Público
Público

Nuevas revelaciones de la muerte de un estudiante durante una novatada reabre el debate del racismo en Bélgica

Sanda Dia murió en 2018 tras ser sometido a brutales y humillantes novatadas por parte de miembros de una fraternidad en Bruselas. Nuevas imágenes de varios de sus miembros con túnicas del Ku Klux Klan o haciendo referencia a su "buen amigo Hitler" reabre el debate del racismo.

Sanda Dia, en una imagen de archivo. / INSTAGRAM
Sanda Dia, en una imagen de archivo. / INSTAGRAM

público

Sanda Dia, estudiante de ingeniería civil en la Universidad KU Leuven, murió en diciembre de 2018 tras ser sometido a brutales y humillantes novatadas por parte de miembros de la fraternidad Reuzegom. La muerte del joven de 20 años conmocionó a Bélgica, pero ahora nuevas pruebas publicadas por la prensa del país apuntan a un posible caso de racismo.

Dia y otros dos estudiantes fueron obligados a beber alcohol en grandes cantidades y les quitaron el acceso al agua. Al día siguiente, los miembros de la fraternidad —hijos de políticos, empresarios, jueces y con conexiones con la aristocracia— los trasladaron a una cabaña a las afueras de Amberes. Allí, les obligaron a tragar aceite de pescado hasta vomitar, a tragar peces vivos y les orinaron encima.

En el gélido diciembre, ordenan a Dia cavar una zanja y a meterse en ella semidesnudo. Los universitarios la llenan con agua y hielos. Durante la tortura, el cuerpo de Dia ya no responde. El joven es trasladado al hospital con una temperatura corporal de 27ºC, una gran cantidad de sal en la sangre y varios de sus órganos sufren fallos. Sanda Dia muere.

Esa misma noche los 18 miembros de la fraternidad Reuzegom —ahora ya disuelta— eliminan mensajes e imágenes en WhatsApp que pudieran implicarles. Están investigados y los fiscales les acusan de homicidio involuntario, trato degradante y negligencia.

Sin embargo, la prensa belga revela ahora una imagen de varios de los jóvenes vistiendo túnicas del Ku Klux Klan, un discurso de uno de los integrantes en el que hace referencia a "nuestro buen amigo Hitler". También revelan una grabación realizada poco después de la muerte de Dia donde cantan a un hombre negro sin hogar: "¡Cortadles las manos, el Congo es nuestro!"

Según recoge The New York Times, el padre de Dia —de origen senegalés— afirma que los miembros de la fraternidad se sentían intocables. "Pensaron: 'Es solo un chico negro. Somos poderosos y no nos puede pasar nada'", afirma el padre. El diario también destaca que los implicados usaron un insulto racista para ordenar a Dia que limpiara tras una fiesta. 

La universidad solo castigó a los estudiantes a realizar 30 horas de trabajo comunitario y a escribir un ensayo sobre la historia de las novatadas. Estas nuevas revelaciones reabren el debate del racismo en el país, donde el movimiento Black Lives Matter también salió a las calles. Amberes decidió retirar la estatua del rey Leopoldo II, símbolo del colonialismo belga en el Congo, tras las protestas raciales. 

Más noticias de Política y Sociedad