Público
Público

Los mayores que buscan desheredar a los hijos: "No quieren saber nada de mí"

Una asociación de mayores pide que se modifique el Código Civil para que los ancianos puedan decidir qué hacer con su patrimonio y abre el debate sobre si este cambio dejaría a algunos legitimarios desamparados.

Un hombre mayor observa el mar.
Un hombre mayor observa el mar. Pixabay

La madrileña Paquita Alcántara cumple 70 años dentro de un mes, pero hace más de diez que la relación con su hijo no es como a ella le gustaría. "Nunca me llama y si le llamo yo me habla normal, pero cuando le pregunto por qué es así conmigo no quiere hablar del tema", cuenta esta mujer que se plantea desheredar a su primogénito.  

"¿Si no quiere saber nada de mí ahora, sí que querrá saberlo después?", se pregunta Alcántara, que empezó a plantearse privar de la legítima hace unos cinco años, cuando falleció su madre y su hija menor le mostró su apoyo para dar este paso, del que no se avergüenza: "Para mí no es nada feo, lo malo lo está haciendo él, que no me hace caso", explica rotunda.  

Sin embargo, el camino para lograr la desheredación de un hijo es "muy farragoso". Así lo describe el presidente de la Asociación Cultural de Mayores de Fuenlabrada (Acumafu), Marcelo Cornellá. La entidad ha asesorado a cerca de 5.000 personas que se encuentran en la misma situación que Paquita. Por eso, reclaman que el Código Civil, que ahora solo permite desheredar a los hijos de la legítima en unos supuestos muy concretos, se modifique. 

Acumafu ha asesorado a cerca de 5.000 personas que quieren desheredar a sus hijos

En concreto, Acumafu, que empezó a ejercer en 2015 una labor de mediación entre padres e hijos que en muchos casos terminaba en asesoramiento jurídico, está ahora recogiendo firmas a través de una campaña que bajo el título "si no cuidan que no herenden" pretende lograr un cambio en la norma, vigente desde 1889. "El Código Civil está obsoleto", explica Cornellá, que cree necesario que este vire hacia el modelo anglosajón, que permite elegir a todos los herederos sin imposiciones: "Queremos tener libertad para hacer con el patrimonio lo que se crea oportuno", sentencia. 

Y es que para desheredar a un hijo de la legítima, que hace referencia a una parte del total de la herencia (que varía dependiendo de la comunidad autónoma), se debe justificar algún motivo de los que contempla la ley y que van desde el atentado en contra de la vida de la persona firmante del testamento hasta el maltrato de obra. De hecho, en 2014, el Tribunal Supremo dio la razón a un hombre que alegó maltrato psicológico de sus hijos para privarle de lo que por ley les hubiese correspondido. 

La abogada María López, del equipo de letrados que asesora a Acumafu, explica a Público que la jurisprudencia prueba que la ausencia de los hijos puede generar un menoscabo en la salud mental de los progenitores, que puede llegar a ser considerada malos tratos. Por ello, la desheredación sería posible aportando pruebas objetivas de tal "rechazo, abandono y menosprecio". 

Con la petición de Acumafu sobre la mesa, se abre la discusión sobre si el cambio de modelo dejaría desamparados a algunos de los legitimarios que deberían recibir la herencia. López cree que ante la propuesta de pasar a un modelo anglosajón "cabría debate", pero asegura que el Código Civil se podría cambiar "tal y como se hizo con el matrimonio" para permitir la unión de personas del mismo sexo, al menos, "para introducir entre las causas para la desheredación el abandono".

Visibilizar un problema agravado por la pandemia

"Lo que necesitamos es que los hijos nos llamen, verles un ratito y que nos den un abrazo, no mucho más", resume Paquita. Unas necesidades que la pandemia ha dificultado que muchos mayores viesen cubiertas. "Con el coronavirus la situación se ha recrudecido mucho", explica Cornellá, que cuenta que las peticiones de asesoramiento para desheredar a hijos han crecido en los dos últimos años con el estallido de la emergencia sanitaria. 

Paquita Alcántara: "Tenemos que ser valientes porque estamos luchando por lo que es nuestro"

En este contexto, Paquita Alcántara cree que es vital que se hable de la importancia que a su juicio tiene la reforma del Código Civil. "Ojalá cambiara un poco la situación", dice esperanzada. La madrileña considera necesario que se hable de esta cuestión, que Acumafu prevé llevar al Congreso de los Diputados, donde Compromís ya ha registrado una proposición no de ley para desheredar a los hijos que se desentienden. "Tradicionalmente, los trapos sucios se lavaban en casa pero tenemos que ser valientes porque estamos luchando por lo que es nuestro", sentencia Alcántara. 

Más noticias