Cinco detenidos por las agresiones sexuales a dos menores en Burjassot

  • EFE - 19/05/2022 10:20

Valencia, 19 may (EFE).- La Policía Nacional ha detenido a un chico de 16 años por su supuesta relación con las agresiones sexuales que habrían sufrido el pasado lunes dos niñas en la localidad valenciana de Burjassot, lo que eleva ya a cinco el número de detenidos, todos ellos menores, por este caso. Así lo han confirmado a EFE fuentes policiales, según las cuales el último arresto se produjo poco antes de las diez de la noche, sin que hasta el momento se ofrezcan más datos sobre las circunstancias y el lugar del suceso ni las edades de las víctimas, de las que solo se ha confirmado que tienen menos de 16 años. Los diarios Levante-EMV y Las Provincias añaden este jueves que los cinco arrestados viven en el mismo barrio de Burjassot y que se ha reforzado la presencia policial en la zona para evitar altercados a raíz de estas detenciones. Los otros cuatro arrestos se produjeron durante la tarde del miércoles y afectan a chicos de entre 15 y 17 años, todo ello en el marco de un caso del que se ha hecho cargo la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional. Según adelantó el miércoles el diario Levante-EMV, la violación grupal a una niña de 12 años en Burjassot y una violación individual a otra menor de la misma edad ocurrieron en el mismo lugar, después de que las niñas quedaran con dos jóvenes a través de la red social Instagram. Según este periódico una de las niñas fue violada por uno de los jóvenes, tras lo que logró abandonar la casa -y fue la que avisó a una tercera amiga, que alertó a sus padres de lo que pasaba-, mientras que otros cuatro jóvenes amigos de los dos primeros acudieron al lugar y habrían violado en grupo a la otra niña. Durante este miércoles, los medios de comunicación han fotografiado y grabado una casa abandonada como posible lugar de los hechos, un inmueble situado junto al límite con el cercano municipio de Godella y al lado de un parque frecuentado por adolescentes, aunque la Policía aún no ha confirmado que el suceso se haya cometido en este enclave, sobre el que no pesa ningún precinto policial.