Público
Público

Sanitarios de Madrid y Castilla y León denuncian que les suprimen contratos en plena pandemia

Ambas comunidades ya han rescindido contratos temporales y han adelantado la fecha de finalización de junio a finales de abril a otros trabajadores. La alarma saltó después de que CCOO avisara de la intención del Gobierno de Ayuso de dejar de contar con estos sanitarios. En Castilla y León denuncian que nunca llegaron a tener contratos por escrito y han llegado a prescindir de trabajadores que estaban de baja.

Profesionales sanitarios realizan su trabajo con enfermos de la COVID en la UCI del hospital del Mar de Barcelona. EFE/ Alejandro García/Archivo
Profesionales sanitarios realizan su trabajo con enfermos de la COVID en la UCI del hospital del Mar de Barcelona. EFE/ Alejandro García/Archivo

La temporalidad en el sector de la sanidad es ya un problema crónico para los trabajadores, que encadenan contratos durante años sin conseguir una plaza fija. La situación de inestabilidad e inseguridad se ha agudizado con la emergencia sanitaria. Todas las comunidades autónomas han tenido que aumentar las plantillas debido al aumento de asistencia y a las bajas de los trabajadores infectados. Ahora, un mes después de haber puesto en primera línea a trabajadores temporales sin ni siquiera equipos de protección, el futuro es incierto para la mayoría. Pero unos pocos ya se sienten engañados por comunidades como las de Madrid y Castilla y León que ya han prescindido de trabajadores y que prescindirán de más cuando termine abril.

La situación es complicada. En torno a una decena de trabajadores han confirmado a Público que en sus hospitales ellos y sus compañeros comenzaron a trabajar sin haber firmado los contratos. Decidieron aceptar esto por la urgencia del momento y porque los departamentos de recursos humanos estaban saturados. Sin embargo, a lo largo de las últimas semanas han visto que las condiciones han cambiado: en un principio les dijeron que trabajarían hasta el  30 de junio y, ahora, sin explicación alguna de las administraciones, ven que la relación laboral termina este 30 de abril. Dentro de una semana. 

Esta medida preocupa a sindicatos y profesionales. Por un lado, creen que es demasiado pronto para prescindir de los profesionales. Aún no se ha pasado de fase. Los hospitales tienen menos presión, pero tienen que estar preparados por si hay un nuevo repunte. Además, ahora hay que afrontar las largas listas de espera para todas las consultas y operaciones que no se han atendido durante la epidemia y los trabajadores necesitan descanso tras la sobrecarga que ha generado la emergencia.

La alarma sobre este asunto saltó el pasado viernes cuando Comisiones Obreras (CCOO) desveló que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid informó a los sindicatos en la Mesa Sectorial que no se iban a renovar los contratos que realizó a los más de 10.000 trabajadores temporales por la epidemia. La Consejería alegó que no había "posibilidad presupuestaria para mantener esos contratos más allá de la fecha estipulada en cada uno de ellos". Algunos de estos contratos vencieron el pasado 9 de abril. 

Tras la denuncia, el Gobierno autonómico reguló: la Consejería de Hacienda decidió no limitar los presupuestos para renovaciones de contratos en el ámbito sanitario del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). Sin embargo, la situación no ha cambiado para varios trabajadores. 

Una trabajadora eventual del Hospital Príncipe de Asturias (en Alcalá de Henares) cuenta a Público que mandó un correo a Recursos Humanos del hospital para trabajar porque tenía experiencia en UCI, lo que más necesitaban. Le llamaron el mismo día y le ofrecieron un contrato hasta el 30 de junio. Estaba trabajando en una empresa privada y les dijo que podría incorporarse cuando le concedieran una excedencia. Se incorporó al hospital a los tres días de la llamada, el 26 de marzo. 

"No tengo nada que me respalde porque no me pusieron por escrito la fecha. Empecé a trabajar sin contrato y cuando lo he ido a firmar me he encontrado con que la fecha de finalización es el 30 de abril. Personalmente, me fastidia la engañifa que esto supone, pero puedo volver a mi anterior puesto. Pero hay gente trabajando conmigo que han venido de Ciudad Real, de Ibiza, de Cáceres... Con una oferta que luego no ha sido lo que prometía. Hay otras compañeras que empezaron a trabajar a principios de marzo, pero con fecha de 30 de abril, que todavía no saben si se les renovará o no", explica la enfermera. 

De otros trabajadores ya se ha prescindido. El Salto avanzó que hasta 14 sanitarios de la Unidad Central de Radiodiagnóstico (UCR) contratados como extras para reforzar la respuesta al covid-19 no habían sido renovados o habían sido dados de baja el pasado 11 de abril. "Nos dijeron que eran órdenes de la Consejería de Sanidad porque ya no hacíamos falta. Nos avisaron de un día para otro y yo vine desde Andalucía y estoy en un hospital para sanitarios desde que llegué. Al principio ni sabía si me iban a dejar quedarme aquí", explica a Público una de las afectadas. 

Mariano Martín-Maestro, responsable de Acción Sindical CCOO Sanidad Madrid, explica que a ellos le siguen llegando casos parecidos y que ya rescindieron los contratos mencionados de la UCR así como otros contratos que no se renovaron el 30 de marzo de Atención Primaria de personal no sanitario. Del hospital Clínico San Carlos también indica que hay trabajadores que no han sido renovados y que han estado trabajando en Urgencias.

"Las renovaciones son fundamentales porque se está trabajando desde el 11 de marzo sin descanso. Se han hecho unos 10.000 contratos y hay 6.000 profesionales en aislamiento. Los trabajadores tienen que descansar porque no han librado en este tiempo y, además, ahora hay que reforzar Atención Primaria, dar asistencia en las residencias y recuperar la actividad ordinaria. Por esto reclamamos que, además de renovar contratos, contraten a los trabajadores que ya no han sido renovados", indica Martín-Maestro. 

Sobre estos contratos, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid alega que los contratos se renuevan "en función de la presión asistencial que tengan los centros y de la situación epidemológica del momento". "Estos contratos son de refuerzo para la gestión de la presión asistencial por el coronavirus. Inicialmente la mayoría de estos contratos se hicieron hasta mayo y junio y en el momento de su fecha de finalización se analizará la situación existente", indican a Público. Nada asegura que la Comunidad no siga prescindiendo de personal sanitario. 

Castilla y León: trabajadores sin contratos y cesados de baja

En Castilla y León la situación es hasta peor para estos trabajadores. Ana Rosa Arribas, la responsable de Sanidad de CCOO en la región, asegura que la Comunidad ya ha prescindido de personal que había sido contratado por la epidemia y que hay muchos contratos que solo han sido "de palabra" y sobre lo que no hay nada por escrito. 

"Se hicieron contratos que terminaban el 31 de marzo y no se renovaron. Otros contratos tienen fecha de inicio, pero no tienen fecha de finalización. En la plataforma donde nos indican los trabajadores contratados vimos que varios trabajadores habían pasado de tener plantilla hasta finales de junio al 30 de abril ahora. Las altas o bajas llegan al móvil directamente. No hay más información", asegura a este medio. 

Una trabajadora del hospital de Valladolid: "Nos sentimos ninguneadas y que están jugando con nosotras"

Una técnico en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE)  del hospital de Valladolid ha pasado por esto. "Como a muchas otras, me llamaron para incorporarme el mismo día. Fui a la planta covid-19 sin saberlo porque no me lo dijeron por teléfono. Tuve que mudarme de casa rápidamente porque vivo con mis padres que son mayores. Primero nos dijeron que era para un mes. Después que hasta junio. A principio de mes vi en la planilla que era hasta el 30 de junio. Ahora aparece que tengo plantilla hasta el 30 de abril. No hemos firmado ningún contrato y he escrito a Recursos Humanos pero no me han contestado", relata. 

A otra trabajadora le ha ocurrido lo mismo. "Me dijeron que no me podían dar el contrato en papel porque no había personal. Tenía plantilla hasta el 30 de junio y ahora hasta el 2 de mayo. El hospital no nos explica nada. Los supervisoras están saturadas y no hay organización. Nos sentimos ninguneadas y que nos están manipulando. Estamos trabajando sin EPIs, con los ojos y la piel irritada porque las habitaciones de covid-19 se limpian con lejía y sin saber si estamos contagiadas porque no nos han hecho PCR. Juegan como quieren con nosotras", lamenta. De hecho, las dos trabajadoras destacan que no les hayan realizado pruebas y piden que, aunque les cesen ya, por lo menos se las hagan antes. 

"Soy enfermera y, tras infectarme, me agradecen el trabajo cancelando la renovación de mi contrato"

Además, una enfermera del hospital de Salamanca también ha contado que le han cancelado la renovación de su contrato estando de baja. "Soy enfermera y tras infectarme por covid-19 debido al uso de medios inadecuados de protección en mi puesto de trabajo, me lo agradecen cancelándome la renovación automática de mi contrato y dejándome sin trabajo", cuenta en el medio local de su ciudad

CCOO también denunció el 4 de abril que la Sanidad de Castilla y León (Sacyl) estaba rescindiendo contratos de trabajadores que causan baja por coronavirus. Publicaron el testimonio de una enfermera: "El 27 de marzo me dieron baja médica, por fiebre, fuertes mialgias y disnea de mínimos esfuerzos. El día 1 de abril por la noche acudo al servicio de urgencias, donde me diagnostican covid positivo con neumonía bilateral. Hoy día 3 de abril, recibo una llamada de secretaría de dirección en la que me informan de que mi contrato se ha rescindido porque estoy de baja. A la persona que sustituyo, en excedencia por cuidado de hijos, la han obligado a incorporarse por "necesidades mayores", sin tener en cuenta sus necesidades familiares, y obligando a dejar a dos mellizos de seis meses al cargo de quien se pueda", relató en un escrito.

Fuentes de Sanidad explican que la renovación de contratos se hace según la presión asistencial de los hospitales, aunque no contestaron a las preguntas planteadas por este medio sobre la falta de contratos escritos ni dieron más detalles sobre las previsiones.

Un futuro incierto sobre el resto de trabajadores

En Galicia, la Confederación Intersindical Galega CIG) denunció que el Sergas iba a dejar sin contrato al personal sanitario temporal de baja por coronavirus. Los afectados ya habían sido informado de ello, pero en apenas 24 horas la Xunta rectificó y en una instrucción el día 12 estipularon que los contratos serían prorrogados "al menos hasta el momento de producirse el alta"

Según los datos facilitados por CCOO a Público sobre el resto de comunidades autónomas, las situaciones cambian mucho de unas regiones a otras. Varias delegaciones territoriales explicaron la situación en la que se encuentran. En algunas no se conoce la situación como en Asturias donde, de momento, ni siquiera se ha hablado sobre esto. 

Comunidades como Castilla-La Mancha, Extremadura o Cantabria prorrogan los contratos hasta que pase el verano

En otras comunidades la situación es mejor. En Baleares no tienen constancia de que se hayan rescindindo contratos. "Se renovaron por seis meses y se amplió la contratación en previsión de lo que pudiera pasar. De momento están regularizando la jornada".

"En la Comunidad Valenciana, Sanidad no se ha pronunciado, aunque sí ha anunciado la contratación por un mínimo de 6 meses del personal residente de medicina y enfermería que acaba este año. Desde la Federación creemos que es necesario que se prorroguen los contratos para reforzar las plantillas de cara a la recuperación de la actividad programada y planificar el descanso del personal", señalan. Desde Andalucía apuntan que el compromiso que se dio en la Mesa Sectorial es prorrogar los contratos hasta el 30 de junio. En Extremadura se han renovado contratos que acababan en abril hasta finales de mayo y en el hospital de Cáceres hasta finales de junio.

Otras comunidades apuntan aún a más buenas prácticas. Es el caso de Castilla-La Mancha donde se plantea renovarlos incluso hasta final verano, señala la delegación. O en Euskadi, donde explican que en Guipuzkoa se han renovado contratos hasta octubre, aunque la situación no es clara en Araba ni en Bizkaia.

Más noticias de Política y Sociedad