Público
Público

Tuberculosis CIE Madrid Un caso de tuberculosis en el CIE de Aluche desata el temor entre los internos

La Plataforma CIES No de Madrid ha comunicado al juzgado de control del centro y al Defensor del Pueblo las quejas de varios internos ante la falta de información y de medidas de protección ante posibles contagios. La Policía habla de normalidad y niega que haya más casos detectados.

Protestas en el CIE de Aluche. EFE/Archivo
Protestas en el CIE de Aluche. EFE/Archivo

Varias personas internadas en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid) mantienen una huelga de hambre a modo de protesta por la falta de información y el miedo a que su salud pueda estar en peligro después de que se detectara un caso de tuberculosis en el centro el pasado 10 de febrero.

La plataforma CIES NO de Madrid, tras realizar visitas a los internos y recabar testimonios, comunicó al juzgado de control del CIE de Aluche y al Defensor del Pueblo que, desde que se detectó el caso y, supuestamente, se puso en cuarentena a los internos, no han sido informados ni siguen protocolos de protección. 

Tanto la Jefatura Superior de Policía como el Ministerio del Interior aseguran que el CIE funciona con normalidad y que se ha comprobado el estado de salud de los internos por si algún otro ha podido contagiarse, algo que no ha sucedido, precisan.

Sin embargo, el nerviosismo entre los internos ha ido en aumento durante los últimos días al no tener información y ver cómo varios internos están siendo trasladados, ya que no saben si se trata de expulsiones o de asistencia hospitalaria.

Fuentes de la Plataforma aseguran que varios internos tienen fiebre y que "no les está permitido descansar en sus habitaciones", por lo que pasan el tiempo "tumbados en las mesas de los espacios comunes" y "no reciben informes médicos con los diagnósticos". Las mismas fuentes fuentes señalan que lo más probable es que se deba a episodios gripales debido a la falta de adecuada ropa de abrigo y de cama, a la ausencia de calefacción y agua caliente. Quejas que los internos ya han denunciado hace días. Sin embargo, la falta de información y la presencia de agentes de Policía con mascarillas han aumentado el temor entre los recluidos.

"Las medidas para la protección de la salud de las personas encerradas en el CIE deben ser asegurar la no exposición a personas que puedan estar infectadas, reduciendo el riesgo del contagio al resto de personas internas, algo especialmente complicado en un lugar que obliga a la convivencia estrecha, y evitando además un problema de salud pública", apunta la Plataforma.

El SUP denunció el caso

La información sobre este caso de tuberculosis se conoció por el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que denunció que  "el médico del CIE decidió trasladar al enfermo en un coche patrulla y no en una ambulancia cuando había sospechas de un posible caso de tuberculosis", con el consiguiente peligro para los agentes.

Desde SOS Racismo Madrid lamentan una "situación de completa desprotección de la salud de los internos" y critican que "las vidas de las personas encarceladas por migrar no vale siquiera el precio de una mascarilla".

La Plataforma por el cierre de los CIE demanda más transparencia ante un asunto de salud pública y que se tomen las medidas oportunas, ya que la infección por la bacteria que provoca la enfermedad de tuberculosis "tiene unas características epidemiológicas particulares que exigen actuaciones preventivas concretas en caso de haber un paciente bacilífero (el que puede contagiar)".