Público
Público

"No se puede amparar desde lo público": medio centenar de personas protestan contra la actuación de Plácido Domingo en Mérida 

El tenor actuó este sábado en la capital extremeña. La actuación tuvo una respuesta desde el feminismo, contrario a la sensación de impunidad que transmite su presencia en el Teatro de Mérida.

Imagen de la protesta contra el concierto de Plácido Domingo en Mérida.
Imagen de la protesta contra el concierto de Plácido Domingo en Mérida. EUROPA PRESS

En los aledaños del Teatro Romano de Mérida podían leerse pancartas contundentes. "No te escuchamos porque las escuchamos a ellas" o "Plácido abusador" ilustraban la previa del concierto de este sábado de Plácido Domingo, que estuvo envuelto en polémica por todos los escándalos que rodean al tenor. 

Unas acusaciones de abuso sexual contra el cantante español y una posterior investigación que daba veracidad a los hechos son el punto de partida para que se formara una protesta enfrente del recinto donde Domingo actuaría. El tenor, a raíz de la investigación, pidió disculpas públicas y asumió "toda la responsabilidad". "Las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de como eran en el pasado", aseguraba en un comunicado pasado. 

En torno a medio centenar de personas acudió a protestar contra el concierto de Plácido Domingo en el marco del Stone & Music Festival. Una de las representantes de la Plataforma 8M convocante de la concentración, Marisa Tena, ha considerado que "desde lo público no se puede amparar este modelo de actuación", tras lo que ha señalado que "no podemos blanquear un acto tan grave como es el abuso y el acoso a mujeres por el mero hecho de que quien lo hace tenga una personalidad que sea pública o que sea notoria", ha manifestado.

En declaraciones a los medios, Tena ha explicado que con esta concentración piden la cancelación de la actuación de Plácido Domingo en el Teatro Romano de Mérida, ya que todavía se está "a tiempo" porque "no se puede hacer un concierto" que lo que hace es "volver a revictimizar a las víctimas, ponerlas otra vez en tela de juicio y dar una imagen de tolerancia frente a la violencia contra las mujeres".

Además, ha pedido que los contratos públicos tengan una cláusula para que "no se permita que este tipo de personas que están reconocidas como autores de delitos contra las mujeres estén ocupando espacios públicos" y se "reconsidere" para futuros eventos.

Más noticias