Público
Público
autogestión musical

Sara Sístole y Lena Dizz: "Tenemos que pagar para poder publicar nuestras canciones"

Sara Sístole y Lena Dizz hablan sobre lo complicado que puede resultar ser mujer y artista a la vez, de cómo la autogestión está presente todos los días de sus vidas y de lo necesario que es escribir sobre mujeres. 

Las cantautoras Lena Dizz (i) y Sara Sístole (d).
Las cantautoras Lena Dizz (i) y Sara Sístole (d). Elena Domínguez Beltrán

"En todas las casas debería haber una guitarrilla" y "arena en la voz". Así se describen Lena Dizz y Sara Sístole en sus biografías de Instagram. Ambas son mujeres, pero además, mujeres cantautoras. Hablan de ellas mismas con la misma sinceridad con la que cantan. Dicen que se definen a través de la música y que juntas han encontrado el "apoyo necesario para continuar".

Lena Dizz siente que ha llegado el momento de cerrar una etapa, y este mes de julio publicará su segundo EP, Fénix. Cuenta con seis canciones y aunque casi todas están publicadas, la última saldrá para cerrar el proyecto. Sus letras llevan a lo bonito que puede llegar a ser un desamor, una amistad y saber cerrar ciclos.  

Sara Sístole acaba de publicar su tercer EP, Recién salida del mar. Seis canciones que te trasladan a Galicia, su tierra, y te recorren como las olas del Atlántico.

La cantautora Sara Sístole.
La cantautora Sara Sístole. Elena Domínguez Beltrán

Ambas se reconocen como cantautoras y aunque son conscientes de que pertenecen al mundo de la música, Lena cree que "habría que dejar de centrarse en llamarse de una manera o de otra", unido un poco a la opinión de Sara: "Da igual lo que cantes, si son tus canciones. En nuestro caso, las canciones parten del mismo origen, y por eso siento que pertenezco a la misma escena que Lena Dizz".

Son realistas y saben que existe una dificultad por el hecho de ser mujeres: "Vivimos en un patriarcado y eso se percibe en cualquier tipo de profesión, y al ser músico también", comenta Sístole. "A las mujeres se nos exige más técnicamente y con los hombres pasa lo contrario", sostiene. Pero poco a poco, en el panorama musical están apareciendo más voces femeninas. Para Dizz, a pesar de las dificultades, por el machismo tan arraigado en la sociedad, "está pasando algo, que aunque no sea la solución de todo, ahí está, y siento mucho poder".

Ninguna de las dos se considera referente para otras personas, pero sin saberlo, hablan de mujeres y reivindican su derecho de poder escribir en femenino. "He tenido vínculos con mujeres y lo cuento a través de mis canciones, de manera natural", explica Sara. Para Lena es una realidad, algo que no se puede obviar: "Está claro que las mujeres hablan sobre mujeres".

La cantautora Lena Dizz.
La cantautora Lena Dizz. Elena Domínguez Beltrán

Ser mujer, cantautora y pertenecer al movimiento artístico que se ha ido formando durante estos años significa ir de la mano de la autogestión. Ambas duermen poco, disfrutan mucho y comparten todo con su grupo de amigos, porque creen que la vida si no es compartida, no es vida. En sus proyectos, las dos han tenido la oportunidad de trabajar con profesionales, amigos y conocidos que les han ayudado a sacarlo adelante. "Al final, aprendes a desarrollar un proyecto cuando conoces a otras personas que saben hacerlo", relata Sara.

Los proyectos musicales de Lena y Sara están publicados en las plataformas digitales, pero no todo es un camino de rosas, apenas sacan beneficio económico. "Lucharemos siempre para poder vivir de la música, pagar el alquiler con ese beneficio sería ideal, pero de momento tenemos que pagar para poder publicar nuestras canciones", cuenta Lena.

A ratos componen juntas, y tienen pendiente publicar El Quejío, una canción que habla de ellas mismas, de sus raíces, y de todas sus vivencias, las cuales les ha llevado a ser quienes son.

El mundo de la canción de autor es complicado, pero Lena Dizz y Sara Sístole dan un ejemplo a la sociedad de apoyo mutuo, trabajo, esfuerzo y pasión por lo que les mueve, la música. 

Más noticias