Público
Público

Violencia machista Un magistrado del Tribunal Constitucional detenido por la Guardia Civil acusado de violencia de género

El juez detenido, Fernando Valdés, quiere "apartarse de forma voluntaria" de la composición del Tribunal de Garantías para "no dañar la imagen de la institución" aunque insiste en que la denuncia no tiene "ningún fundamento", ha explicado a la Cadena SER.

Otras miradas - El Tribunal Constitucional, las manifestaciones con coronavirus y su línea favorable a la constitucionalidad del confinamiento
Fachada del tribunal Constitucional (foto de archivo)

agencias

El magistrado del Tribunal Constitucional Fernando Valdés que la pasada noche del lunes había sido detenido por la Guardia Civil ha declarado que está decidido a "apartarse de forma voluntaria" de la composición del Tribunal de Garantías, con el fin de "no dañar la imagen de la institución" aunque considera que la denuncia por un presunto delito de violencia de género "no tiene ningún fundamento", según ha reconocido a la Cadena SER.

La detención se produjo en su domicilio en la madrileña localidad de Majadahonda (Madrid) tras una denuncia tramitada por su esposa en el marco de un posible delito de violencia de género. Según El Español, que adelantó la noticia, la Guardia Civil se personó en casa del juez tras la llamada de algunos vecinos alertando de una fuerte discusión en el domicilio.

Este martes por la mañana fue puesto a disposición del juzgado de guardia -el del Primera Instancia e Instrucción nº 7 del Majadahonda (Madrid)- cuya titular ha acordado su puesta en libertad a primera hora de la tarde.

Fernando Valdés. /Europa Press

La decisión de la magistrada ha sido adoptada "tras valorar el estado de salud y la edad del detenido, teniendo en cuenta la epidemia sanitaria derivada de la covid-19 y que, por su condición de magistrado del TC, está aforado ante el Tribunal Supremo", sostiene una nota del Gabinete de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Debido a su cargo de miembro del Constitucional, Valdés sólo puede ser detenido si se aprecia un presunto delito flagrante, como ha sido este caso. El magistrado está aforado ante el Tribunal Supremo, órgano al que se inhibiría el juzgado de violencia de género si encuentra indicios de delito como para proseguir con el procedimiento abierto con la detención.

El presidente del Constitucional, Juan José González Rivas, ha suspendido sus vacaciones en Galicia para regresar a Madrid y abordar de forma inmediata la crisis derivada por este asunto. No obstante, Valdés tendrá que acudir en las próximas horas al juzgado, cuando sea citado por la magistrada, que, previsiblemente, al ser el detenido magistrado del Tribunal Constitucional, derivará el asunto al órgano competente, con toda probabilidad al Tribunal Supremo.

Catedrático de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social y magistrado del Constitucional, Valdés, de 75 años, llegó al Constitucional en 2012 a propuesta del PSOE y ya ha concluido su mandato, por lo que su puesto está pendiente de renovación. 

Delitos penales que salpican a otros miembros

No es la primera vez que un miembro del Constitucional se ve envuelto en un delito penal. El primero de junio de 2014, el actual consejero de Justicia, Interior y Víctimas de la Comunidad de Madrid, Enrique López, fue detenido por conducir su moto en estado de embriaguez, por cuadriplicar la tasa de alcoholemia permitida, ir sin casco y saltarse un semáforo en rojo.

Enrique López dimitió pocas horas después de su cargo y aceptó una sentencia condenatoria. Fue condenado a la pena mínima de cuatro meses de multa con cuota diaria de 12 euros y la retirada del carnet de conducir durante ocho meses.

Sin embargo, López regresó a la Audiencia Nacional, fue apartado de juzgar los casos relacionados con la trama de corrupción Gürtel y Luis Bárcenas, junto a Concepción Espejel, por sus vinculaciones con el Partido Popular. Y actualmente es consejero de la Comunidad de Madrid a instancia de Pablo Casado, presidente del PP.

Más noticias de Política y Sociedad