Público
Público

Siete detenidos por vejar y lesionar a un hombre con discapacidad intelectual por diversión

La víctima hizo un llamamiento el pasado viernes para participar en un concurso de "cambio de look" en el que aceptaba someterse a pruebas que degeneraron en severos abusos y humillaciones. 

Un agente de la Policía Nacional en una foto de archivo.
Un agente de la Policía Nacional en una foto de archivo. Europa Press

La Policía Nacional ha detenido en Mallorca a siete personas acusadas de vejar y lesionar a un hombre con discapacidad intelectual que convocó por una red social un concurso en el que acabó sometido a agresiones como que le cosieran los dedos de los pies y que le tatuaran dibujos de penes en el rostro. 

Fuentes próximas al caso han explicado este martes a EFE que la víctima, de unos 30 años, hizo un llamamiento para participar en un concurso de "cambio de look" en el que aceptaba someterse a pruebas que degeneraron en severos abusos y humillaciones que denunció el pasado domingo.

El viernes 5 de marzo el hombre citó a personas que quisieran participar en el juego en Palma, ciudad en la que reside, y comparecieron tres mujeres y cuatro hombres de entre 20 y 31 años, quienes le propusieron desplazarse hasta una vivienda de la localidad de Manacor, a lo que él accedió. 

Allí, durante todo el fin de semana, su sucedieron "pruebas" cuyas consecuencias negativas para el convocante alcanzaron altos niveles de crueldad: sellaron sus labios con pegamento, cosieron los dedos de sus pies, y le tatuaron en la cara dibujos de penes. 

Inicialmente, según fuentes conocedoras del caso, los participantes habían pactado con el convocante que se sometería a "castigos" siempre que no resultaran violentos, pero los participantes, que no conocían al hombre, le impusieron vejaciones e infligieron lesiones a las que trató de resistirse. 

Finalmente, el domingo, la víctima abandonó la vivienda en la que había sido sometido a las vejaciones y denunció los hechos a la Policía Nacional, que procedió a detener a los implicados. 

Los investigadores tratan ahora de determinar en qué medida la discapacidad del convocante del concurso le hacía consciente del maltrato al que estaba siendo sometido y condicionaba su capacidad para resistirse.