Público
Público

José Antonio Marina: "Un gobierno que cree que con tener el BOE puede cambiar la escuela se equivoca"

El pedagogo y filósofo ha publicado su último libro en el que explica cómo poner en marcha la inteligencia. Además, expone varias teorías de la psicología y la neurociencia para definir 'talento' como "el buen uso de la inteligencia".

Publicidad
Media: 3.89
Votos: 9

El pedagogo y filósofo ha publicado su último libro en el que explica cómo poner en marcha la inteligencia. Además, expone varias teorías de la psicología y la neurociencia para definir 'talento' como "el buen uso de la inteligencia".- EFE

MADRID.- José Antonio Marina, autor del Libro Blanco del Docente en el que cuestionó los métodos de evaluación y la formación de los profesores, defiende a los jóvenes y denuncia la "grave precariedad que sufren. Es lógico que estén desanimados".  "Las editoriales, las publicaciones y los medios prefieren a alguien consagrado y malo que a una persona joven y talentosa. Y esto llena la sociedad de mediocridad", afirma en una entrevista para Público.

El pedagogo y filósofo ha publicado su último libro Objetivo: Generar talento. Cómo poner en marcha la inteligencia, en el que explica varias teorías de la psicología y la neurociencia para definir 'talento' como "el buen uso de la inteligencia" y establece una "hoja de ruta" para que las personas puedan "diseñar su propio cerebro".

En su libro habla de cómo generar el talento. Explica que el talento se consigue entrenando la inteligencia ejecutiva a través de la educación. ¿Cree que en las escuelas y universidades españolas es posible entrenar esta inteligencia?

Creo que es posible, pero creo que no se hace de una manera generalizada. Primero porque una parte de la pedagogía que se emplea está muy anticuada y, en segundo lugar, porque hay algunos enfoques estructurales que lo hacen difícil. Por ejemplo, nosotros en la educación tenemos unos currículos gigantescos, todo el mundo quiere poner algo más en él. Por lo que no tenemos tiempo para dedicarnos a entrenar esas habilidades especiales, que en realidad se trata de adquirir hábitos.

Creo que el talento es la gran riqueza de las naciones porque hemos entrado en una sociedad del conocimiento, y el que no sea capaz de aprender y desarrollar talento se va a quedar marginado.  Tanto en la enseñanza básica como en la enseñanza universitaria y postuniversitaria tienen que ponerse las pilas y darse cuenta de que las cosas han cambiado y de que la educación tiene que estar cambiando continuamente, como la sociedad.

Una ley que tendríamos que tener en todos los despachos administrativos y políticos es la de Revans que dice que “una sociedad, una institución o una persona para sobrevivir necesita aprender con la misma velocidad con la que cambia su entorno”.

¿Qué recomendaciones daría a un profesor para llegar a ser un gran entrenador de la inteligencia ejecutiva?

En la enseñanza primaria, el niño tiene que ir configurando su memoria básica. Es decir, que vaya consolidando redes de conocimientos y de hábitos que sean ampliables y que él pueda aprender a dominar en la adolescencia. Hay hábitos de pensar, emocionales y de acción, que son aprender a superar las frustraciones, el mantener las metas, etc. Esto se consigue educando a través de proyectos porque es así como funciona la inteligencia. El talento es quien es capaz de lograr organizar su acción por proyectos que merecen la pena. Y esos proyectos tienen muchas ventajas educativas porque interesa a los niños. Dar sentido a lo que están aprendiendo hace que el aprender tenga una finalidad. Es muy motivador y acostumbra al niño a entrar en esta dinámica.

En la adolescencia cambia el asunto porque hay que enfocar todo su proceso de aprendizaje en que tiene que tunear su cerebro. ¿Qué te entusiasma, qué es lo que te motiva? El entrenador puede saber qué hacer, pero eres tú el que tiene que hacerlo, el que tiene que aplicarlo.

¿Cómo motivaría a un adolescente a potenciar su talento cuando ven, por ejemplo, por la televisión a jóvenes que sin estudiar y sin explotar su educación llegan a ganar bastante dinero?

"La juventud ha cumplido su parte formándose muy bien y la sociedad no le está dando facilidades para hacer su proyecto de vida".

Eso es un problema que tiene que solucionar la sociedad. Nosotros hemos roto un pacto social con la juventud. Era un pacto implícito, pero que funcionaba. La sociedad decía a la juventud que su obligación era formarse y la nuestra era que si te has formado es que te daremos facilidades para formar tu vida. Ahora el problema es que la juventud ha cumplido su parte formándose muy bien y la sociedad no le está dando facilidades para hacer su proyecto de vida.La precariedad que tienen los jóvenes es muy grave. Es lógico que mucha gente joven esté desanimada.

Yo creo que hay que hacer esa llamada a la sociedad, pero también hacer una reflexión a la gente joven que es que una buena formación no garantiza al 100% el éxito, pero el no formarte te va a marginar con toda seguridad

Hay que apoyar a la gente joven. Las editoriales, las publicaciones y los medios prefieren a alguien consagrado y malo que a una persona joven y talentosa. Y esto llena la sociedad de mediocridad.

¿Algún político se ha puesto en contacto con usted para llevar a cabo sus propuestas o para pedirle consejo?

Luis Gadicano me ha llamado por si quiero participar en una sesión informativa en el Congreso sobre cómo sería posible crear un Pacto de Estado sobre Educación. Y le he dicho que sí porque de temas de educación yo hablo con quien me lo pida. No pertenezco a ningún partido político, nunca he querido tener ningún cargo educativo precisamente para mantener mi independencia en educación.

Sería bueno que el pacto educativo se inicie desde fuera de los partidos políticos porque si nace de un partido, automáticamente los demás estarían en contra. Tiene que ser una propuesta de la sociedad civil, sin protagonismos de los políticos. Me gustaría participar en una especie de ‘Libro Blanco de pacto educativo’.

¿En qué se ha quedado el Libro Blanco?

Se que el ministro Méndez de Vigo lo distribuyó por todas las escuelas, pero que la gestión tiene que hacerla el siguiente ministro. Espero que lo haga y sobretodo quiero contar con los medios de comunicación que fueron fundamentales para la vigencia que tuvo. Si cuento con su ayuda me gustaría volver a plantearlo porque creo que es urgente.

Me da la impresión de que vamos a hacer las cosas al revés. Un gobierno que cree que con tener el BOE puede cambiar la escuela se equivoca. Primero hay que ir a las escuelas y saber qué pasa en las aulas, porque una cosa puede estar en el BOE y no pasar de ahí. El hecho de que hayamos fracasado en todas las reformas educativas que hemos emprendido es porque lo hemos hecho mal precisamente por eso.

¿Qué opinión le merece un estudio reciente de la OMS que alerta de que los alumnos españoles están muy estresados por la carga de deberes?

Es verdad que tenemos mal organizado el asunto de los deberes. Pero lo que puede estresar al alumno son también otras cosas. No sólo es el problema de los deberes, sino que tienen una cantidad de actividades extraescolares que no es normal. Dedican muchas horas a cosas que no son las que les gustarían hacer.

"No sólo es el problema de los deberes, sino que tienen una cantidad de actividades extraescolares que no es normal".

Deberíamos racionalizar los deberes, sobretodo en primaria. Donde deben aprender los niños es en la escuela porque si se da demasiado protagonismo a lo que el alumno hace en casa introducimos una discriminación peligrosa, porque habrá muchos niños tengan un entorno familiar que no les van a poder ayudar por muchas razones, ya sean económicas, educativas o sociales. Lo que proponemos en la Universidad de Padres es que en el primer curso de primaria se tengan 15 minutos de deberes cuatro días a la semana y que se vaya subiendo 15 minutos cada curso, de manera que en el último curso tendrían 6 horas de deberes a la semana.

Ahora se abre el plazo de matriculación para las escuelas, ¿qué recomendaría a los padres para buscar una buena escuela para sus hijos?

En primer lugar, sería deseable que pudieran elegir la escuela y luego es que vean cuál es el proyecto educativo de la escuela. Cómo entienden la educación y cuáles son los procedimientos pedagógicos que introducen porque pueden cambiar mucho de una escuela a otra. Eso es más importante que ver la composición del alumnado porque hay escuelas con un porcentaje grande de inmigrantes que son estupendas.

Una buena escuela es la que tenga la seguridad que todos los niños pueden progresar y que crean en el desarrollo del talento de cada niño. Ojalá consiguiéramos que en todas las escuelas se educara el talento de todos los niños porque es lo único que resolvería todas las cosas.

Otra recomendación es que, una vez hayan elegido la escuela, colaboren con ella. Los padres que participan con el centro y ayudan consiguen mejores resultados para sus hijos.

Más noticias en Política y Sociedad