Un padre sirio finge ante su hija que las bombas son un juego para protegerla

  • Agencia Atlas
Un padre y su hija juegan a 'bomba o avión'. Es el  juego desesperado al que un padre sirio recurre con su hija de 4 años. Abdullah le ha enseñado a Salwa a reírse de la bombas y ha logrado su objetivo: transformar el miedo en sonrisa. Porque la realidad que hay fuera es dramática. En el noroeste de Siria la violencia es indiscriminada y los niños son quienes más sufren. Desde que la guerra comenzó se calcula que han muerto 20.000 menores. Los que sobreviven lo hacen con secuelas psicológicas irreversibles. -Redacción-

Vídeos de Sociedad