Público
Público

Menores en Ceuta Explotación infantil, abusos sexuales y matrimonio forzoso: la 'mochila' de la infancia migrante que huyó a Ceuta

Save The Children ha entrevistado a más de 200 niños y niñas que llegaron a la ciudad durante tras la crisis fronteriza. Uno de cada cuatro sufrió violencia física, abusos o malos tratos en su país de origen. Uno de cada seis padeció "tortura o trato degradante antes de llegar a España". 

Varios menores se escapan de las naves del Tarajal, a 24 de junio de 2021, en Ceuta (España).
Varios menores se escapan de las naves del Tarajal, a 24 de junio de 2021, en Ceuta (España). Antonio Sempere / Europa Press

Violencia física, abusos o malos tratos, persecución por orientación sexual, matrimonio forzoso y rechazo de la propia familia. Es el resumen de la ONG Save the Children sobre una parte importante de los niños no acompañados que siguen en Ceuta un mes y medio después de la crisis diplomática entre Marruecos y España.

La situación en la ciudad autónoma sigue siendo crítica, sobre todo para los más de mil menores no acompañados que accedieron a nado, en la avalancha permitida por Marruecos en la que llegaron a la ciudad más de 10.000 personas el pasado mayo. En todo este tiempo, unos 800 menores siguen viviendo en lugares improvisados con malas condiciones y sin un horizonte claro a la vista. Otros, cada vez más, duermen en las calles y los montes por temor a una devolución a Marruecos o por hartazgo ante las malas condiciones descritas en estos espacios de la que también es consciente la propia Fiscalía de Menores de la ciudad.

El Gobierno local pidió la colaboración de Save The Children para realizar las primeras entrevistas personales a los menores para identificar situaciones de vulnerabilidad. Hace algunas semanas, la ONG ya avanzó que una gran parte de los casos estudiados presentaban perfiles vulnerables para los que no es recomendable la repatriación.

Este viernes, la ONG ha detallado algunos datos más sobre este trabajo, y las conclusiones siguen siendo preocupantes. Han realizado 220 entrevistas a menores alojados en uno de los recursos improvisados, el albergue de barracones de Piniers. Son 135 niños y 85 niñas de entre 12 y 17 años. Uno de cada cuatro, alerta la ONG, han sufrido violencia física, abusos o malos tratos en su país de origen. Uno de cada seis aseguran haber sufrido "tortura o trato degradante antes de llegar a España".

La ONG detalla que, salvo once chicos originarios de países de África subsahariana, el resto de los entrevistados son marroquíes. La mayoría, explican, decidió aprovechar la permisividad de Marruecos de aquellos días para cruzar a España tras sufrir "explotación laboral, el rechazo de sus familias o persecución en el país de origen por su orientación sexual". En el caso de las niñas, son habituales las historias de huidas de un "matrimonio forzoso", casos de la "violencia de género" o "abuso sexual en el entorno familiar", entre otros motivos.

La repatriaciones encallan

A pesar de que la intención inicial del Gobierno era repatriar a la mayor parte de los niños y niñas para que regresaran con sus familias, la realidad es que este proceso ha quedado encallado por varios factores. Entre ellos están la propia ley española y la Convención de Derechos del Niño, que obligan a estudiar cada caso de forma individual y valorar cuál el el interés superior del menor mientras este permanece acogido y tutelado por la Ciudad Autónoma.

También están las trabas que Marruecos está poniendo a las pocas reagrupaciones que cuentan informes favorables del Área del Menor de Ceuta tras haber localizado a las familias han sido localizadas y la presentado toda la documentación requerida para que se realice el trámite de reagrupación familiar. Y, al mismo tiempo, faltan de medios materiales y humanos en Ceuta para gestionar este enrome reto que, según el propio presidente, Juan Jesús Vivas, "es insostenible" ahora mismo.

Solicitantes de asilo y atención médica especializada

De todos los menores entrevistados por Save the Children, 13 ya han manifestado voluntad de solicitar asilo, y la ONG ha detectado y remitido a la Dirección General de Infancia y Adolescencia (DGIA) de Ceuta 41 perfiles vulnerables con problemas médicos que requieren atención especializada.

La organización recuerda que aún se desconoce la cifra total de niños, niñas y adolescentes que llegaron a la ciudad autónoma entre el 17 y el 18 de mayo, así como el número de menores que se encuentran viviendo actualmente en situación de calle. El único dato disponible procede de la policía de Ceuta, que ha registrado a 1.108 niños, niñas y adolescentes hasta el momento.

Piden un sistema de reparto de menores que implique también a otros estados miembro de la Unión Europea

Save the Children subraya su "especial preocupación" por todos lo menores que siguen fuera de los sistemas de protección, sin recursos económicos ni apoyo o tutela de un familiar o adulto. En ese sentido, Unicef también ha criticado la falta de una "respuesta adecuada" ante la situación. "Esta cantidad de niños que no tienen una respuesta adecuada es algo que no podemos consentir como país desarrollado", dijo el pasado lunes el responsable de Educación en Derechos de Infancia y Campañas de UNICEF España, Nacho Guadix, en una rueda de prensa.

Avanzan los escasos traslados  a Península

Por el momento, además de las instalaciones improvisadas, entre las que hay naves industriales en desuso, polideportivos y barracones de obra en un gran descampado, el único plan político que se ha puesto en marcha ha sido el traslado de unos 200 menores que ya estaban acogidos en el centro de menores La Esperanza para hacer sitio a los recién llegados. Fue el resultado de un acuerdo entre el Gobierno y las comunidades autónomas pocos días después de la crisis fronteriza, pero es del todo insuficiente, según todas la fuentes consultadas.

El Gobierno de Ceuta prevés que los traslados terminen de realizarse a finales de julio. Por el momento, tan solo han llegado a sus nuevos destinos 13 acogidos por Baleares, 13 por Andalucía, ocho por Castilla y León, 20 a Galicia y 11 a Extremadura.

Tanto Save the Children como Unicef insisten en que haya una iniciativa política para diseñar un mecanismo de reparto interterritorial, no solo con el resto del país, sino que implique también a otros estados miembro de la Unión Europea.

Save the Children ha pedido además un "plan de emergencia a nivel estatal" que proporcione recursos económicos y humanos al sistema de protección ceutí mientras dure la crisis. 

Más noticias