Público
Público

Los teleoperadores dejarán de llamar a la hora de la siesta en España

Los operadores se comprometen a dar a los clientes tiempo para descansar no realizando llamadas comerciales entre las 15.00 y las 16.00 horas.

Mujer usando su teléfono móvil. Foto de archivo.
Mujer usando su teléfono móvil. Foto de archivo. Eva Marie UZCATEGUI / AFP

Los operadores de telecomunicaciones acaban de reconocer la importancia de la siesta, al acordar no tratar de robar clientes a sus competidores mediante llamadas comerciales durante la tradicional hora de descanso que sigue al almuerzo.

El nuevo código ético firmado por los operadores de telecomunicaciones, entre los que se encuentran Telefónica, Vodafone y Orange, que actualiza una versión de 2010, dice que todos los operadores se comprometen a dar a los clientes tiempo para descansar no realizando llamadas comerciales entre las 15.00 y las 16.00 horas.

Los operadores no podrán realizar llamadas entre las 15.00  las 16.00 h

También pretenden retrasar a las 10.00 de la mañana la hora de inicio para llamar a potenciales clientes con nuevas ofertas, desde la actual a las 9.00 de la mañana.

La medida entrará en vigor como máximo a partir de enero de 2022, según un comunicado conjunto firmado por los cinco principales operadores de telecomunicaciones del país, y estará abierta a otros agentes. "Los operadores de telecomunicaciones hemos adaptado a lo largo de los años nuestras acciones a los hábitos de los consumidores", dijo en el comunicado Jean-Francois Fallacher, consejero delegado de la unidad española de Orange.

Los teleoperadores españoles, agobiados por años de reducción de los márgenes de beneficio y altos costes en su carrera por ofrecer una nueva generación de servicios móviles, han emprendido agresivas campañas para captar clientes de sus rivales. Con el nuevo código ético, no se podrá molestar a los clientes después de las 21.00 horas durante días laborables. Los fines de semana y los festivos también quedarán excluidos de las llamadas comerciales. Los operadores se comprometen a no llamar a un número determinado más de tres veces al mes si el cliente no contesta y a esperar tres meses antes de volver a llamar si un cliente rechaza una oferta.

Carmen, trabajadora de una de las empresas firmantes asegura a Público que "muchas veces oyes la voz del cliente y te das cuenta de que lo acabas de despertar", "no llamar durante la siesta me parece que es lo mejor, sobre todo en España, que la gente suele descansar a esas horas"

Más noticias