Público
Público

Maltrato animal La tauromaquia se desploma con una caída del 61% en el número de espectáculos desde 2007

El número de festejos de taurinos desciende enormemente en 12 años y el año 2019 continúa con la misma tendencia, con una reducción de un 6% frente a 2018, según las estadísticas publicadas por el Ministerio de Cultura.

Un torero en el festival de San Fermín en Pamplona. Reuters/Susana Vera
Un torero en el festival de San Fermín en Pamplona. Reuters/Susana Vera

alejandro tena

La tauromaquia continúa su declive, a pesar a los apoyos públicos que recibe. Así lo demuestran los datos publicados por el Ministerio de Cultura, que revelan una caída del 6,3% de los festejos taurinos de 2019 respecto al año anterior. En un año se ha pasado de 1.521 espectáculos de maltrato hacia el toro a 1.425. Una caída de 96 eventos que viene a confirmar el ocaso del sector, cuya caída respecto a 2007 es del 61%, según el análisis realizado por la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal (AVATMA).

En cualquier caso, la caída interanual del 6% de los espectáculos es aún más abrupta que la que el sector experimentó en 2018, cuyo descenso porcentual fue del 2,1% respecto a 2017, según las estadísticas anuales del Ministerio de Cultura, institución de la que dependen los eventos taurinos.

Las corridas de toros, el principal evento de maltrato hacia el toro, sufren las repercusiones de esta tendencia, ya que en el último año se llevaron a cabo 349 espectáculos frente a los 369 de 2018, es decir, 20 corridas menos y un descenso del 5,4%. Lo mismo ocurre con otras formas de violencia hacia el toro permitidas por el Estado español, como son las novilladas que han pasado de 484 a 456 en un año. En el caso de las novilladas que utilizan picadores, las más agresivas para el animal, han sufrido un ligero repunte interanual, al celebrarse 222 en 2019 y 217 en 2018. No en vano, en la serie histórica, este tipo de espectáculos han experimentado una caída del 64,93%.

"Cada día se cuestiona más que un ciudadano cualquiera pueda dar muerte a estos animales como forma de diversión"

Las becerradas –festejos en los que se maltrata a toros de en torno a un año de vida– también continúan con una tendencia de declive, puesto que se ha pasado de 109 eventos a 97 en el último año, además de una bajada histórica respecto a 2007 del 70,4%. "Este tipo de festejos son, sin duda, los más crueles dentro del panorama taurino, por la indefensión de los animales, que tienen menos de dos años, y por la impericia de los aprendices de las escuelas de tauromaquia y de los simples aficionados, que suelen ser los que los lidian. Su caída demuestra que esos centros de aprendizaje de maltrato animal, tienen muy poco interés para los más jóvenes y que cada día se cuestiona más que un ciudadano cualquiera pueda dar muerte a estos animales como forma de diversión", explican desde AVATMA.

El denominado toreo cómico, sigue siendo residual en España y su aceptación social parece haber disminuido, ya que se ha pasado de 17 eventos a 11 en un año, además de una caída histórica del 90,6% respecto a 2007, cuando se celebraban más de 115 festejos de bufo hacia el animal.

Los datos de 2019, además, continúan una tendencia positiva para los sectores animalistas que empezó en el año 2018. Y es que, hasta esa fecha, los festejos populares con toros –prácticas tradicionales no profesionales– habían experimentado cierto crecimiento, pese a la caída de los eventos en plazas. No en vano, en 2018 se redujo en 222 espectáculos menos, algo que ha vuelto a ocurrir en el último registro oficial de Cultura. Así pues, de las 17.698 fiestas populares con maltrato hacia el toro en ese año se ha pasado a 16.915 en 2019, es decir 783 acontecimientos populares menos.

Menos profesionales en un sector sin mujeres

La comparación de los datos de 2019 y 2018 ponen de manifiesto que cada vez existen menos profesionales que vivan del sector taurino. Así, las estadísticas de Cultura reflejan que en España hay 9.993 profesionales inscritos, sin embargo, tal y como señala AVATMA, estar inscrito no quiere decir que puedan ejercer, ya que de estos casi 10.000 profesionales sólo 5.357 cuentan con licencia. Dicho de otro modo, solo el 53% de ellos pudo ejercer su profesión en el último año.

Sólo hay 245 mujeres profesionales dentro del Registro General de Profesionales Taurinos, es decir, el 2,5% del total

Cabe indicar que la cifra de profesionales con licencia se ha visto mermada en el último año ya que en 2018 había 5.597 personas que contaban con la documentación necesaria para ejercer, es decir, 140 personas más vinculadas al sector. De este número de personas activas, la mayor parte (1.844) son mozos de espada, que representan el 34,4% del total, seguidos de los banderilleros y picadores (1.527), el 28,5% del total y de matadores de novillos (1.280), el 23,89% del total.

El Ministerio de Cultura detalla el sector por edades, de tal forma que entre los 16 y 29 años hay 1.460 profesionales, otros 2.170 entre los 30 y 44 años, 1.494 entre los 45 y 64 años y, por último, 233 personas activas con 65 o más años de edad.

Por otro lado, las cifras del Ministerio de Cultura evidencian que, además de ser una actividad vinculada al maltrato animal, la tauromaquia es un sector dominado por hombres. Tanto es así, que en 2019 sólo se han contabilizado 245 mujeres profesionales dentro del Registro General de Profesionales Taurinos, las cuales suponen tan sólo el 2,5% del total. En otras palabras, el 97,5 % de las personas vinculadas al sector son hombres.

El "misterio" de la ganadería de lidia

Pese al descenso de los eventos con maltrato hacia el toro, las empresas ganaderas del sector han aumentado, lo cual es considerado, según AVATMA, "un misterio" sin explicar. Tanto es así, que el número de explotaciones ha pasado a ser de 1.327 en 2007 a 1.339 en 2019, es decir, 12 empresas más.

"Este extraño aumento podría deberse a la fragmentación de algunas ganaderías en dos o más, por la venta o por la separación de determinados hierros", argumenta la organización abolicionista. "La única razón que encontramos es que, las jugosas subvenciones del Plan Agrario Común (PAC), hagan que muchas de estas ganaderías, la mayoría, se mantengan pese a que no vendan ni un solo animal para festejos taurinos".

Además, existen dudas al respecto debido a la variación de datos según la fuente que se consulte. Mientras el Ministerio de Cultura registró 1.339 empresas ganaderas de reses de lidia, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca presenta una cifra menor de 895 entidades ganaderas. Asimismo, sorprende que del total de las empresas ganaderas, tan sólo 290 empresas (el 26,69%) hayan vendido algún animal para lidia, según las cifras de Cultura.

Los datos del sector de 2019 ven la luz en un momento de convulsión fruto de la crisis del coronavirus, que ha puesto en una situación difícil a esta industria vinculada al maltrato animal. En los últimos meses, el lobby taurino ha puesto en marcha una campaña de presión hacia las instituciones para reclamar un rescate. Fruto de ello, el Ministerio de Cultura anunció la semana pasada que incluiría a las corridas de toros dentro del paquete de ayudas de la covid-19 destinadas los diferentes actores culturales de España.

Más noticias de Política y Sociedad