Público
Público

La Manada El militar de 'La Manada', expulsado del Ejército

En la actualidad, se encontraba "por imperativo legal" en servicio activo sin posibilidad de asignación de destino, pero las Fuerzas Armadas han resuelto mediante un expediente administrativo la pérdida de su condición de militar.

Publicidad
Media: 3.94
Votos: 18

Alfonso Jesús Cabezuelo, uno de los componentes de 'La Manada' a su salida del juzgado de guardia de Sevilla. EFE/Pepo Herrera

El soldado Alfonso Jesús Cabezuelo, uno de los miembros de 'la Manada' condenado por abusos sexuales, ha causado baja en el Ejército, ha informado el Ministerio de Defensa.

En la actualidad, se encontraba "por imperativo legal" en servicio activo sin posibilidad de asignación de destino, pero las Fuerzas Armadas han resuelto mediante un expediente administrativo la pérdida de su condición de militar.

Según recuerda el departamento que dirige Margarita Robles, a Cabezuelo se le abrió un expediente por condena por delito doloso en virtud de la sentencia de la Audiencia Provincial de Navarra que le condenó por abuso a nueve años de cárcel, igual que a los otros cuatro jóvenes sevillanos por los hechos ocurridos en los Sanfermines de 2016, tras haber sido acusados de violar a una joven madrileña el 7 de julio de ese año, de madrugada, en un portal de Pamplona.

Así, en una nota, el Ministerio explica que a Cabezuelo se le aplica ahora la Ley de Tropa y Marinería y una disposición de la Ley Orgánica de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas para "resolver" la pérdida de su condición de militar.

El soldado Cabezuelo, tras conocerse la sentencia, pasó a la situación de suspenso en funciones, hecho que no conlleva el cese de su pertenencia a las Fuerzas Armadas.

Cuando posteriormente se decretó su libertad tuvo que pasar "a la situación de servicio activo", que es lo que estipula el artículo 111.2 de la Ley de la Carrera Militar. No obstante, y también en virtud de la misma la ley, "se acordó por los órganos competentes la prohibición de obtener destino".

Antes de los abusos sexuales en los Sanfermines de 2016 por los que fue condenado, Cabezuelo, que era soldado de profesión, estaba destinado en la Unidad Militar de Emergencia (UME) de Morón de la Frontera (Sevilla). Su contrato con las Fuerzas Armadas tenía la condición de "compromiso de larga duración", lo que se alargaba hasta la edad de 45 años.

Pertenecía a los Biris —ultras seguidores del Sevilla CF— y había protagonizado enfrentamientos con otros ultras. Ya en 2015 fue condenado a dos años de cárcel por un delito de lesiones cometido en 2013. Además, está siendo investigado por la violación grupal a otra joven en Pozoblanco, en la que se le considera protagonista.

"Populismo"

Por su parte, el abogado Agustín Martínez, defensor de Cabezuelo y otros tres miembros de 'la Manada', ha criticado el "populismo" de que se haya difundido la expulsión del Ejército de su cliente, una decisión que recurrirá.

Martínez ha explicado a Efe que su cliente conoce esta resolución desde el 16 de octubre, por lo que no entiende que se haya difundido ahora por el Ministerio de Defensa, algo que califica como "marketing o populismo sobre un asunto judicial".

El letrado ha calificado de "inaudito" y "absurdo" el comunicado hecho público sobre esta decisión, ante la que presentará un recurso de reposición y en caso de no prosperar el correspondiente recurso contencioso, al considerar que la ley que regula el régimen disciplinario del Ejército deja claro que la expulsión por comisión de delito doloso requiere que exista una sentencia firme.

En el caso de la Manada, la condena a 9 años de prisión por abusos sexuales dictada por la Audiencia de Navarra está pendiente del recurso de apelación que debe resolver el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

Ha criticado que "hace tres meses decían que no podían echarlo del Ejército y ahora sí", al tiempo que ha insistido en la vulneración de la protección de datos con la difusión de expulsarle "publicando su nombre sin proteger la identidad", que a su juicio Defensa debe preservar con independencia de que los nombres de los cinco miembros de la Manada sean sobradamente conocidos.

Más noticias en Política y Sociedad