Público
Público

Valle de los caídos Pedro Sánchez niega que se vaya a demoler la cruz del Valle de los Caídos 

El presidente del Gobierno ha comentado que su cambio de postura se debe a la maduración de la idea, además de que no ve ningún problema en que la cruz permanezca en el Valle de los Caídos

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

Imagen del Valle de los Caídos / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirma no tener "ningún problema" con la cruz del Valle de los Caídos, por lo que no contempla ni va a proponer su demolición.

Así lo ha asegurado en conversación informal con los periodistas que le acompañaron en su gira iberoamericana, de la que regresó a primera hora de este sábado. Sánchez considera "injusto" que se le acuse de haber dado un bandazo por renunciar a convertir el Valle de los Caídos en un Museo de la Memoria, como venían proponiendo los socialistas.

Bajo su punto de vista, lo que ha hecho es "madurar" su reflexión acerca de qué hacer con el Valle de los Caídos, y su conclusión es que los restos de Franco deben ser exhumados y trasladados a otro lugar, dado que no es víctima de la Guerra Civil ni de la dictadura.

Sánchez también defiende que los restos del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, sean exhumados. Pero no para sacarlos del Valle de los Caídos -el sí fue fusilado en el inicio de la Guerra Civil- sino para enterrarlos en un lugar no preeminente del lugar. Hoy yace al lado de Franco, ante el altar de la Basílica.

El presidente defiende que su Gobierno va a exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos para que ese lugar deje de ser un lugar de exaltación del franquismo y reafirma su compromiso con la creación de una Comisión de la Verdad, compuesta por expertos e historiadores, para acordar entre todos una versión de país de lo que aconteció durante la Guerra Civil y el Franquismo.

Sánchez también apuesta por crear un museo de la Memoria Histórica, pero en un lugar distinto al Valle de los Caídos, dado que, por su contenido simbólico, el monumento de El Escorial debe quedar como cementerio civil, aunque manteniendo la Basílica que regentan unos monjes benedictinos.

Respecto al decreto para la exhumación de los restos del dictador, el presidente del Gobierno asegura que está bien hecho y no teme que el Ejecutivo pueda acabar en los tribunales por las actuaciones que pueda emprender la familia de Franco. El Gobierno explica que, cuando el decreto ley que da cobertura jurídica a la exhumación de Franco pase a tramitarse como proyecto de ley en el Congreso de los Diputados, podrá ampliarse la Ley de Memoria Histórica para incluir otros aspectos que han quedado pendientes, como la exhumación de Primo Rivera.