Público
Público

Salud mental Nueve años sin Plan de Salud Mental en la sanidad pública gallega

La Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos califica el anuncio del nuevo Plan Gallego de Salud Mental del SERGAS como una "progresiva erosión" de los especialistas. El modelo ya se presentó hace tres años y todavía no se ha publicado.

Movemento Galego de Saúde Mental
Movemento Galego de Saúde Mental

Alba Tomé Sueiro

Desde el 2011 Galicia no tiene un proyecto de salud mental en el Servicio Galego de Saúde (SERGAS). El pasado 28 de noviembre la Xunta presentó el Plan de Saúde Mental para el 2020. El modelo ya había sido anunciado hace tres años para el periodo 2017-2020 pero a día de hoy todavía no se ha publicado. Ahora, el Conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, vuelve a exhibirlo.

La Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (ANPIR) lo ha considerado una "progresiva erosión" de los derechos de los psicólogos clínicos gallegos.

La organización Movemento Galego de Saúde Mental acusa a la Xunta de utilizar el anuncio como una estrategia de propaganda electoral de cara a las elecciones autonómicas, ya que llevan tres años esperando la publicación.

El nuevo modelo obvia la realidad de los especialistas y no atiende a los datos, recomendaciones y evidencias sobre el aumento de problemas de salud mental en la Comunidad: ansiedad, depresión, suicidios –la tasa es de las más altas del país– y otro tipo de indicadores negativos.

Según la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes, en Galicia hay 3,47 especialistas por cada 100.000 habitantes

La Consellería de Sanidade ha explicado a Público que, de momento, no hay fecha para divulgación del programa y para que tenga efectos en el servicio. Actualmente en Galicia, según Anpir, existe una media de 3,47 especialistas por cada 100.000 habitantes. Entre 95 y 97 profesionales para 2,6 millones de personas, la mitad de lo que el propio Ejecutivo Autonómico recomienda.

La carencia de personal provoca grandes listas de espera y una prescripción de psicofármacos "muy por encima de lo que los estudios epidemiológicos considerarían razonable", explica la organización.

Movemento Galego de Saúde Mental

Este Plan de Salud Mental del SERGAS según Anpir reivindica el "diagnóstico clínico como acto médico" obviando la convivencia entre las especialidades de psiquiatría y psicología clínica. Lo que reivindican los profesionales es la importancia del servicio de psicología en atención primaria que el Gobierno Autonómico elude, vulnerando así el derecho de los usuarios a acceder a "tratamientos psicológicos que quedan recogidos en la cartera de servicios de la sanidad gallega".

Además, una de las novedades que supone el proyecto de la Xunta es la creación de un "Programa de atención colaborativa Saúde Mental- Atención Primaria", que consistiría en dar formación a los profesionales de atención primaria para que "conozcan los factores de riesgo en salud mental" y así mejorar su "capacitación" para aplicar técnicas psicoterapéuticas, en vez de abrir un servicio propio de psicología. De hecho, lo que ocurre en psicología se repite también con esos médicos de los centros de salud, y es la carencia de personal y el escaso tiempo para atender a los pacientes.

Portavoz del Movemento Galego de Saúde Mental: "Si los pacientes tardan cinco meses en acudir al servicio sus problemas empeorarán"

La psicóloga clínica y portavoz del Movemento Galego de Saúde Mental, Rosa Cerqueiro, explica que Galicia se encuentra por debajo de la ratio de psicólogos clínicos adecuada ya en los años 90. "Estamos la mitad de las que deberíamos", explica. "Que el servicio no esté en atención primaria, implica que las profesionales no puedan ofrecer unas intervenciones eficaces que resolverían rápidamente sus problemas y que reducirían su cronicidad", declara.

"Si los pacientes tardan cinco meses en acudir al servicio sus problemas empeorarán", postula la psicóloga. Además, cuenta que los médicos de cabecera no están especializados en tratamientos psicológicos y que la sobremedicación existe y lo están alertando los organismos internacionales. La consecuencia de este sistema: "no se atiende a factores estructurales que están en la base de los dos principales problemas de salud mental que son la ansiedad y depresión, como los factores socioeconómicos y preventivos o protección social", añade.

La portavoz considera que "no se puede seguir manteniendo en exclusiva un modelo biológico y biomédico", sino que "ha de ser un proyecto mucho más amplio e integral para llevarlo a la práctica a través de políticas concretas". Desde la organización piden que "por fin" se publique el Plan Gallego de Salud Mental, ya que su función es revisar y actualizar las necesidades de los centros, estudiar cómo cambian las patologías e ir mejorando el modelo. "Sin plan estamos paralizadas", apostilla Cerqueiro.

Más noticias de Política y Sociedad