Público
Público

Medio ambiente WWF reclama una reducción de la extracción de agua y la recuperación del acuífero de Las Tablas de Daimiel

La organización se ha manifestado con motivo de la visita de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), Teresa Ribera, al Parque Nacional de Cabañeros.

La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera (d), visita el Parque Nacional de Cabañeros, a 6 de abril de 2021,
La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, visita el Parque Nacional de Cabañeros, a 6 de abril de 2021,. Patricia Galiana / Europa Press

WWF ha reclamado una reducción drástica de la extracción de agua y la recuperación del acuífero sobreexplotado que alimenta Las Tablas de Daimiel antes de su transferencia a Castilla-La Mancha, mientras que Ecologistas en Acción (EA) Castilla-La Mancha ha advertido sobre "los efectos negativos" que el cambio supondría para estas y para el Parque de Cabañeros.

Así se han manifestado ambas organizaciones con motivo de la visita de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), Teresa Ribera, al Parque Nacional de Cabañeros acompañada por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, con el que ha abordado la transferencia de estos parques nacionales.

En nota de prensa, WWF ha insistido en la necesidad de retrasar la transferencia de Las Tablas hasta que la Junta "adopte una política real de reducción de extracción de agua por el regadío y enfoque su desarrollo a actividades independientes del agua".

Al respecto, ha insistido en la situación crítica en la que se encuentra este parque nacional "debido a décadas de sobreexplotación del acuífero para la agricultura" y ha precisado que el nivel del agua subterránea del acuífero de la Mancha Occidental del que se alimenta es "alarmante", puesto que es inferior a los 20 metros en los Ojos del Guadiana, lugar donde partía el agua hacia Las Tablas.

WWF ha considerado que no existen garantías de que el traspaso del parque suponga una mejora, ya que la Junta de Castilla-La Mancha "sigue fomentando nuevos cultivos de regadío que suponen un consumo rígido y estructural (inflexible) de agua". Además de cuestionar que no se hayan tomado medidas para reducir las extracciones ni para acabar con las extracciones ilegales, pese a su "crítica situación", también ha reprochado a la Junta autonómica que "haya solicitado públicamente la extracción de 100 hm3 adicionales para seguir manteniendo este modelo totalmente insostenible".

Ha mostrado, asimismo, su oposición a la intención del Ejecutivo autónomo de alimentar el acuífero artificialmente con el trasvase de aguas desde la 'Tubería manchega', procedente de la mermada cuenca del Alto Tajo, por considerar que es "un plan inaceptable y supone una huida hacia adelante que agravará aún más la situación del acuífero".

"Es necesario que el Plan Hidrológico del Guadiana garantice que se cumplen los objetivos de buen estado ecológico que dicta la Directiva Marco del Agua y que consiga que 35 hectómetros cúbicos de agua manen de los Ojos del Guadiana, ya que eso supondría que el parque nacional está vivo y que las administraciones sigan comprando fincas con derechos de agua", ha concluido.

Por su parte, Ecologistas en Acción CLM, en reflexión de lo que puede implicar la transferencia para el futuro de los dos espacios protegidos "más emblemáticos" de la región, ha estimado que la Junta ha adoptado posturas contrarias a la conservación y mantenimiento de los parques nacionales como territorios representativos de dos de los ecosistemas naturales más importantes de España, el bosque mediterráneo y los humedales de interior.

En el caso de Daimiel, ha asegurado que la postura del Gobierno regional ha quedado "al descubierto" en las alegaciones que ha presentado ante la Confederación Hidrográfica del Guadiana CHG) al esquema de Temas Importantes del nuevo Plan de Demarcación.

Por lo que respecta a Cabañeros, ha criticado al Ejecutivo regional que "ha sido y es renuente a asumir el final de la caza, por lo que ha intentado disfrazar de control de poblaciones esta actividad" y, también, que se ha opuesto a contemplar "debidamente" la restauración de los impactos que provocan los cientos de kilómetros de vallados y tiraderos que jalonan el parque nacional "deteriorando su flora y su fauna"

Más noticias de Política y Sociedad