Público
Público

Pandemia de coronavirus El aumento de ingresos por covid ya llena prácticamente todas las UCI valencianas

La tercera ola golpea duramente el País Valencià y pone a prueba su sistema sanitario, superando ya las cifras de marzo.

Un sanitario enciende un respirador del hospital de campaña de La Fe de València que ya se encuentra preparado por si tuvieran que derivarse a ellos pacientes con covid.
Un sanitario enciende un respirador del hospital de campaña de La Fe de València que ya se encuentra preparado por si tuvieran que derivarse a ellos pacientes con covid. Biel Aliño / EFE

El País Valencià escapó relativamente bien parado de las dos primeras oleadas de la pandemia. Pero si esta crisis sanitaria enseña alguna cosa, es que no hay que dar nada por sentado –ni en positivo ni en negativo- a la hora de hacer balance de la gestión para afrontarla. Y es que territorios que capearon de forma más bien aceptable las primeras olas, las que parecían más difíciles, por desconocimiento, sorpresa, etc.- han acabado duramente afectadas más adelante. O también se ha vivido la situación el revés.

El caso valenciano sería un ejemplo de los primeros. Situándose entre los territorios que mejores datos de propagación presentaban, ahora ve como la situación ha cambiado y es uno de los principales focos de España. Con el diez por ciento de la población, en las últimas semanas ha acumulado el veinte por ciento de nuevos positivos. Unas cifras que han puesto el sistema sanitario al límite de su capacidad.

Según datos del Ministerio de Sanidad, la incidencia acumulada en los últimos 14 días asciende a los 667,8 casos por 100.000 habitantes, lo que convierte el País Valencià en la quinta autonomía con más presión, muy por encima de la media española, que ahora mismo es de 522,7. Solo ayer, la Consellería de Sanitat Universal anunció la detección de 6.207 nuevos casos y 57 fallecidos. Esto se ha traducido en 734 ingresos hospitalarios en la última semana, 37 de los cuales en unidades de cuidados intensivos. Ahora mismo, y siempre según datos oficiales, el porcentaje de ocupación hospitalaria con origen covid es del 30% –3.456 ingresos-, una cifra que sube hasta el 47,5% en el caso específico de las UCI, con 531 pacientes.

Desde la primera línea

"Nuestra ocupación de UCI está prácticamente al 100% –cuenta a Público David Pla, enfermero que trabaja en el área covid en el La Fe, mayor hospital de la autonomía- y casi dos terceras partes están con coronavirus". En las dos últimas semanas el aumento de este tipo de pacientes ha crecido enormemente, hasta llegar a antes de ayer, cuando se ingresaron cinco personas en UCI en solo un día, "una cifra descomunal para un solo día", remarca Pla.

Para hacer frente a la crisis, el hospital ha "inventado" nuevas camas UCI, sea en quirófanos y salas de reanimación quirúrgica, una solución que Pla advierte que va en contra de la calidad asistencial, ya que "pacientes que requerirían estar en una sala de reanimación tenemos que ponerlos en la de despertar, que no está pensada para esto". Aun así, el doctor Rafael Sotoca, experto en gestión hospitalaria, destaca que esta flexibilidad "es fundamental para hacer frente a la actual situación". "De hecho –continua Sotoca- ahora mismo es difícil saber cuantas UCI tenemos exactamente, ya que todos los hospitales se han arreglado como han podido para aumentar su capacidad".

Pero el problema es que lo peor, seguramente, aún está por venir. "Por la experiencia pasada sabemos que con el actual tasa de contagios, las complicaciones aumentarán durante las próximas cuatro semanas, así que habría que bajar el ritmo de forma muy rápida –continúa Sotoca- porque una vez se llena el cuello de botella de las UCI, cuesta mucho de vaciar, ya que normalmente los pacientes permanecen críticos mucho tiempo". Además, a diferencia de marzo, ahora hay mucha más movilidad, por lo que el sistema sanitario debe hacer frente a todo tipo de patologías. "Con la gente encerrada en casa solo teníamos covid, no había accidentes de tráfico o laborales –cuenta David Pla-, pero ahora no es así. Y también hay mucho más personal de baja por contagios que antes". La buena noticia es que casi un año de lucha contra la epidemia, "hay experiencia suficiente para conseguir mejores resultados y reducir la estancia hospitalaria de los pacientes", apunta Sotoca.

También ha aumentado la capacidad hospitalaria pública. Desde la Consellería de Sanitat anunciaban el miércoles que el hospital de campaña levantado durante la primera ola delante de La Fe –y que entonces no se llegó a usar- ha recibido los primeros pacientes, enfermos por covid que requieren tratamiento pero cuya situación es leve o moderada. Hoy mismo se han anunciado también la compra de más de 70.000 buzos impermeables de emergencia, así como otro material sanitario.

Desde la consellería también se destaca la velocidad de crucero que está alcanzando la campaña de vacunación. En el País Valencià ya se han administrado hasta el 85% de las dosis disponibles, con lo que ya hay un 1,61% de la población protegida ante el virus.

Más noticias de Política y Sociedad