso no solo tendríais que reforzar las medidas de seguridad sino que deberíais también revisar a qué clase de personas dejáis entrar en vuestro bar", añade el colectivo de Asturias en el comunicado.

Además el colectivo feminista ha pedido al local que considere que mensaje quiere mandar: "Si queréis formar parte de la erradicación de la violencia sexual o si queréis perpetuarla", y se han ofrecido para ayudarles a mejorar estos mensajes y eliminar los mensajes que legitiman la violencia y acoso sexual, "si algún día queréis plantearos qué clase de medidas o acciones podéis hacer para contribuis a hacer una sociedad más justa e igualitaria, podéis mandarnos un mensaje".

Nada de bromas machistas

Aridane Cuevas la presidenta del Conseyu de la Mocedá, una agrupación de asociaciones juveniles, asegura que los dueños han explicado que se trataba de "una broma interna" y lamenta que este tipo de mensajes todavía sigan presentes en la sociedad. "No es una broma, es un acto machista premeditado y difundido en sus propias redes sociales".

Tras la polémica, los responsables han admitido que han cometido "un error muy machista". "Por ello queremos pedir perdón. Era una broma fuera de lugar", han asegurado en redes sociales. 

La alcaldesa

Una de las últimas voces en pronunciarse sobre todo lo ocurrido ha sido la de la alcaldesa de la ciudad, Ana González, visiblemente enfadada por lo sucedido. Ha calificado el hecho de "intolerable" y ha anunciado que ha encargado a la Oficina de Políticas de Igualdad el estudio de "alguna acción legal". Tampoco está de acuerdo con la rectificación realizada porque "hay determinadas cosas que no deben ocurrir".

Más noticias de Política y Sociedad