Público
Público

María Salmerón Justicia intenta acelerar los trámites del indulto a María Salmerón ante su inminente entrada en la cárcel

El plazo de 15 días de ingreso voluntario en prisión que se le comunicó el pasado día 11 de noviembre se cumple este martes, pero según fuentes del Ministerio de Justicia el posible indulto no llegaría antes de las Navidades. Desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía afirman que los recursos al auto de prisión no paralizan el plazo y que una vez cumplido éste se puede emitir una orden de busca y captura.

María Salmerón gana tras una década la primera batalla judicial a su maltrador
María Salmerón.

marisa kohan / Manuel Sánchez

El próximo día dos de diciembre se cumple el plazo de 15 días que la jueza del Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla, Eva María Medina Zamora, dio a María Salmerón para ingresar en prisión de forma voluntaria. A partir de ese día, el juzgado puede emitir una orden de busca y captura para ejecutar dicha medida. Este plazo comenzó a contar el pasado día 12 de noviembre, un día después de que se le notificara verbalmente el inicio del período voluntario, a pesar de que para entonces el expediente para un posible indulto a Salmerón (el cuarto que se le concedería) ya estaba en marcha.

Fuentes del Ministerio de Justicia afirman a este diario que los trámites del indulto están en marcha, pero calculan que el expediente completo y la resolución final que deberá aprobar el Consejo de Ministro podría tardar todavía cerca de dos meses, por lo que no podrá ser aprobado antes de Navidades. Según estas fuentes, el Gobierno tiene voluntad de acelerar todos los trámites para la concesión del indulto, dada la situación en la que está Salmerón de inminente entrada en la cárcel, pero también indican que faltan informes por llegar y que hay que cumplir los plazos marcados en estos procedimientos, que están muy reglados.

Desde la Fiscalía de Sevilla confirman a Público que los trámites para un indulto ya se han iniciado, pero que esta institución todavía no ha elaborado su informe preceptivo, cosa que hará en breve. La concesión de un indulto está recogida en una ley de 1870 y tiene un procedimiento muy garantista que obliga a la elaboración de diversos informes. Debe haber uno sobre la condenada (que ya realizó la Policía Nacional a finales de octubre), otro del Ministerio Fiscal y uno de la parte contraria. Con todos estos informes el juzgado sentenciador (el que la condenó), realiza un informe no vinculante que envía finalmente al Ministerio de Justicia y éste al Consejo de Ministros para su decisión final. Antes de que todos estos trámites estén realizados, no hay posibilidad de declarar un indulto, por lo que este martes, último Consejo de Ministros antes de que se acabe el plazo voluntario de ingreso en prisión, no podrá haber ningún pronunciamiento por parte del Ejecutivo.

Ingreso en prisión sin notificar

El 14 de junio del año pasado una sentencia condenó a María Salmerón a nueve meses de prisión por un "delito continuado de desobediencia grave a la autoridad con agravante de reincidencia" al haber incumplido las visitas de su hija con su expareja condenado por malos tratos. En este juicio también declaró su hija, Miriam Ruiz Salmerón, quién ratificó en el juzgado que era ella quien no quería ver a su padre. Entonces, la joven tenía 19 años y era mayor de edad. Un mes más tarde (el 10 de julio), el Juzgado de lo Penal número 6 de Sevilla emitió un auto por el que se pedía el ingreso inmediato en prisión y daba 15 días para que lo hiciera de forma voluntaria para cumplir dicha pena.

Sin embargo, fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) han afirmado a Público que tras ese auto de julio no se realizó la notificación personal a Salmerón de ingreso en prisión, requisito indispensable para que el tiempo comience a contabilizarse. Por eso, afirman, este apercibimiento se envió al juzgado de Dos Hermanas (Sevilla) en noviembre para que se le notificara y comenzara a correr el plazo. 

La comunicación la recibió Salmerón el pasado 11 de noviembre, cuando fue requerida de urgencia para que se personara esa misma mañana ante el servicio común de notificaciones y embargos del juzgado de Dos Hermanas. Allí, una funcionaria le leyó la parte dispositiva del auto de la jueza del 10 de julio por el que se le daban 15 días para ingresar en prisión voluntaria y le hizo entrega del último auto de la jueza, fechado el 30 de octubre. En él, la magistrada desestima el recurso de reforma de la defensa contra la pena de cárcel y se ratificaba en la entrada en prisión.

José Estanislao, abogado de María Salmerón confía en que su defendida no ingresará en prisión "ni el dos, ni el tres, ni el cuatro...", tal como explica a Público. Confía en que el recurso que presentó contra el último auto de la jueza sea admitido y paralice el proceso. "No va a entrar en prisión. Es un plazo que le han dado, pero está recurrido y no se va a ejecutar. No creo que se ejecute antes de que se mire el recurso y, por pronto que esto ocurra, no será antes de enero o febrero", explica el letrado.

Desde el TSJA afirman que el hecho de que el auto esté recurrido no significa que el plazo voluntario de entrada en prisión se detenga, por lo que si la jueza no paraliza el proceso, una vez cumplido el plazo puede decretar la busca y captura en cualquier momento para ejecutar la medida

En el recurso al auto de octubre en el que la jueza reafirmaba el ingreso en prisión el abogado de Salmerón solicitó, además, que "se suspenda la ejecución de la pena privativa de libertad" por tres motivos. Por un lado, por existir este recurso a la decisión de la jueza, que tiene que valorar ahora la Audiencia Provincial. También pide que se deje en suspenso hasta que se decida si se le concede el indulto, cuyos trámites ahora intenta acelerar el Gobierno, y, en tercer y último lugar, pide a la jueza que no ejecute la pena de cárcel mientras el Tribunal Constitucional decide sobre el recurso de amparo presentado recientemente.

Dos décadas de martirio

El caso de María Salmerón se remonta casi dos décadas atrás, cuando en el año 2000 esta mujer denunció a su expareja por malos tratos. Él acabó condenado a 21 meses de prisión, condena que no cumplió por ser menor a dos años y no tener antecedentes penales. Desde entonces, Salmerón se ha visto envuelta en una odisea judicial por incumplir las visitas de su hija con su expareja, que le ha acarreado cuatro condenas de prisión. De tres de ellas se libró gracias a sendos indultos del Gobierno. En 2015 recibió un reconocimiento de manos del entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por su lucha por los derechos de las mujeres.

Durante los últimos años Salmerón defendió que lo único que hizo fue respetar el deseo de su hija de no ver a su padre. Ella desde que tiene uso de razón, ha manifestado que no quiere tener relación con él. En una entrevista reciente en Público, la hija de María Salmerón se preguntaba: "¿Por qué siguen condenando a mi madre si desde que tengo uso de razón he dicho que no quiero ver a mi padre?".

Diversas organizaciones feministas que se reunieron con el ministro de Justicia a finales de la semana pasada se interesaron por el estado de los trámites del indulto y han advertido que no se quedarán ni quietas ni calladas si Salmerón es obligada a entrar en prisión.

Más noticias de Política y Sociedad