Público
Público

Tecnología Crean una herramienta para que el tráfico web evite ciertos países (y sus controles)

Investigadores de Princeton plantean una herramienta para dar control al usuario acerca de la ruta que siguen sus datos a través de internet. De esta forma se puede poner más difícil el control de los datos que ejercen países como EEUU.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

"Internet map", de Chris Harrison

Con el sugestivo nombre de RAN (Region-Aware Networking), investigadores de la Universidad de Princeton en EEUU han desarrollado un sistema que permite a los usuarios redirigir el tráfico para evitar pasar por un país en particular, mediante el desvío el tráfico a través de puntos intermedios. No es perfecta al 100% (tiene más éxitos en unos países que en otros), pero es un intento por conseguir un menor control de la red de redes por parte de determinados estados.

Después de años de revelaciones acerca del control del tráfico web por parte de algunos estados—especialmente EEUU, principal nodo mundial de internet, tras las informaciones de Edward Snowden sobre dicho control—, algunos países están haciendo esfuerzos por reducir la dependencia de su infraestructura de red de la estadounidense.

Una gran parte del enrutamiento de internet de países como Brasil, India y Kenia pasan por los Estados Unidos o Europa. Así, Brasil está construyendo un cable submarino que le conectará directamente con Portugal sin que los datos tengan que viajar a suelo estadounidense.

Los investigadores que han planteado RAN destacan que su efectividad es limitada por diversas razones, tales como que muchos sitios web populares están alojados únicamente en servidores de Estados Unidos o de países europeos; asimismo, algunos sitios brindan acceso global a través de contratos con redes de distribución de contenido, que a menudo están alojados en dichos países.

En cualquier caso, de lo que se trata es de “dar a los usuarios más control sobre su enrutamiento de Internet”, comentan los ingenieros en una nota. “Además de evitar la vigilancia y la censura, la reducción del enrutamiento internacional también podría mejorar las velocidades de conexión y reducir los costes”, afirman.

El experimento

Los investigadores midieron las rutas de enrutamiento de Internet en Brasil, Kenia, India, los Países Bajos y los Estados Unidos al acceder a sitios web populares. Esto lo realizaron usando redes privadas virtuales (VPN) para simular que eran usuarios de dichos países. A continuación, consultaron las 100 mejores páginas web de cada país (según la clasificación de Alexa) y midieron las rutas entre el usuario y los servidores web que entregaron el contenido en cada momento.

Este experimento arrojó datos curiosos: más de la mitad de todas las rutas originadas en otros países pasaban por Estados Unidos. Brasil mostró la mayor dependencia, ya que el 84% del tráfico registrado pasaba por suelo estadounidense. Además, una gran parte de las rutas desde Kenia, India y los Países Bajos también pasaron por Gran Bretaña. El tránsito desde Kenia suele transitra por Mauricio y Sudáfrica, mientras que Singapur es un punto frecuente de paso para el tráfico desde la India.

En general, y como es lógico, las rutas tienden a seguir los caminos de los cables de comunicaciones subacuáticos entre los países y los puntos más populares de intercambio de tráfico web.

En respuesta a este problema, el equipo diseñó y probó el sistema RAN. Para probar este sistema, establecieron una red de retransmisiones utilizando máquinas en 10 países y un mecanismo para reenviar el tráfico de Internet a través de estos relevos. Luego midieron la capacidad del sistema para evitar el tráfico de enrutamiento de los cinco países del estudio a través de otros países.

En la mayoría de los casos, la herramienta aumentó significativamente el porcentaje de rutas a los 100 mejores sitios web que evitaron un país determinado. Por ejemplo, sin la herramienta, solo la mitad de las rutas desde Kenia podrían evitar el tránsito por el Reino Unido; aplicando el RAM permitió redirigir ese tráfico y evitar el Reino Unido en el 97% de los casos.