Público
Público
Únete a nosotros

El Supremo condena al periodista Antonio Naranjo por llamar “maltratador” a Máximo Pradera y por inventarse que le pegó

El Alto Tribunal desestima los dos recursos del tertuliano y periodista contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que le condenó por intromisión ilegítima en el honor de Pradera. Deberá indemnizarle con 5.000 euros y correr con las costas.

Publicidad
Media: 1.86
Votos: 7

Máximo Pradera (i) y Antonio Naranjo (d), junto con Julia Otero, cuando ambos colaboraban en su programa de Onda Cero.

Antonio Naranjo ha recibido el segundo varapalo judicial por los mismos hechos. El Tribunal Supremo ha desestimado en una sentencia fechada este lunes los dos recursos del tertuliano y periodista de esdiario contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid del 30 de junio de 2017, que le condenó por vulnerar el derecho al honor del también periodista Máximo Pradera, colaborador de Público.

En su sentencia, fechada el 23 de abril, el Alto Tribunal ratifica la condena a Naranjo por llamar “maltratador” a Pradera, así como por insistir en que le agredió físicamente, una denuncia que “nunca tuvo lugar”.

En concreto, la Sala de lo Civil del Supremo establece que Naranjo deberá indemnizar a Pradera con 5.000 euros por “daños morales”, además de publicar la sentencia en la web de Alfonso Rojo, Periodista Digital, y en su perfil de la red social Twitter (los medios que utilizó para cometer el delito). Tendrá que correr, además, con el pago de todas las costas.

Los hechos enjuiciados por la Audiencia de Madrid se remontan a 2014. Después de una fuerte discusión entre ambos en el programa radiofónico Julia en la Onda, emitido en Onda Cero, Naranjo se sirvió de su cuenta de Twitter y del medio de Rojo para sostener que Pradera le agredió físicamente, y se refirió a él como “maltratador”.

Según el Supremo, Naranjo se apoyó en “hechos no veraces que afectaban a la consideración pública del demandante”, en referencia a la agresión física que denunció haber sufrido. “Ni la Constitución ni la Ley Orgánica 1/1982 ni la jurisprudencia amparan que frente a unos determinados hechos reprobables se reaccione exagerándolos hasta la mendacidad para, así, suscitar un mayor reproche social hacia la persona que nunca llevó su comportamiento hasta el extremo que se le imputa”, sentencia el Alto Tribunal.

“Aunque por la condición de importantes profesionales de la información de demandante y demandado se admitiera el interés general de lo comunicado y publicado por el demandado, nunca desaparecería la ilegitimidad de la intromisión en el honor del demandante al haberle imputado una agresión física que nunca tuvo lugar y haberlo tildado de maltratador y acosador precisamente con base en hechos no veraces”, dictamina el Supremo.

Cinco años de andadura judicial

Pradera demandó a Naranjo ante el Juzgado número 1 de Pozuelo de Alarcón en septiembre de 2014, reclamando una indemnización de 23.324 euros. Dos años después, en septiembre de 2016, la juez desestimó la demanda e impuso a Pradera el pago de las costas, y este recurrió ante la Audiencia de Madrid.
La sentencia condenatoria a Naranjo fue dictada el 30 de junio de 2017, y el Supremo admitió los recursos del demandado en enero de 2018.

«He sido agredido física y verbalmente, con testigos y en el estudio de “@Juliaenlaonda”, por Máximo Pradera. Tras tres semanas de acosos», fue uno de los mensajes de Naranjo en Twitter.

Por su parte, Pradera celebró este jueves desde su perfil de Twitter la sentencia condenatoria a Naranjo: “El Tribunal Supremo CONFIRMA la condena a Antonio Naranjo por intromisión ilegítima en mi honor. Tendrá que indemnizarme, pagar las costas de la juerga y publicar la sentencia en el panfleto de Alfonso Rojo y en su Twitter. Pradera vuelve a hacer zumo de Naranjo”, reza su mensaje.

“Max fue mi amigo y aquel episodio me dio mucha pena”

Por su parte, Naranjo se ha servido de su perfil en Twitter para ofrecer su versión sobre la sentencia. “Al parecer he cometido una falta contra el honor de Máximo Pradera por contar que quiso arrancarme la cabeza y tengo que pagar por ello. Veremos qué recurso cabe. Y a otra cosa”. 

También plantea que estudiará si cabe interponer otro recurso, y que estará “encantado” de difundir la sentencia, que no adjunta en su mensaje. “Max fue mi amigo y aquel episodio me dio mucha pena”, reza otro de sus tuits.

Más noticias en Política y Sociedad