Público
Público

Asociaciones vecinales Vecinos de Madrid reclaman a Almeida que deje de desalojar centros sociales

Asociaciones de ciudadanos de algunos barrios de Madrid han promovido una concentración este lunes para pedir al Ayuntamiento de la capital que abandone su política de desalojar espacios vecinales.

27/10/2020 - El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida durante la rueda de prensa tras el pleno del ayuntamiento.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.  Fernando Alvarado / EFE

Asociaciones vecinales convocaron una protesta este lunes en la plaza Dos de Mayo para denunciar la "política de acoso" llevada a cabo por el Ayuntamiento de Madrid, capitaneado por José Luis Martínez-Almeida, para intentar hacer desaparecer los centros sociales y espacios que han sido, en muchos casos, rehabilitados por los vecinos para dar vida a los barrios y proporcionar ayudas a los ciudadanos y familias, "especialmente en estos meses de grave crisis social".

Los organizadores señalan que se sienten "ninguneados y hasta criminalizados por la Administración" y reivindican la importancia de que existan estos lugares "en los que centenares de familias necesitadas han encontrado amparo en la respuesta vecinal ofrecida por muchas despensas solidarias", además del derecho a "organizarse e impulsar proyectos que contribuyan al bien común". 

Recuerdan, además, que desde que el Partido Popular y Ciudadanos tomaron las riendas del Consistorio, ocho centros sociales "han sido desalojados". La mitad de estas expulsiones se han producido en 2020 y, actualmente, muchos de ellos están en riesgo de ser desocupados, como la Casa del Cura, desde donde se ha promovido esta convocatoria, junto a la Red de Espacios de Madrid Autogestionados (REMA), Casa de Cultura y Participación Ciudadana de Chamberí, Espacio Vecinal Arganzuela (EVA), Asociación Vecinal La Flor, Plataforma Maravillas, Espacio Sociocultural Liberado Autogestionado (EKO), asociación de Familias LGTBI (Galehi) y asociación SPA Maravillas. 

Las consecuencias de un posible cierre de la Casa del Cura

La Asociación de Vecinos de Malasaña, Universidad y Centro exigen al Ayuntamiento que "deje de cerrar los espacios vecinales" y muestran su preocupación por la Casa del Cura, de la que tienen los derechos de uso por cuatro años mediante el proyecto Haciendo Barrio y que el Consistorio intentó revocar para desalojar a los vecinos. Sin embargo, la Justicia evitó que se produjese la desocupación, permitiendo a los ciudadanos seguir en el centro. 

"Hay una estrategia de acoso y derribo contra las instituciones vecinales", manifiestan desde el colectivo social a Público. Reivindican "que se respeten las redes vecinales y, sobre todo, las despensas", de las que dependen muchas familias que se quedarían sin ninguna ayuda. 

La despensa de Malasaña/Conde Duque dejaría de tener un lugar donde almacenar sus alimentos

Si se produjese el cierre de la Casa del Cura, sería un gran varapalo para muchos vecinos que se benefician de las actividades y ayudas que se ejercen desde estas instalaciones. La asociación del barrio de Malasaña enumera algunas de las pérdidas que conllevaría el desalojo; por ejemplo, el coro de voces del barrio no tendría lugar donde ensayar, colectivos vecinales que hacen teatro con una perspectiva social no podrían reunirse, algunos grupos de consumo se quedarían sin espacio, el centro de psicoanálisis aplicado, que está haciendo tratamiento psicológico, no podrá continuar con su labor en el recinto y, especialmente, la despensa de Malasaña/Conde Duque, que atiende a cien familias en la actualidad, dejaría de tener un lugar donde almacenar sus alimentos. 

Comunicación sin éxito con el Ayuntamiento

"Hemos hablado un par de veces con ellos el año pasado. La única comunicación que existe en la actualidad es por cartas y notificaciones", agregan desde el grupo. El Ayuntamiento pretende hacer un centro de servicios sociales, pero desde el colectivo expresan sus dudas después de lo que ocurrió con el centro de servicios sociales Maravillas, que "estuvo cerrado muchísimo tiempo". Aun así, la asociación explica: "No nos oponemos si realmente es necesario, pero no le vemos justificación cuando ya hay un espacio. Sentimos que están buscando excusas para sacar a todas las organizaciones vecinales de sus centros". 

"No solo tenemos la esperanza, también la obligación moral de evitar el cierre de estos lugares", agregan, defendiendo que "estos espacios se han conseguido gracias a la participación vecinal para atender las demandas concretas de la población del barrio". 

"Queremos que todo el mundo sepa lo que está pasando con el Ayuntamiento y los centro sociales. Todos nos unimos con una misma voz, exigimos que se escuchen a los vecinos y vecinas que quieren mantener estos lugares, más allá de la red de consumismo total", concluyen desde la asociación. 

"No solo tenemos la esperanza, también la obligación moral de evitar el cierre"

Por su parte, desde el Ayuntamiento han recordado que, en un principio, la anterior corporación fue la que cedió el uso de la Casa del Cura a la asociación de vecinos de Malasaña para desarrollar el proyecto Haciendo Barrio. Recuerdan que cuando se firmó el convenio de cesión se añadió una cláusula que reconocía que la Junta Municipal del Distrito de Centro podía recuperar el inmueble para uso institucional.

Asimismo, aseguran que con el incremento de solicitudes de ayuda a causa de la situación social derivada de la crisis de la covid-19, la Junta Municipal ha decidido crear un nuevo centro de servicios sociales. Este es el motivo por el que han decidido revocar la cesión del local. El hecho de que la asociación no haya abandonado el inmueble —reprochan desde el Consistorio— está provocando la demora de adaptar el recinto en un centro servicios sociales.

Además, desde el Ayuntamiento piden al colectivo que dejen de tener esta "actitud obstruccionista" que perjudica a los propios vecinos.

Más noticias de Política y Sociedad