Público
Público

Más de mil infantes en Galicia se quedarán sin comedor escolar y Plan Madruga el próximo curso

Las Anpas de Pontevedra comunicaron que el protocolo contra la covid-19 de la Xunta es "inviable" y por ello han decidido suspender los servicios para el periodo 2020-21.

Niña escribiendo / Pixabay
Niña escribiendo / Pixabay

Desde que la Xunta de Galicia hizo público el protocolo contra la covid-19 en las aulas, las protestas en el ámbito educativo no cesan. Esta vez ha sido la Federación Provincial de Anpas de los centros públicos de Pontevedra (FAMPA) y su decisión de suspender los servicios de comedor y Plan Madruga, los cuales dirige, por considerar "inviables" las condiciones de la Consellería de Educación para afrontar el próximo curso.

Las actividades extraescolares también saldrán mal paradas. La propuesta del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo significa que en los comedores escolares se reduzca en un 80% la capacidad de alumnado, de manera que del 20% restante el voluntariado tendría que elegir quiénes pueden optar a las comidas. Como consecuencia, el incremento del gasto subiría "como mínimo un 100%" para las familias, según ha informado la Fampa de Pontevedra. El presidente de la federación, Rogelio Carballo, explica a Público que esto crearía un "conflicto social" y que los comedores están hechos "para todos".

La responsabilidad sanitaria, también en las clases y demás instalaciones de los colegios, recae en el centro, de manera que las personas encargadas de la calidad alimentaria y de los posibles accidentes son las responsables de las labores de desinfección. Esta desorganización contrasta con algunas medidas del Ejecutivo autonómico como los "grupos burbuja". Se reduce la ratio de alumnos por clase a 25 como máximo, que pueden interactuar entre sí y se evitará a la vez contactos con el resto del centro. Sin embargo, la misma cadena de higiene se rompe en el uso del transporte escolar y la ausencia de medidas de seguridad pautadas.

Así las cosas, el curso 2020-2021 para los alumnos de infantil será todavía más anormal de lo que ya iba a marcar el coronavirus. No se podrán desenvolver comedores ya que la organización integral es de las Anpas y las familias tendrán que buscar otras maneras para conciliar. Los centros de enseñanza afectados son más de 30 en Vigo, 18 de Pontevedra y 5 de Marín. Desde FANPA se comprometen a llevar a cabo los comedores si la Consellería "busca mecanismos" para solucionar las dificultades. De lo contrario, reclamarán todos los daños y prejuicios "ante la justicia en forma de demanda colectiva", declaró Carballo.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, opinó sobre la noticia. “Lamentamos esa amenaza por parte de esas Anpas, pero no le oculto la sorpresa”, comunicó el barón gallego. Cuando el Gobierno publicó el documento, cuatro días después de las elecciones autonómicas, los sindicatos y colegios públicos manifestaron su malestar y el desconocimiento de Educación. Abandonaron la mesa sectorial por no haber tenido en cuenta a las familias y por delegar toda la responsabilidad en los centros -incluso en el alumnado- sin dotación presupuestaria ni de personal. Por su parte, concluyeron que, si la Consellería no modifica el documento, pedirán que no se inicien las clases en septiembre.

"El curso escolar tiene que empezar y no va a quedar por la administración educativa", añadió Feijóo. Por ello, ha pedido que estas asociaciones reflexionen y les ha invitado a darse un "baño de realismo" por la situación sanitaria. Preguntado sobre estas afirmaciones, el presidente de FANPA sostiene que la protesta no lleva intención política. "No es una cuestión de atacar a la Consellería porque sí. Feijóo debería saber que no somos operadores económicos, no somos una empresa, somos una asociación sin ánimo de lucro".

Este viernes las Fanpa Pontevedra y la Federación Olívica de Asociacións de Nais e Pais de Alumnos de Vigo e Comarca (Foanpas) han pedido diálogo a la Consellería de Educación. Explicaron que se reanudará el servicio si se dan tres condiciones. La primera, una atención a todo el alumnado. Lo que implica el uso de más espacios tanto para el comedor como para los madrugadores y más monitores y cuidadores para supervisar. La segunda radica en que los costes derivados de las diferentes actuaciones sean asumidos por el Gobierno autonómico, como del material sanitario y de limpieza. La última, una colaboración integral de la Consellería. El acuerdo tiene que llegar lo antes posible, ya que el 10 de agosto se abre la matrícula para los comedores en Pontevedra.

Más noticias de Política y Sociedad