Público
Público

Vertedero Zaldibar Los restos hallados en el vertedero de Zaldibar son de Alberto Sololuze

Las pruebas de ADN confirman que los restos hallados pertenecen a uno de los dos trabajadores desaparecidos hace seis meses en el derrumbe.

Los equipos de rescate en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia), este domingo. EFE/Javier Zorrilla
Los equipos de rescate en el vertedero de Zaldibar (Bizkaia), este domingo. EFE/Javier Zorrilla

público

Las pruebas de ADN han confirmado que los restos humanos encontrados en el vertedero de Zaldibar corresponden a Alberto Sololuze, uno de los dos trabajadores que, junto con Joaquín Beltrán, estaba desaparecido desde que se produjo el derrumbe en febrero.

El Departamento de Seguridad lo ha confirmado y ha añadido que se le ha notificado a la familia, poniendo fin así a más de seis meses de incertidumbre y angustia añadida.

En los huesos encontrados también había partes blandas, lo que ha acelerado el proceso para obtener los resultados de las pruebas de ADN. Los equipos de rescate siguen realizando un búsqueda minuciosa en el vertedero para hallar ahora al otro operario, Joaquín Beltrán.

Los primeros hallazgos

Se encontró a 23 metros de profundidad un hueso envuelto en tela en el vertedero

El pasado domingo a primera hora de la tarde, se encontró a 23 metros de profundidad un hueso envuelto en tela en el vertedero y, posteriormente, se confirmó que pertenecía a una persona. Desde ese momento, han aparecido otros restos óseos, además de algunos objetos personales como una cámara de fotos, una correa de reloj, unas gafas de sol y un candado.

El lugar donde se encontraron los restos óseos y esos objetos, en la zona B1, junto a la báscula, era el área en el que se pensaba que se encontraba Alberto Sololuze en el momento del derrumbe.

En el momento del derrumbe 

Era jueves y el reloj marcaba las 16.00 h Sololuze y Beltrán se encontraban en su lugar de trabajo, el vertedero de la empresa Verter Recycling situado en el barrio Eitzaga de Zaldibar, un pequeño municipio vizcaíno situado a unos 40 kilómetros de Bilbao

De repente, el suelo se movió. O no tan de repente: el diario El Correo dio a conocer que uno de los trabajadores había advertido a la empresa sobre la existencia de grietas y corrimientos de tierras. El desprendimiento se llevó por delante a Sololuze y Beltrán y llegó hasta la AP-8. 

A la 01.00 h de la madrugada del viernes 7, los equipos de rescate se vieron obligados a paralizar la búsqueda de ambos ante un hecho inesperado entre quienes realizaban esas tareas de búsqueda, aunque conocido por los propietarios del vertedero: en la zona había amianto, una sustancia peligrosa. De hecho, los participantes en las primeras actuaciones para tratar de encontrar a ambos trabajadores estuvieron expuestos al contacto con el amianto, lo que supone un grave riesgo para la salud.

¿A quien hay que pedir responsabilidades?

Ocho días después del derrumbe, el Gobierno vasco dio a conocer los resultados del análisis de calidad del aire efectuado en la zona. La alarma social cobró entonces aún mayor fuerza: el Ejecutivo autonómico recomendó no abrir las ventanas de los hogares ni realizar deporte al aire libre en los municipios de Zaldibar, Ermua, Eibar y Mallabia, lo que afecta a 48.000 personas. 

Zaldibar Argitu: "No pueden olvidar lo sucedido y han de dar pasos en vías de depurar las responsabilidades" 

Cuando se produjo la tragedia de Zaldibar, el lehendakari manejaba ya convocar elecciones anticipadas para el 5 de abril. El calendario indicaba que como muy tarde debía firmar la convocatoria el lunes 10 de febrero. 

Desde la plataforma Zaldibar Argitu organizaron una concentración, el pasado seis de febrero cuando se cumplían seis meses, en Markina-Xemein y Zalla para reivindicar al Gobierno Vasco que actúe. "No pueden olvidar lo sucedido y han de dar pasos en vías de depurar las responsabilidades" afirmaron en un comunicado. Han solicitado que el consejero de Medio Ambiente, Iñaki Arriola, no forme parte del nuevo ejecutivo.

Más noticias de Política y Sociedad