Público
Público

Suicidio CIE Valencia Sobreseído el caso de la muerte del joven marroquí en el CIE de València con un "comportamiento reprobable" de la Policía

La Audiencia Provincial de València no ve delito penal en el suicidio de Marouane Abouobaida tras ser aislado en una celda después de recibir una paliza de otros internos en 2019. Matiza que la decisión "no significa" que la atención que recibió "fuera intachable" y da posibilidad a una reapertura si se aportan nuevos elementos de juicio. 

Marouane Abouobaida antes de fallecimiento donde se aprecian las lesiones en su rostro. (Derecha) Diligencia de información que Marouane redactó a la atención del director del centro. -CIES NO
Marouane Abouobaida en el CIE de Zapadores (València), tras la agresión (CIES No).

La Audiencia Provincial de València ha sobreseído parcialmente el caso de la muerte de Marouane Abouobaida, el joven marroquí de 23 años que se suicidó en CIE de Zapadores (València) el 15 de julio de 2019 cuando fue recluido en una celda de aislamiento después de sufrir una brutal paliza a manos de otros internos del centro.

En un auto del pasado 11 de marzo, la Sección Tercera del tribunal confirmó el anterior auto apelado, aunque sustituye el sobreseimiento libre por uno provisional y posibilita la reapertura del caso si se aportan nuevo elementos de juicio.

En el escrito, la Audiencia asegura que se ha realizado una "investigación judicial suficientemente exhaustiva" sobre los hechos previos a la muerte de Abouobaida y sobre las causas de su fallecimiento, sin que se hayan encontrado pruebas de delito de penal, tal y como apuntaba la familia del fallecido, representada por la abogada de la Campaña CIE No de València. La acusación particular apreciaba delitos de inducción al suicidio y de homicidio imprudente por una presunta falta de medidas preventivas y una deficiente atención tanto del personal sanitario del CIE como de los funcionarios policiales encargados de la custodia.

No obstante, el auto deja claro que el sobreseimiento "no significa" que "la atención recibida por el interno fuera intachable ni que pueda derivarse alguna clase de responsabilidad", aunque esta no sería de tipo penal. En concreto, el tribunal indica que pudo haber "asistencia sanitaria incompleta" y "un comportamiento reprobable de algún funcionario policial", por lo que insta a "valorar todo aquello que pudo haberse hecho y no se hizo" ante esta situación.

El día antes de su muerte, Abouobaida redactó una diligencia de información al director de CIE, Carlos Llorca Ponce. En ella advertía de sus fuertes dolores y de la falta de visión en un ojo tras la pelea en la que se había visto envuelto. Fue conducido a rastras a una celda de aislamiento y, según registraron las cámaras de seguridad, permaneció inmóvil durante 42 minutos, tumbado en el suelo. Después, según la descripción de las imágenes que consta en el sumario y la narración de la Campaña CIE No, el joven se arrastra hasta la cama e intenta ponerse en pie, pero cae al suelo frente a la puerta, donde se coloca en posición fetal.

Dos patadas para ver si está vivo

Durante más de 40 minutos, recuerdan los activistas, el fallecido permanece sin ningún tipo de supervisión. Durante ese intervalo, Abouobaida se incorpora, ata su camiseta a la litera superior y se ahorca "provocándose una asfixia en pocos minutos". Cuando los agentes vuelven, observan el cuerpo del fallecido por la mirilla de la puerta y dos acceden a la ceda y rodean el cadáver. "No lo inspeccionan ni le toman las constantes vitales. Uno de ellos le da dos patadas para ver si reacciona. Tras ver que no lo hace tampoco le toma las constantes
vitales. Solo entonces, una vez muerto, se le realiza el primer reconocimiento físico y con instrumental médico desde su aislamiento", reconstruye la campaña valencia contra los CIE en un comunicado.

Para la acusación particular, las circunstancias previas a la muerte y su aislamiento sin la suficiente vigilancia son determinantes en la trágica decisión del interno. De hecho, en su auto, la Audiencia pide que se revise el protocolo de actuación en situaciones similares que dictó el Juzgado de control del CIE tras este suicidio para valorar la conducta del personal del centro.

Los activistas recuerdan que, solo diez días después del suicidio, tras recibir el atestado de la muerte y solicitar informes al CIE, el juez de control ordenó la aplicación de un protocolo de 16 medidas referidas a la prevención de intentos de suicidio y a las condiciones de aislamiento. Entre ellas, el magistrado calificaba el aislamiento como una "situación excepción" que no debe aplicarse durante más de dos horas, con control permanente a través de las cámaras y dos acompañantes en la celda.

"Marouane murió solo en la celda, dos horas después de ser aislado, y tardaron 40 minutos en darse cuenta de que se había quitado la vida", denuncian la Campaña CIE. Los activistas solicitaron formalmente a la Delegación del Gobierno en València que informara si actualmente se están aplicando estas 16 medidas, "pues en caso contrario existe un riesgo para la integridad física de las personas encerradas en el CIE". Hasta ahora no ha habido respuesta, subrayan.

Este caso fue muy similar al del suicidio del argelino Mohamed Bouderbala, en la cárcel de Archidona (Málaga), reconvertida temporalmente en CIE improvisado en 2017 por el Gobierno de Rajoy. Tras un enfrentamiento de los internos con los policías antidisturbios del centro, Bouderbala fue también aislado en una celda y apareció muerto a la mañana siguiente tras ahorcarse con su camiseta.

La Plataforma CIE No de Valéncia insiste en que estos centros son espacios de vulneración de derechos y arbitrariedad constante en los que los internos viven en una "permanente angustia".  "Este estado emocional, en ocasiones, puede llevarles a situaciones extremas. La muerte de Marouane se produjo en un contexto de elevada tensión en el interior del CIE", con varias peleas, agresiones e intentos de suicidio durante las semanas previas, recuerdan. En un completo informe, esta plataforma dejó constancia el pasado año de que, antes de la de Marouane, en Zapadores hubo otras dos muertes de internos muertes.

Más noticias de Política y Sociedad