Público
Público

Qué no hacer si te toca el Gordo de la Lotería de Navidad

Estas son las recomendaciones sobre lo que no deberías hacer si eres uno de los agraciados.

Imagen de archivo de los empleados de una administración celebrando el premio Gordo de la Lotería de Navidad.
Imagen de archivo de los empleados de una administración celebrando el premio Gordo de la Lotería de Navidad. Juan Manuel Serrano Arce / Europa Press

"¿Y si cae aquí?"  Es una de las frases que más se repite todos los años, durante los meses previos al sorteo de la Lotería de Navidad. En cada gasolinera, en cada pueblo y en cada restaurante hay un panel de décimos que nos plantea esa misma pregunta. La inversión de los hogares españoles en papeletas no es baja: una media de 64 euros por persona. Pero, ¿qué harías tú si tu número resultase premiado? Por muy grande que sea la ilusión depositada, pocos se ven realmente con los 400.000 euros del premio en el bolsillo. Estas son las cosas que no deberías hacer si, por casualidad, eres uno de los afortunados. 

No cantar a los cuatro vientos el premio

Sobran ganas y es lo normal. Pero, a veces, es preferible un pequeño ejercicio de contención. La felicidad, para los adentros. Lo último que debe hacer un premiado es revelar a diestro y siniestro su galardón. La discreción en estos casos es una muy buena aliada. Hay que tener cuidado a la hora de elegir las personas con las que compartir la noticia y no es recomendable que salga de los círculos más cercanos. Lo mejor, si no quieres tener una fila de palmas llamando a tu puerta y prefieres evitar los intentos de estafa, es guardar el secreto.

No perder el décimo ganador

Las celebraciones del Gordo suelen ser fuertes. Que si botella de cava, que si dos minutos de televisión. Lucir demasiado el décimo premiado puede ser un problema. Se trata de un pequeño trozo de papel valorado en 400.000 euros. Hay mucho dinero en juego y es mejor guardarlo a buen recaudo hasta que llegue el momento de cobrarlo. 

No dejar el trabajo

Calma. Los premiados deben mantener la calma. Lo ideal es que sigan adelante con sus rutinas. Que acudan a sus puestos de trabajo, sin derrochar y actuando con toda la normalidad posible. La reflexión sobre qué hacer con el futuro laboral lleva su tiempo. No merece la pena precipitarse. El dinero vuela rápido y nunca se sabe lo que puede ocurrir. Pan para hoy, hambre para mañana.

No gastar por gastar

De repente, aparecen expertos por todas las esquinas. Muchas recomendaciones apuntan a la inversión, para sacar un mayor rédito económico de los boletos. Dejémonos de improvisaciones. Hay asesores legales y financieros, que son expertos reales, cuya palabra tiene algo más de valor. Si no quieres que la fortuna se disfrace de ruina, debes gestionar el dinero de una forma razonable. Tampoco es conveniente dejarse seducir por coches, casas y artículos de alta gama. Hay que pensar muy bien cómo administrar los billetes que los niños de San Ildefonso te puedan regalar.

No olvidarse de cobrar el premio

Parece algo lógico, de primero de premiados, pero puede haber muchos despistes o contratiempos. El Gordo se debe cobrar en un plazo máximo de tres meses desde el día siguiente al sorteo de la Lotería de Navidad. Una vez superada la fecha, el dinero pasa a manos de la Agencia Tributaria y ya no hay forma de recuperarlo. 

Más noticias